Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Liposucción (lipoescultura): con y sin láser, tipos y precios

Todo lo que debes saber antes de realizarte una liposucción: precio, técnicas sin cirugía y resultados.
Descubrimos los diferentes tipos de liposucción (con y sin láser) y el precio aproximado de cada uno.

 

Llega el verano y nos gusta lucir y vernos bien en esta época del año donde solemos mostrar más nuestro cuerpo. Por esta razón, muchos nos planteamos someternos a una liposucción para eliminar aquella grasa acumulada en determinadas zonas de nuestro cuerpo que nos puede molestar o ser antiestética.

Sin embargo, nos puede dar pavor entrar en quirófano y someternos a una operación, por esta razón cada vez son más las mujeres y hombres que buscan practicarse una liposucción sin cirugía. Antes de decidirnos, tenemos que informarnos bien, acudir a un buen cirujano y   someternos a los estudios pertinentes para que el profesional pueda determinar qué tipo de intervención nos conviene más.

Esta intervención de carácter estético se suele realizar en muchas partes del cuerpo, aunque las más comunes son en el abdomen, muslos, glúteos, papada, brazos, rodillas y espalda. Esta cirugía es una de las más realizadas en España y su precio oscila en entre 1000€ y 6000€.

En el siguiente artículo os contamos los diferentes tipos de operaciones de liposucción, sin cirugía o láser, en qué zonas podemos realizarla y el precio de esta intervención según la zona a tratar.

¿Qué es la liposucción o lipoescultura?

La liposucción consiste en una intervención de cirugía estética que rompe y succiona la grasa del cuerpo. Esta grasa se elimina a través de un instrumento hueco, conocido como cánula. Esta se inserta debajo de la piel y se le aplica un potente vacío de alta presión.

Hay que tener en cuenta que este no es un método para perder peso ni un tratamiento para la obesidad. El objetivo de esta intervención es estético y se adapta a todas aquellas personas que desean cambiar y mejorar la silueta de su cuerpo.

Las personas que se someten a una lipoescultura generalmente tienen un peso corporal estable, y simplemente quieren eliminar los depósitos antiestéticos de grasa corporal en partes específicas del cuerpo.

La liposucción elimina permanentemente las células grasas, alterando la forma del cuerpo. Sin embargo, si el paciente no lleva un estilo de vida saludable después de la operación, existe el riesgo de que las células de grasa se vuelvan a acumular.

La cantidad de grasa que se puede eliminar de forma segura es limitada. Si se elimina demasiada, pueden aparecer bultos o abolladuras en la piel. Además, existen algunos riesgos, que incluyen infección, entumecimiento y cicatrización. Estos parecen estar relacionados con la cantidad de grasa eliminada.

Las zonas más comunes en las que se suele usar la liposucción para eliminar la grasa son el abdomen, los muslos, las nalgas, el cuello, la papada, la parte superior y posterior de los brazos, los flancos, las piernas y el pecho en el caso de los hombres.

La liposucción es una intervención que se puede realizar sin cirugía o mediante una opetación.

¿Para qué sirve?

La liposucción se realiza principalmente para mejorar la apariencia, en lugar de proporcionar beneficios a nuestra salud física. La gran mayoría de personas probablemente podemos obtener los mismos o mejores resultados adoptando un estilo de vida saludable, con una dieta equilibrada, realizando ejercicio regular y manteniendo un horario de sueño correcto.

Sin embargo, la lipoescultura se suele recomendar solo si no hemos conseguido los resultados deseados con el cambio en el estilo de vida. Con este procedimiento podemos tratar zonas de grasa que son resistentes al ejercicio y la dieta.

Debemos tener en cuenta que cuando aumentamos de peso, cada célula grasa aumenta de tamaño y de volumen. Con la liposucción podemos reducir el número de células grasas en áreas aisladas.

Antes de someternos a esta intervención, debemos considerar todos los pros y contras con el médico que nos llevará a cabo la cirugía. Solo debemos realizarla si el profesional nos lo recomienda y si se ha tenido en cuenta nuestro actual estado de salud.

Las zonas del cuerpo que comúnmente son objetivo de un tratamiento de liposucción son:

  • Abdomen

  • Bajo abdomen

  • Brazos

  • Glúteos

  • Piernas

  • Pecho (hombres)

  • Rodillas internas

  • Caderas

  • Flancos

  • Mentón, mejillas, papada, cuello

  • Muslos, tanto las cartucheras o muslos externos y los muslos internos.

  • Espalda

Este proceso funciona mejor en personas que presentan un buen tono de piel y elasticidad, donde esta se moldea a sí misma y se adapta a nuevos contornos. Las personas cuya dermis carece de elasticidad pueden terminar con una piel de apariencia caída en las áreas donde se realizó el procedimiento.

La liposucción solo de puede realizarse en personas mayores de 18 años con buena salud. Las que presentan problemas de circulación o de flujo sanguíneo, como enfermedad en las arterias coronarias, la diabetes o un sistema inmunitario debilitado, no deben someterse a esta intervención.

Técnicas de liposucción

La cirugía es una intervención que dura aproximadamente entre 1 y 4 horas según la zona o zonas a tratar. Además, dependiendo de estas, el paciente será sometido a anestesia general o local.

Se puede utilizar epidural para tratamientos en la parte inferior del cuerpo. Esto adormece parcialmente la zona abdominal y las piernas. También se puede practicar anestesia local cuando la liposucción se realiza en áreas muy pequeñas.

