Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Cistitis de luna de miel: causas, síntomas y prevención

Los expertos recomiendan ir al baño justo después del coito.
Orinar antes del sexo es perjudicial para la salud. | Imagen de: Dato Mujer.

 

Los humanos somos animales de costumbres. Justo antes de hacer cualquier cosa repetimos procesos que creemos que nos ayudarán, y una de las costumbres más comunes es la de algunos jugadores de fútbol, que entran al terreno de juego con el pie derecho e incluso se santiguan para tener una buena actuación. Algo parecido pasa en el sexo. Por supuesto, nunca he conocido a nadie que se santigüe antes de hacer el amor, pero existen ciertos preparativos muy normalizados antes de entrar al “terreno de juego”.

No hablo de los preliminares. Me refiero a ciertos rituales como ponerse la ropa interior más sexy o lavarse los genitales (algo que debería ser habitual). Existen rituales más extraños aún, porque hay tantos tipos de sexualidad como personas en el mundo, tanto antes como después del acto amatorio. Entre los más extendidos en el poscoito, encontramos el cigarrillo de después.

Una luna de miel desagradable

Es normal que con la fricción del sexo y el frenesí del orgasmo te entren ganas de ir al lavabo, algo que no conlleva ningún riesgo. Lo que no deberías hacer nunca es ir a orinar antes de hacerlo. Se trata de una costumbre que debes eliminar de inmediato de tu lista, ya que aumenta el riesgo de padecer una infección del tracto urinario o UTI, también conocida como cistitis.

Lo primero que debes saber es que no es una Enfermedad de Transmisión Sexual, pero la cistitis es muy común y se facilita con el acto sexual y es síntoma de una mala higiene personal.

La cistitis es una infección muy común entre las mujeres. | Imagen de: Getty.

 

La infección suele aparecer entre 24 y 48 horas después del coito y está causada por una bacteria presente en nuestro cuerpo bautizada como Escherichia coli, un nombre complejo para una infección igual de molesta y desagradable. Mucha gente piensa que es el pene el que introduce la bacteria en la vagina, provocando la cistitis, pero es el mismo acto sexual el que favorece el intercambio de microorganismos.

El urólogo David Kaufman lo ha bautizado en Yahoo Health como la cistitis de luna de miel. "Las bacterias tienen pequeñas enzimas que actúan como ganchos de velcro, lo que les permite unirse al revestimiento uretral y provocarlas infecciones", asegura el experto.

Ir al baño después, una buena práctica

Lo que sí recomiendan los expertos es ir al lavabo después de hacerlo, ya que si se almacena suficiente orina es posible expulsar todas las toxinas y bacterias acumuladas durante el proceso sexual. Es probable que ya hayas experimentado la cistitis aunque no le hayas puesto nombre, ya que se calcula que es una de las causas más comunes de infección entre las mujeres, así que ya sabes la manera de prevenirla.

Los entendidos en la materia aún van más allá y afirman que lo recomendable es acudir al servicio justo después del coito, durante los 45 minutos posteriores a la penetración. Y por supuesto, la manera más efectiva de prevenir infecciones es utilizar el preservativo, que además nos protege de cualquier tipo de ETS y previene embarazos no deseados.

Comentarios