Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Las 5 modas sexuales más peligrosas y sus efectos

Estas prácticas pueden parecerte excitantes pero conllevan riesgos muy importantes para la salud...

 

 

Las modas sexuales son corrientes que van cobrando más o menos protagonismo según el momento histórico en el que nos encontramos. No obstante, la mayoría de prácticas sexuales arriesgadas y peligrosas vienen existiendo desde años atrás y son muchas las personas que sucumben a la excitación y al riesgo sin tener en cuenta la integridad física ni la salud.

A continuación vamos a mostraros cuáles son las modas sexuales más peligrosas que existen en la actualidad, así como los riesgos asociados a su práctica. Además haremos una breve mención a la importancia de los valores y la información adecuada necesaria para la práctica y el disfrute del sexo de manera segura.

Sexo sí, pero con cabeza

El sexo es una faceta humana que ha ido desarrollándose y cobrando importancia a lo largo de la evolución tanto cultural como filogenética. Lo que antes era visto como un acto orientado a la reproducción y la conservación de la especie actualmente es una de las mayores fuentes de placer que las personas tienen a su alcance.

Pese a esto, sigue estando considerado como un tema tabú tratado habitualmente entre luces y sombras. Es cierto que entre los adolescentes se imparten cursos de educación sexual en la mayoría de institutos para explicar la importancia y la necesidad del uso de preservativos en la prevención de enfermedades de transmisión sexual y de embarazos no deseados.

Pero lo que no se explica con tanto énfasis es la perversidad de muchos aspectos relacionados con el sexo o la peligrosidad de ciertos fetiches que gran cantidad de personas poseen y que pueden resultar realmente negativos para la salud tanto física como psicológica.

Por ello es importante tener y mantener unos valores coherentes respecto a las prácticas sexuales y saber el riesgo que se corre al aventurarse en ciertas prácticas sexuales sin la información adecuada.

5 modas sexuales peligrosas y sus riesgos

El sexo siempre ha sido un tema controvertido para muchas personas. Pese a esto, existe la necesidad de experimentar sensaciones nuevas e innovar con el fin de romper la monotonía.

No obstante, en ocasiones surgen prácticas sexuales que, pese a resultar excitantes y atractivas, suponen riesgos demasiado elevados para la salud de los individuos que las practican.

Algunas de las modas sexuales más peligrosas que se están popularizando entre los jóvenes (y no tan jóvenes) llevan existiendo decenas de años, pero el fácil acceso a la información que actualmente tenemos hace que estén cobrando mucho protagonismo. Algunas de estas peligrosas prácticas sexuales son las siguientes.

1. Chemsex

Pese a que el ‘chemsex’ como idea lleva existiendo desde años atrás, el concepto se ha acuñado hace relativamente poco tiempo.

En concreto, el término se refiere a un tipo de fiestas que se llevan a cabo típicamente entre personas homosexuales (aunque cada vez se está extendiendo más entre los heterosexuales) en que los participantes consumen drogas psicoactivas y tienen sexo con el resto de personas sin ningún tipo de tapujo o filtro.

Las drogas consumidas habitualmente en este tipo de fiestas, GHB y cristal, son altamente adictivas y nefastas para la salud, pero consiguen mantener la excitación durante largos periodos de tiempo.

Esto comporta una innumerable suma de riesgos en que las enfermedades de transmisión sexual (incluyendo el VIH y la hepatitis C), los abusos y la drogadicción están a la orden del día.

2. Asfixia erótica y autoerótica

La asfixia erótica es un método que ya se ha cobrado la vida de muchas personas. Consiste en asfixiar a la pareja sexual o a uno mismo (en cuyo caso hablamos de asfixia autoerótica) en el momento de llegar al orgasmo, de modo que ni el cerebro ni el resto del organismo reciben oxígeno durante un periodo de tiempo determinado. Esto puede llegar a ser letal.

El modo en que se asfixia puede ser tanto por estrangulación como con una bolsa de plástico o cualquier otro método que impida respirar a la persona. Se considera que esta privación de oxígeno aumenta la sensación de placer durante el orgasmo.

Pese a ello, probarlo resulta realmente arriesgado para la salud, ya que la interrupción del riego sanguíneo puede dejar secuelas cerebrales e incluso causar la muerte.

3. Ruleta sexual

La ruleta sexual es una práctica de alto riesgo que se ha popularizado entre algunos jóvenes. El juego consiste en formar un círculo compuesto por diversos chicos sentados en una silla y con la ropa interior bajada.

Junto a estos chicos se encuentran una serie de chicas que son penetradas durante 30 segundos por cada uno de ellos, siguiendo el orden del círculo.

Lo alarmante de esta práctica, además de la banalidad con la que se elige al compañero sexual, es que el uso del preservativo no se suele considerar necesario, corriendo el riesgo de transmisión de infinidad de enfermedades de transmisión sexual, así como de embarazo, de infecciones o de problemas psicológicos relacionados con la vejación y la intimidad.

4. Stealthing

El “stealthing” es una práctica que debería ser considerada como un abuso sexual. Consiste en que un miembro de la pareja sexual se retira el preservativo sin consentimiento de la otra persona durante el momento del coito.

Esto expone a los dos miembros de la pareja a un elevado riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, así como la posibilidad de un embarazo no deseado e inesperado, habiendo consensuado previamente el uso de preservativo.

5. Omorashi

La práctica sexual denominada “Omorashi”, cuyo significado es “mojarse a uno mismo”, es bastante popular entre la cultura japonesa. Consiste en conseguir llenar la vejiga de orina al completo para que, posteriormente y reteniendo el líquido, se lleve a cabo la penetración. Suele acabar con la micción descontrolada de los miembros de la pareja.

Este tipo de práctica sexual asume que el hecho de tener la vejiga llena consigue un nivel superior de excitación, pero lo cierto es que llevarla a la práctica tiene múltiples riesgos para la salud tales como graves infecciones urinarias o dolores incómodos en la zona del vientre.

Comentarios
Isabel reyes
Me gusta estar informada