Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Sexo tántrico: qué es, historia del Tantra, consejos y posturas básicas

El sexo tántrico una forma de entender y conocer la existencia humana a partir del sentir de las sensaciones físicas.
El sexo tántrico incluye toda una filosofía acerca de los sentidos para experimentar en pareja. 

 

Disfrutar del sexo y de tu pareja nunca había sido una experiencia tan placentera y connectiva. El sexo tántrico o basado en la filosofía del Tantra promueve además llegar a ser un todo con tu pareja y la energía sexual que ambos desprendéis mientras practicáis el coito.

Si quieres saber qué es el sexo tántrico, así como qué consejos y posturas básicas tenemos que realizar para poder practicarlo te recomendamos leer este post.

¿Qué es el sexo tántrico? Definición

El sexo tántrico es un tipo de forma de hacer el amor basada en la filosofía del Tantra. En sánscrito esta palabra significa secreto y realmente hace referencia a una especie de rituales y mantras religiosos de tipo budista e hindú en los que el dios Shiva de la naturaleza, la totalidad y del caos - explica en qué consiste el ritual tántrico.

Esta forma de realizar el acto sexual promueve que la práctica del coito sea realizada de forma consciente, como una especie de manera de potenciar la sensibilidad humana y también para focalizar la energía de las 2 personas que mantienen relaciones en 1 sola, buscando finalmente la satisfacción de ambos. Escogerlo como opción nueva puede significar una buena decisión si quieres:

  • Romper con la rutina y hacer algo nuevo en la cama

  • Intimar mucho más con tu pareja y conocerte también a ti

  • Reconectar sexual y emocionalmente con tu pareja sentimental

Esta filosofía cree que todas las personas somos capaces de potenciar nuestra energía sexual para poder y hacer alcanzar a nosotros y al otro el clímax o éxtasis.

El tantrismo lleva a cabo una serie de técnicas sexuales para prolongar la cadencia del placer y de esta manera conseguir que el orgasmo se retrase y fomentar aún más la satisfacción.  

Según el Tantra ningún miembro de la pareja es superior a otro, así como tampoco existe pureza o impureza, belleza o fealdad, etc. Asimismo, en el sexo tántrico se considera que el acto de eyacular comporta el derroche de la energía sexual y por eso lo que predica a las personas que quieren practicarlo es a experimentar el orgasmo seco, es decir, sin eyaculación.

¿Es sólo algo sexual?

Según hemos ido viendo en su definición, el tantrismo no implica solo realizar una práctica sexual. Para sus seguidores, es un tipo de saber milenario que pretende acercar a la persona a lo divino por medio del autoconocimiento y el desprendimiento del ego.

Inequívocamente, mucha gente solo asocia el sexo tántrico como una medida para retrasar el orgasmo o para poder mantener relaciones sexuales durante un largo periodo de tiempo sin conseguir eyacular y de esta manera, poder durar más. No obstante, estas 2 afirmaciones sólo son simples consecuencias de realizar el tantrismo.

En conclusión, esta filosofía es cierto que implica el sexo como forma básica para poder expandir la energía pero sobre todo hace hincapié en lo que se relaciona con el alma propia y de la otra persona.

Implica en general, poder fundirte contigo mismo y con el otro en un todo completo no solo físicamente sino también emocionalmente, es decir, una forma de entender y conocer la existencia humana a partir del sentir de las sensaciones físicas.

El sexo tántrico se basa en tradiciones induistas y budistas ancestrales.

Tips básicos del sexo con tantras

Aunque la filosofía en sí parezca muy complicada, la práctica puede resultar más fácil de realizar. El consejo principal es no pensar únicamente en conseguir sentir el orgasmo sino más bien disfrutar y enfocarte en todos los juegos preliminares al coito y de esta manera entender el acto sexual como algo natural.

Para poder conseguir retrasar el orgasmo, los expertos en esta filosofía llevan a cabo varios métodos y técnicas que incluyen el control de la respiración, la meditación e incluso los masajes. No obstante, existen una serie de consejos básicos previos para ponernos en contexto a la hora de practicar el sexo tántrico.

1. Mantén una actitud abierta

Lo primordial para realizar el coito tántrico es llevar a cabo un sexo sin tabúes, abrir la mente para poder conseguir experimentar nuevas sensaciones diferentes y sobre todo dejar los prejuicios y los mitos fuera.

