Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Juegos eróticos: 15 ideas para jugar en pareja

Los juegos eróticos son una forma fantástica de reavivar o mantener la pasión dentro de la pareja.
Descubrimos 15 juegos eróticos o de sexo. 

 

Para innovar en el mundo del placer y la seducción, los juegos eróticos o de sexo siempre suelen triunfar y dejan con ganas de más. Gracias a ellos puedes romper con la rutina, así como disfrutar de tu sexualidad y la de tu pareja al máximo.

En el siguiente post te proponemos 15 juegos eróticos para parejas diferentes y que no se te acaben las ideas, incluyen además juegos online y de aplicaciones para aprovechar también las nuevas tecnologías en el mundo de los erotismos sexuales.

15 juegos sexuales para disfrutar en pareja

Porque jugar en pareja no había sido nunca tan divertido y placentero a la vez, os recomentamos que os atrevais con los siguientes retos sexuales para subir la temperatura hasta el infinito y más allá.

Si lo que queréis es darle ese toque erótico o pasional que os falta a vuestra relación probad estos 15 juegos sexuales.

1. Juegos eróticos online (aplicaciones)

Existen muchos tipos de apps eróticas para parejas. En general incluyen juegos para romper con la monotonía. Durex Experiment es una aplicación con diferentes juegos de sexo para dos.

Sex Game Lite es una de las aplicaciones de sexo más completas que hay, simplemente hay de reproducir lo que dice la pantalla y existen 3 niveles disponibles.

Ikamasutra para probar todas las posturas posibles o incluso Orgasmómetro, un juego on-line lanzado por Control para cuantificar y batir récords en la cama con tu pareja.

2. Retos divertidos y calientes

Los retos o desafíos son juegos divertidos de parejas que pueden hacerse tanto en casa como fuera. Pueden incluir desde retos divertidos que hacer en lugares públicos a desafíos y juegos de sexo muy calientes. Para ayudaros a pensar existe la aplicación Desire que contiene miles de retos muy sensuales para jugar y hacer en pareja.

3. El juego erótico de los dados

Si aún no os habéis adentrado en el mundo del Kamasutra y os falta la imaginación el juego de los dados es muy interesante. Ambientad toda la habitación primero y preparáos una zona bien cómoda para practicar todas las posturas con los dados Kamasutra.

Es ideal para jugar en pareja y darle un toque más divertido a vuestra vida íntima. El juego tiene diferentes posturas y propone además 6 lugares muy picantes donde probarlo.

4. El juego de los sentidos

Agudiza todos los sentidos de tu pareja jugando a este juego. Apaga completamente la luz o usa un antifaz y átale las manos con unas esposas o con telas. Empieza acariciando de manera lenta y suave para ir subiendo de tono la situación hasta que te pida por favor que lo desates. También puede hacerse otra versión donde los 2 estáis en la misma situación... ¡Todo es ir probando!

5. Sexo romántico y slow sex

El sexo romántico puede suponer algo mucho más caliente de lo que pensáis. Jugad a tener un día o una noche totalmente de romanticismo. Caricias, juegos de besos suaves... el slow sex puede estar relacionado también con el sexo tántrico. Para hacerlo más fácil, podéis jugar a que está prohibido eyacular y de esa manera alargaréis todo el proceso.

Si encima quieres amenizar más toda esa noche romántica. Existen juegos de pruebas románticas que puede utilizarse antes de acabar con este juego de slow sex.

Los juegos eróticos en pareja reavivan la pasión dentro de la relación. 

6. Mensajes íntimos

Aprovecha que no ves a tu pareja todo el tiempo para hacer que cuando os encontréis las chispas salten y aumenteis las ganas de tener sexo. Pasaros fotos eróticas sin esperarlo es un juego muy divertido pero a la vez peligroso.

Para evitar consecuencias inesperadas y estar tranquilos, podéis enviaros las fotos por Snapchat o Instagram en formato "bomba", estas fotos se autodestruyen cuando la persona lo ve al momento.

Si lo de las fotos no os va mucho o queréis complementarlo, enviaros mensajes calientes explicando lo que os gustaría hacerle en ese momento.

