Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

¿Cómo tener un vientre plano? 7 trucos, hábitos y ejercicios

Tener un vientre plano es más probable si se practica ejercicio de forma regular y la dieta es sana.

 

Cuanto más se acercan los meses de calor tendemos a sentir urgencia para ponernos en forma con el fin de poder lucir un cuerpo bonito durante el verano, ya sea en la playa o en la piscina.

Con el fin de conseguir ponernos en forma, existe una gran variedad de recomendaciones de todo tipo que podemos implementar tanto en verano como durante el resto del año. En este artículo describiremos los ejercicios y consejos más eficaces para tener un vientre plano.

¿Cómo tener un vientre plano?

Pese a que no es sano obsesionarse con el aspecto externo y las posibles imperfecciones que podamos tener, existen algunos trucos relacionados con los hábitos de vida que podemos cambiar de forma sencilla y que nos ayudarán a conseguir un vientre plano y a estar en forma, además de a vivir de forma más saludable en general.

Aparte del consabido sacrificio en el gimnasio, existen otros trucos para conseguir tal fin. A continuación resumimos los 7 trucos principales para conseguir un vientre plano y lucir nuestro cuerpo.

1. Alimentación

Unos correctos hábitos alimenticios son un elemento esencial a la hora de lograr conseguir un vientre plano. Para lograr nuestro objetivo deberemos asegurarnos que comemos de manera equilibrada y sana, pero también de que respetamos los mismos horarios todos los días.

Un horario de comidas equilibrado y constante favorece el aceleramiento del metabolismo y, como consecuencia, la pérdida de peso. En cambio, comer todos los días a horas distintas puede provocar el efecto contrario.

Además de controlar los horarios de las comidas y que las cantidades sean proporcionales, debemos comer alimentos saludables, con abundante presencia de frutas, verduras, fibra y vitaminas, y evitar los alimentos grasos y con calorías vacías. Las carnes que consumamos deben ser magras y con poca grasa; especialmente recomendables son las de pavo y pollo.

2. Ejercicio

El ejercicio también es un pilar fundamental a la hora de tener un vientre plano, ya que solamente cuidando nuestra alimentación no vamos a lograrlo.

Existe gran cantidad de ejercicios y de modalidades de entrenamiento que podemos llevar a cabo, ya sea correr, ejercicios de resistencia, pilates, nadar o simplemente caminar, entre otros.

Lo importante cuando realizamos estos ejercicios para adelgazar es que aumentemos progresivamente la intensidad de los mismos en una misma sesión para que el cuerpo se vea forzado a quemar más energía y más grasa acumuladas.

3. Hidratación

La hidratación es un elemento indispensable en unos correctos hábitos alimenticios y para obtener un vientre plano, y a menudo se nos olvida. Mantenerse hidratado durante todo el día previene la retención de líquidos y favorece que el organismo realice de forma adecuada todos sus procesos.

Generalmente se recomienda consumir unos dos litros de agua al día, de manera espaciada; no obstante, muchos expertos afirman que simplemente debemos prestar atención a las sensaciones de sed y procurar evitarlas y prevenirlas a través de la ingesta frecuente de agua, sin fijarnos al detalle en las cantidades diarias exactas.

4. Evitar alimentos poco saludables

Los alimentos que deberíamos evitar si queremos lograr un vientre plano son esencialmente los alimentos procesados, los que contienen grandes cantidades de grasa, los que son muy dulces o los que aportan excesivas calorías a nuestro organismo.

5. Estar activo durante el día

Para lograr un vientre plano conviene acelerar el metabolismo; esto permite eliminar todo tipo de grasas acumuladas y conseguir un ritmo de actividad y de grasas quemadas positivo.

Aunque parezca un tópico, es cierto que el desayuno es la comida más importante del día. Es necesario desayunar bien todos los días para activar el metabolismo y que el cuerpo empiece a quemar energías. Para ello es necesario aportar energía al organismo, principalmente glucosa, con el objetivo de no tener que picar entre horas alimentos poco recomendables como los procesados o los dulces.

Los desayunos nutritivos son la mejor manera de empezar la jornada, ya que con ellos se inicia el consumo de energía y se detiene la acumulación de grasas justo en el momento de empezar el día. Tomar únicamente un café o un té por la mañana es un mal hábito, tanto si queremos acelerar el metabolismo como si no tenemos este objetivo en mente.

Además de eso conviene tener presente la importancia de empezar el día bien temprano para poder activar el metabolismo cuanto antes, así como tomar el desayuno pronto y no dormir en exceso.

6. Descanso entre ejercicios

Además de la importancia de realizar ejercicios, es necesario recordar el valor que tiene el descanso una vez se ha realizado la sesión de ejercicios, así como los descansos entre series de ejercicios.

Para acelerar el metabolismo y lograr un vientre plano es casi tan importante el descanso posterior a la actividad física como ésta en sí misma.

7. Buena predisposición

Una actitud positiva, así como una buena motivación, son elementos indispensables para lograr cualquier tipo de cambio físico. La perseverancia y la buena predisposición a la hora de lograr nuestros objetivos son necesarios para no decaer ni bajar el ánimo.

Como en cualquier otra situación vital, solamente lograremos el objetivo de obtener un vientre plano con dedicación y motivación, además de con esfuerzo y trabajo duro, como es evidente.

Comentarios
aida diaz aria
buenas tardes todas son muy buenas medida gracias