Permitirnos a nosotros mismos experimentar nuevas experiencias y aceptarlas de una forma abierta y no escéptica nos ayudará a disfrutar más, mejor y más rápido de todo.

2. Encuentra un espacio íntimo

Puedes empezar apagando las luces. Lo importante es encontrar o diseñar una zona cómoda para los dos y relajada. Decórala a tu gusto con velas flores y telas para hacerla más acogedora. El aroma y la música también son importantes en el sexo tántrico. Puedes poner incienso o algún aceite de jazmín, rosa, etc.

3. Ponte en un sitio que no sea la cama

Al principio, para evitar que surja la típica relación sexual monótona, empieza por un lugar que esté más apartado de la cama como el suelo, el sofá, unas sillas, etc. Puedes probar colocando una manta en el suelo junto a unos cojines y así hacer todo más acogedor.

4. Intenta relajarte mental y físicamente

La relajación es un elemento fundamental para practicar el tantrismo. Lo esencial es sentirse cómodo y dejar de pensar en lo exterior, centrándose en el aquí y ahora del momento.

El tantra consiste en mover la energía por todo el cuerpo y para ello hay que estar relajado. Para promover la relajación física, es importante antes de empezar mover y agitar las extremidades para energizar y desbloquear el cuerpo.

5. Prueba a experimentar

Experimentar es también un punto importante. Prueba a tocar de diferente manera a la otra persona mediante masajes firmes o caricias suaves. El objetivo es dejar de pensar y dejarse llevar para poder aumentar los sentidos de una manera lenta y a la vez intensa.

Aprender la filosofía del sexo tántrico y realizarla de manera correcta puede ayudar perfectamente a prolongar el coito y el placer experimentado durante horas.

6. Respira armónicamente

Respirar de forma coordinada con la pareja es una de las maneras más simples de conseguir compenetración y una sensación de sincronización real con ella.

Tomar conciencia de la respiración es uno de los principios del Yoga y del Tantra. Notar que estás en sintonía con alguien es una de las experiencias más bonitas que existen y más si se comparte un momento tan íntimo.

7. Mantén los ojos abiertos

Tener los ojos abiertos ayudará a mantener el contacto y la intimidad. La conexión profunda que se pueda establecer mediante el contacto ocular es verdaderamente bonita y además presenciar en primera persona con la mirada todo el proceso es algo transformador.

No obstante, es importante no tomarse este consejo como una regla impuesta sino como un tipo de intención a tener en cuenta durante el acto. Puede llegar a ser impresionante todas las cosas que puedes descubrir y además comprobar que no es algo tan fácil como parece.

Posturas principales: ¿cómo se hace?

Con el paso del tiempo y la práctica todo se irá volviendo cada vez más fluido y natural. Lo importante no es aprender sólo a controlar los orgasmos ni retrasar el clímax, sino encontrarte a tí mismo y a la otra persona en ese momento, descubrid, sentid y disfrutad constantemente.

Seguidamente os proponemos algunos ejercicios y posturas para practicar el sexo tántrico:

1. Conectar respirando

Para este primer ejercicio debéis quedaros ambos frente a frente el uno del otro y miraros fijamente a los ojos, colocando vuestra mano izquierda en el corazón de la otra persona y tratando de igualar el ritmo de la respiración del otro durante al menos 3 minutos. Poco a poco los latidos también se irán sincronizando también.

2. Sentarse cara a cara

A poder ser, uno encima del otro y envolveos en un fuerte abrazo, presionando vuestros cuerpos en uno contra el otro para sentiros. Podéis empezar con algo de ropa y luego intentarlo completamente desnudos, solo abrazándoos el tiempo que lo sintáis.

Este tipo de contacto piel con piel es muy importante en el sexo tántrico, ya nos permite asegurar la conexión entre la pareja y promueve mayores sentimientos de intimidad entre los dos.

3. Moverse lentamente

Para poder retrasar el orgasmo es importante realizar cada movimiento muy lento y gradual, así como seguir con una respiración coordinada y lenta mientras se mantienen las relaciones sexuales. En este caso puede ayudar no realizar primero las posturas o posiciones en las que sabéis que llegáis fácilmente al clímax.

En general, el objetivo debe ser trabajar conjuntamente para las dos personas acumulen paulatinamente el placer y la energía sexual. Cuanto más lento sea todo, más se permite que se acumulen los sentimientos y las sensaciones y finalmente, más intenso y placentero será el orgasmo.

Referencias bibliográficas:

Comentarios