7. El control “a ciegas”

Dentro de los juegos eróticos, este es uno muy sensual. Dominar nunca había sido tan divertido. Jugad a suertes que uno de los dos sea solo el que domine completamente la situación y haga lo que quiera con el otro.

Le puede pedir cualquier deseo que se le pase por la mente. El que domina o el dominado también puede tener los ojos tapados para aumentar la tensión.

8. Masajes eróticos

Los masajes eróticos siempre son un juego muy apropiado para subir el tono. Lo mejor es que los dos estéis con la mínima ropa posible y jugar a hacer el masaje no solo con las manos, sintiendo todo el contacto del otro.

A parte de relajante, un masaje erótico puede aumentar la líbido de las dos personas hasta niveles insospechados. Existen aceites, cremas y velas -incluso comestibles- para este tipo de masajes que pueden ayudaros bastante a hacerlos. Los lubricantes también pueden servir perfectamente.

9. El juego de los disfraces

El juego de los disfraces es un juego para dos muy caliente y divertido que fomenta las fantasías sexuales de cada miembro de la pareja, ya que normalmente existen diferencias individuales muy diversas.

Escoged los disfraces que queréis llevar cada uno -o solo uno de vosotros- y montaros vuestro propio film erótico. Además podéis ir haciéndoos retos para hacer en casa con los mismos disfraces.

10. Sexo en lugares extraños

¿Cuánto tiempo lleváis teniendo sexo solo en la cama? Hay que romper con la monotonía de vez en cuando y por eso os proponemos este juego disponible para todos los niveles de pudor.

Podéis probar a hacerlo en sitios diferentes como un coche, un ascensor, un lavabo público, un probador o incluso en un avión.

Los juegos eróticos al aire libre son una opción para las parejas más atrevidas.

11. Intercambio de roles

¿Siempre soléis tener los mismos roles en la cama? Basta de eso. Jugad a que uno es el que domina y el otro es el sumiso hasta poneros completamente en el papel.

Podéis utilizar vuestro poder para que el otro haga cualquier cosa que se le pida y así aumentar la diversión y la excitación.

12. Citas calientes

Para darle un resignificado a vuestras relaciones sexuales probad este juego. Consiste en que quedéis directamente en un restaurante como si estuvierais en alguna de vuestras primeras citas y ambos no llevéis ropa interior. También podéis utilizar un vibrador a distancia como este para aumentar la líbido y seguir con el juego.

Si encima hay un vestido o falda de por medio la cosa se va poner muy "hot". También podéis subir el nivel de dificultad y hacer como si no os conocéis de nada y hacer ver que sois dos personas con identidades diferentes.

13. Body painting

Sacad vuestro lado más artístico y erótico con el body painting. Uno de los juegos sexuales que puede llegar a sacar lo mejor de vosotros mismos en la cama. Poneros una música suave y que os guste mientras experimentáis con la pintura y el sexo a la misma vez.

Por la pintura no os preocupéis, existen pinturas específicas que además son comestibles como la pintura corporal.

14. Juegos eróticos con comida

La comida en la cama es un clásico y si no lo habéis probado, debéis hacerlo. Podéis probar con alimentos afrodisíacos como el chocolate y lamer todo su cuerpo.

Podéis jugar con alimentos fríos y un poco más templados como nata, yogur, crema de cacao derretida, etc. y tener un encuentro muy delicioso.

15. Strip póker

Es el juego erótico por excelencia y sí, puede jugarse con dos personas. Para hacerlo más ameno podéis hacer que quien pierda cada partida debe quitarse una prenda de ropa o hacer lo que le pida el otro.

También existen versiones diferentes como el KamaPoker, un juego de póker específico para subir las temperaturas y con todo lo necesario para fomentar la excitación sexual.

Referencias bibliográficas:

  • Määttä, K., & Uusiautti, S. (2012). How to learn to enjoy sexuality–The resources of human sexuality. Adv Psychol Study, 1: 8-13.

  • Wilson, G. D. (1987). Male-female differences in sexual activity, enjoyment and fantasies. Personality and Individual Differences, 8(1): 125-127. doi: https://doi.org/10.1016/0191-8869(87)90019-5

Comentarios