Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

¿Cómo hacer buen sexo oral (a mujeres y a hombres)? Qué es y riesgos asociados

El sexo oral es una práctica que se puede aprender y en la que se puede mejorar con unos sencillos consejos.

El sexo oral es una práctica sexual básica para el disfrute y realizarla de la forma perfecta pone la guinda al pastel de nuestras relaciones. La actitud, la técnica y el hecho de gozar con aquello que estamos haciendo son algunas de las reglas básicas para poder practicar la mejor felación o cunnilingus posible y además obtener el máximo placer cuando lo realicemos.

Si quieres mejorar tu técnica, te recomendamos leer este artículo. En él te proporcionaremos las reglas básicas para saber cómo hacer un buen sexo oral satisfactorio tanto a hombres como a mujeres. También revisaremos qué es y qué tipo de riesgos puede llegar a comportar.

¿Qué es el sexo oral?

La estimulación oral es un tipo de práctica sexual en la cual los genitales -tanto femeninos, como masculinos- son estimulados mediante la utilización diferentes zonas del cuerpo como los labios, la lengua y la boca, aunque puede complementarse con el uso de los dedos o juguetes sexuales.

Existen diferentes nombres diferentes que hacen referencia al sexo oral, incluyendo felación, cunnilingus o la conocida postura del 69.

Felación

El primer tipo corresponde a la felación o fellatio en latín, esta variante consiste en chupar o lamer el órgano sexual masculino con la boca, la lengua y los labios para proporcionar placer al hombre.

Una de las mejores técnicas para realizar una felación es sujetar el pene con una mano, introduciendo el miembro en la boca y realizar movimientos ascendentes y descendentes, acompañando boca y mano.

Otra práctica muy extendida es la llamada irrumación, la cual consiste en que el hombre que va a recibir el sexo oral es aquel que realiza todos los movimientos y la otra persona que recibe su miembro recibe el miembro de manera pasiva, normalmente estirada o de rodillas.

Cunnilingus

Por otro lado, el cunnilingus consiste en lamer o besar los genitales femeninos, incluyendo los labios, la vagina y el clítoris.

En él también también se puede acompañar la práctica oral masturbando a la persona con los dedos o con algún tipo de vibrador para estimular aún más la zona.

Finalmente, el humming consiste en una variante poco conocida dentro del cunnilingus donde se lleva a cabo un sonidos con las cuerdas vocales que producen vibraciones y  un cosquilleo placentero en la zona íntima femenina.

El 69

El 69 es aquella postura sexual en la que las 2 personas se encuentran cara a cara, en sentido inverso, realizando una masturbación oral al otro.

5 consejos para hacer sexo oral

Las escuelas, cursos y talleres para aprender a realizar sexo oral demuestran que las habilidades de esta práctica pueden ser perfectamente adquiridas y mejoradas. Existen múltiples técnicas para satisfacer a nuestra pareja pero también existen unas reglas básicas que todo el mundo debe conocer.

A continuación, mostramos 5 sencillos trucos relacionados con el sexo oral que pueden resultar muy prácticos a quienes tienen dificultades para estimular a su pareja o también para aquellos curiosos que desean mejorar sus dotes en este arte sexual.

1. Realiza preliminares

Antes de empezar a estimular directamente las zonas más íntimas, es importante dedicar cierto tiempo a excitar a la persona. De esta manera, conseguiremos aumentar la tensión sexual de ambos.

Los juegos o acercamientos preliminares pueden empezar por  algo básico como son los besos: primero por la boca y la cara y luego por todo el cuerpo: senos, brazos, muslos, etc. También puedes lamer la parte del abdomen, frotar tu cuerpo con el suyo e incluso jugar hasta llegar al punto exacto.

En el caso de los hombres, se pueden también estimular los testículos acariciandolos de forma suave y delicada para luego acariciarlos con la lengua o introducirlos en la boca.

2. Disfruta y pásatelo bien

Desde un punto de vista lógico, si lo que estás haciendo te está gustando lo harás aún mejor. Por eso céntrate en sentirte cómodo, suéltate, experimenta y explora tu lado más salvaje. Ante todo sé siempre tú y no fuerces nada, es decir, no intentes actuar como un actor o actriz porno porque eso solo jugará en tu contra.

