Los 5 beneficios para la piel del aceite de coco

Descubre los beneficios para la piel del aceite de coco y en qué tipo de pieles se recomienda.
Descubrimos algunos de los principales beneficios del aceite de coco para la piel de la cara.

 

El aceite de coco ha ganado popularidad en los últimos años. Esto se debe a sus diversos usos y propiedades y a los diferentes beneficios asociados. Uno de las aplicaciones más importantes de este producto es para la piel.

En este artículo analizaremos qué es exactamente el aceite de coco, qué propiedades y beneficios nos aporta su uso para la piel y si está recomendado su aplicación a todas las personas.

¿Qué es el aceite de coco y cuáles son sus propiedades?

Este producto es un aceite altamente saturado que se elabora extrayéndolo de los cocos crudos o de los granos de coco secos. A temperatura ambiente es sólido, pero cuando se calienta puede ablandarse o incluso derretirse.

Se usa frecuentemente en la cocina pero también se puede aplicar directamente sobre la piel y el cabello.

El aceite de coco es rico en ácidos grasos de cadena media, que son una forma de grasa saturada. De hecho, estos constituyen aproximadamente el 65% de su composición total.

Aunque contiene aproximadamente un 90% de grasa saturada, también incluye pequeñas cantidades de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Una cucharada contiene aproximadamente 12 gramos de grasa saturada y 1 gramo de grasa insaturada.

El aceite de coco se extrae de los cocos crudos.

Los beneficios del aceite de coco para la piel

Aplicar aceite de coco a la piel nos aporta una serie de beneficios importantes para esta. A continuación hemos elaborado una lista con sus principales aportaciones:

1. Acaba con los microorganismos nocivos

Los ácidos grasos de cadena media presentes en el aceite de coco tienen propiedades antimicrobianas que pueden ayudar a proteger contra microorganismos dañinos.

Esto es especialmente importante para la salud de la piel, ya que muchos tipos de infecciones, como el acné, la celulitis, la foliculitis y el pie de atleta, son causados ​​por bacterias u hongos. Su aplicación directamente sobre la epidermis puede prevenir el crecimiento de estos microorganismos.

Esto se debe a su contenido de ácido láurico, que constituye casi el 50% de los ácidos grasos en el aceite de coco y puede combatir microorganismos dañinos.

2. Reduce la inflamación

La inflamación crónica es una consecuencia importante de muchos tipos diferentes de trastornos de la dermis, como la psoriasis, la dermatitis de contacto y el eccema. Diferentes estudios realizados sugieren que el aceite de coco tiene propiedades antiinflamatorias.

Es importante tener en cuenta que la mayoría de las investigaciones actuales se limitan a estudios en animales y en tubos de ensayo, por lo que es difícil saber cómo pueden traducirse estos resultados en los seres humanos.

Sin embargo, según estos estudios, el aceite de coco muestra un gran potencial en su capacidad para reducir la inflamación cuando se consume o se aplica en la piel.

3. Ayuda en el tratamiento del acné

Mientras que algunas personas piensan que el aceite de coco obstruye los poros, una investigación realizada apunta hacia la posibilidad de que en realidad puede ayudar a tratar el acné. Esta es una afección inflamatoria y muchos de los tratamientos utilizados para tratarla funcionan al atacar y reducir esta hinchazón. Debido a que el aceite de coco y sus componentes pueden ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo, también puede ser útil en el tratamiento del acné.

Además, las propiedades antibacterianas de los ácidos grasos de cadena media también pueden ayudar a eliminar este problema.

Para obtener los mejores resultados, el aceite de coco debe aplicarse directamente sobre la piel en las áreas donde se encuentra el acné.

4. Hidratación para pieles secas

Además de sus efectos sobre el acné y la inflamación, aplicar este producto en el cutis también puede ayudar a mantenerlo hidratado. Un estudio realizado en pacientes con dermis leve a moderadamente seca comparó los efectos del aceite de coco con el mineral, un tipo de aceite hecho de petróleo que se usa a menudo para tratar la piel seca.

El estudio de dos semanas encontró que el aceite de coco mejoró significativamente la hidratación del cutis y fue tan efectivo como el mineral. También se ha demostrado que ayuda a tratar el eccema, una afección de la piel caracterizada por erupciones escamosas y con picazón.

Mantener la piel hidratada puede ayudar a preservar su función de barrera para mantener alejadas a las bacterias, promover la cicatrización de las heridas y mantener la integridad general de la dermis.

5. Mejora la curación de heridas

Varias investigaciones también sugieren que este producto puede ayudar con la curación de heridas. Un estudio realizado en animales observó cómo el aceite de coco aplicado a la piel mejoraba la cicatrización de heridas.

También se descubrió que aceleró la curación, mejoró el estado de los antioxidantes y aumentó los niveles de colágeno, una proteína importante que ayuda en la cicatrización de heridas.

El aceite de coco puede ser realmente beneficioso para la piel, sobre todo si a esta le falta hidratación.

¿En qué tipo de pieles no está recomendado?

Si bien las investigaciones demuestran que el aceite de coco puede ser beneficioso para la salud de nuestra epidermis, su aplicación puede no ser ideal para todo tipo de pieles.

Por ejemplo, aquellas personas que tienen la piel grasa no se les recomienda su uso, ya que puede bloquear los poros y causar puntos negros.

Si tenemos un cutis sensible, debemos usar una pequeña cantidad o intentar aplicarlo solo en una pequeña sección de la dermis para asegurarnos de que no nos causa ninguna irritación o que nos bloquea los poros.

Para este tipo de personas que no tolera bien el uso de aceite de coco aplicada directamente a  la piel pueden agregarlo en su dieta generalmente sin ningún problema.

Referencias bibliográficas:

  • Bailey, A. E. (2001). Aceites y grasas industriales. Reverté.

  • Carandang, E. V. (2008). Health benefits of virgin coconut oil. INDIAN COCONUT JOURNAL-COCHIN-, 38(9), 8.