Existen diferentes técnicas a la hora de llevar a cabo esta intervención. La más popular y aplicada es la tumescente, donde se bombean varios litros de una solución salina con un anestésico local (lidocaína) y un constrictor de vasos (epinefrina) debajo de la piel en el área que se va a absorber. La grasa es succionada a través de pequeños tubos de succión.

Otra técnica utilizada especialmente indicada para zonas fibrosas, como la mama masculina, la espalda y en áreas donde antes se ha realizado una liposucción, es la asistida por ultrasonido o ultrasónica. En esta la cánula se energiza con ultrasonido. Esto hace que la grasa se derrita al contacto, lo que facilita la succión.

Por último, otra de las más utilizadas es la lipólisis asistida por láser. Este procedimiento requiere el uso de líquido tumescente. Es un procedimiento menos invasivo que el método tradicional.Se inserta un pequeño tubo a través de una pequeña incisión para suministrar energía láser y calor a la grasa que se encuentra debajo de la piel.

Con la liposucción se consigue eliminar las células de grasa de diferentes zonas del cuerpo.

Liposucción sin cirugía

Como hemos comentado anteriormente, someternos a una operación de cirugía estética puede hacernos respeto o no ser conveniente para nuestra salud. Por esta razón, las personas que quieran realizarse este tratamiento pueden optar por realizar una liposucción sin cirugía.

Esta técnica es menos invasiva, sin embargo los resultados no son tan espectaculares. No obstante, es una buena alternativa para todas aquellas personas que quieran perder grasa sin pasar por un quirófano.

Algunas de las técnicas que se utilizan para realizar una liposucción sin operación son:

1. Inyecciones

Con esta técnica se engloba la mesoteparia (que consiste en la introducción de principios activos y compuestos químicos bajo la piel) y otros tipos de productos naturales que eliminan los adipocitos de manera definitiva.

2. Cavitación

Esta técnica se lleva a cabo mediante el uso de ultrasonidos de baja frecuencia para eliminar la grasa localizada.

3. Drenaje linfático

Esta técnica se realiza mediante masajes manuales en las que se favorece la circulación sanguínea, mejorando así los edemas y la retención de líquidos.

¿Cuál es el precio de esta intervención?

Uno de los factores determinantes a la hora de decidirnos en realizar una liposucción es el precio de la cirugía. Sin embargo, no nos debemos dejar llevar por este y tenemos que tener en cuenta otro tipo de factores, como la calidad de la intervención, la experiencia y profesionalidad del cirujano y la seguridad.

Una vez tengamos algunas opciones en las cuales se cumplan lo factores antes mencionados, entonces podemos guiarnos en el precio para escoger la que mejor se adapte a nuestras necesidades.

En España, el precio de este tipo de cirugía plástica oscila entre los 1500€ y los 6000€, dependiendo de la zona que se tiene que intervenir y de la cantidad de grasa a eliminar. Hay que tener en cuenta que cada centro o clínica tiene su propio precio estipulado y entre ellas pueden existir diferencias considerables.

Estos precios incluyen, normalmente, el quirófano, los honorarios del médico, el material quirúrgico utilizado y la habitación. A continuación os presentamos algunos rangos de precios (el mínimo y el máximo) de liposucción en España según la zona a operar:

  • Abdomen: 2200€-6000€

  • Abdomen bajo: 1800€-2000€

  • Brazos: 1000€-4000€

  • Cadera: 1500€-5000€

  • Flancos: 1.500€-4.000€

  • Glúteos: 1100€-3000€

  • Muslo interior y rodillas: 1800€-3000€

  • Muslo exterior: 1600€-5000€

  • Pecho: 2500€- 6000€

  • Zona facial (papada, mentón, cuello, mejillas): 1800€-4000€

También hay clínicas en las que se establece el precio de la liposucción contabilizando el número de zonas a tratar, con independencia de cuáles sean. En este casos el rango de precios sería:

  • 1 o 2 zonas: 1.500€-2.650€.

  • 2 o 3 zonas: 1.900€-3.800€.

Además, hay que tener en cuenta que existen diferentes precios según si la liposucción se realiza en hombre o en mujeres.

¿Qué resultados se pueden esperar?

Los resultados de la intervención no se podrán ver hasta que la inflamación baje. En algunos casos, esto puede llevar varios meses. La mayor parte de la hinchazón desaparece después de aproximadamente 4 semanas, y la zona donde se succionó la grasa suele aparecer menos voluminosa.

Las personas que mantienen su peso, suelen disfrutar de resultados permanentes. Sin embargo, aquellas que aumentan de peso después de una liposucción su distribución de grasa se altera, y puede ser que donde antes no había presentado nunca grasa, ahora sea su nueva zona conflictiva.

Referencias bibliográficas:

  • Escobar Vega, H., Miquet Romero, L. M., Expósito Jalturin, A., & Romero, G. E. (2015). Cambios antropométricos tras la liposucción. Revista Cubana de Alimentación y Nutrición, 25(1), 123-131.

  • Restrepo Garcés, C. E. (2001). Complicaciones asociadas a liposucción: más allá de los titulares de prensa. Revista Colombiana de Anestesiología, 29(4).

  • Trelles, M., Bonanad, E., Moreno-Moraga, J., Alcolea, J., Mordon, S., & Leclère, F. M. (2013). Lipólisis láser y liposucción en ginecomastia: retracción cutánea eficaz y segura. Rev Col Bras Cir, 40(1), 23-31.
Comentarios