La naturalidad es la clave del erotismo y si por ejemplo te sale hablarle de forma obscena hazlo, siéntete libre y lo pasaréis mucho mejor los dos.

3. Controla los tiempos y la fuerza

En el sexo oral, es muy importante ir variando en cuanto a velocidad y fuerza. En el caso del cunnilingus, es importante alternar el ritmo con el que la lengua acaricia las zonas íntimas. En ocasiones, suele resultar muy satisfactorio cuando esta queda plana y lame suavemente el clítoris.

Cuando realizamos la felación pasa lo mismo, debemos de jugar con los ritmos: empezar suavemente e ir aumentando por momentos la velocidad. Volver a parar y seguir con ello. En cuanto a la presión, también podemos ir variando la presión con la que los labios sujetan el pene y, además, también podemos estimular el pene con la lengua desde el interior.

Sin embargo, es importante tener cuidado con los dientes. Ya que podemos lastimar a nuestro compañero o compañera sexual y acabar con el ambiente de excitación.

4. Utiliza también las manos

Otra regla importante para hacer más satisfactoria esta experiencia, la estimulación no solo se lleve a cabo exclusivamente con la boca.

Mientras se realiza sexo oral, con las manos, puedes acariciar y tocar suavemente el perineo -la zona entre el final del escroto o vagina y el ano- de tu pareja. De la misma manera, combina la estimulación oral masturbando manualmente. Con esta combinación el placer será doble y puedes conseguir que tu pareja llegue al orgasmo.

Si esta es una mujer, puedes introducirle 1 o 2 dedos suavemente en la vagina y jugar con ellos, moviéndolos de forma suave, circular o metiéndolos y sacándolos a ritmos distintos. También es muy excitante cuando se colocan los dedos en forma de V en el momento en el que el clítoris está excitado.

En el caso del hombre, también pueden introducirse uno o dos dedos en el ano de manera delicada. No olvidemos que el punto erógeno masculino por excelencia se encuentra a unos 7 cm dentro del ano, por lo que la estimulación manual de este, junto con el sexo oral, puede resultar sumamente placentera.

El sexo oral puede ir acompañado de estimulación manual para así aumentar todavía más las sensaciones placenteras. 

5. Sé curioso y fíjate

Aprende a fijarte en el lenguaje corporal de tu pareja y estáte atento para descubrir qué le gusta y qué no le gusta.

En el caso de las chicas, si éstas levantan la pelvis, abren las piernas, se mueven balanceándose o agarran la cabeza de la persona que le está estimulando significa que la práctica está yendo por a dirección correcta.

El contacto visual en el sexo oral masculino es clave para excitarlo más y además conocer si le está gustando. No obstante, en el caso de las mujeres es muy diferente y suele variar más en función de la persona.

Riesgos asociados a esta práctica

Aunque placentero, el sexo oral sin protección puede comportar riesgos. Esta práctica se asocia a múltiples enfermedades de transmisión sexual (ETS) y otro tipo de afecciones médicas.

Entre las más comunes destacan el virus del papiloma humano o VPH. El cual se caracteriza por la aparición verrugas genitales y puede llegar a derivar en un cáncer de útero. Además, aunque esta enfermedad solamente se manifiesta en mujeres, los hombres también pueden ser portadores.

Finalmente, el sida es la enfermedad provocada por el Virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y puede contraerse perfectamente mediante el sexo oral ya que se transmite por la sangre, el semén y los fluídos vaginales. Asimismo existen otras enfermedades que también pueden contagiarse por esta práctica tales como el herpes, la gonorrea, la sífilis y la clamidia.

¿Cómo se pueden evitar?

Para conseguir no transmitir o contraer toda esta variedad de patologías es importante en primer lugar intentar practicar la masturbación oral con preservativos, controlar la existencia de heridas en la boca y en los genitales y no ingerir los fluidos resultantes de los órganos sexuales.

Comentarios