Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

ACTH (hormona adrenocorticotropa): qué es y enfermedades relacionadas

La ACTH es fundamental para la activación de nuestro organismo y se relaciona con el estrés.

 

La hormona adrenocorticotropa (ACTH por sus siglas en inglés) es una sustancia química producida por la glándula pituitaria, que se encuentra justo en el centro de nuestro cerebro pero tiene efectos en muchas otras partes de nuestro organismo.

La ACTH tiene un mecanismo de acción complejo pero también muchas funciones relacionadas con la secreción de sustancias importantes para nuestra actividad diaria y para prevenir o tratar enfermedades. A continuación explicamos qué es la ACTH u hormona adrenocorticotropa, cómo se secreta y qué funciones cumple en nuestro organismo.

¿Qué es la ACTH (hormona adrenocorticotropa)?

La hormona adrenocorticotrópica es una de las sustancias químicas que secreta la hipófisis, también conocida como glándula pituitaria, un órgano muy pequeño que se encuentra dentro del hipotálamo y que es un componente fundamental del sistema endocrino, relacionado con las hormonas.

La ACTH se encarga de estimular la actividad de las glándulas suprarrenales, también llamadas glándulas adrenales, que son dos pequeños órganos que se encuentran sobre los riñones y que liberan las hormonas esteroideas, la epinefrina (adrenalina) y la norepinefrina (noradrenalina).

Específicamente la función de la ACTH es liberar dos hormonas del grupo de los glucocorticoides, el cortisol y la corticosterona, que se secretan como respuesta al estrés y participan en el metabolismo de las grasas, las proteínas y los carbohidratos.

Así mismo, la hormona adrenocorticotropa se encarga de liberar otras hormonas del grupo de los mineralocorticoides y los andrógenos de la corteza suprarrenal, por ejemplo la dehidroepiandrosterona y androstenediona, que son sustancias precursoras de los andrógenos y los estrógenos.

Generalmente la secreción de ACTH es intensa por la mañana y disminuye de manera progresiva durante el día, pero también suele aumentar cuando hay estados de estrés, fiebre o hipoglucemia, así como en intervenciones quirúrgicas complejas.

¿Cómo y dónde se produce?

Entre los grandes descubrimientos del siglo XX, la neurociencia y la endocrinología lograron detectar de qué manera participan algunas hormonas en nuestras actividades diarias y también en la composición de nuestro organismo, entre esas hormonas se descubrió la ACTH.

No solo eso, sino que además descubrieron que la ACTH y otras hormonas podían ser producidas de manera artificial y administrarse a personas con niveles bajos. Para llegar a este conocimiento fue necesario localizar las estructuras cerebrales que hacen que se conecte nuestro sistema hormonal con nuestro sistema nervioso.

Del diencéfalo a la hormona adrenocorticotropa

Justo en el centro de nuestro cerebro se encuentra una estructura llamada diencéfalo, relacionada con la complejidad de nuestras emociones y nuestras conductas, y por lo tanto con nuestra evolución como seres humanos.

El diencéfalo está compuesto por el tálamo, el subtálamo, el epitálamo, el metatálamo, el tercer ventrículo y el hipotálamo. Este último se llama así porque se encuentra justo debajo del tálamo, formando su base, y cumple funciones muy importantes en la regulación del sistema nervioso central y en el sistema endocrino.

Dentro del hipotálamo se localiza una glándula, es decir, un pequeño órgano que se encarga de segregar sustancias que nuestro organismo necesita, llamada hipófisis o glándula pituitaria.

La hipófisis regula el funcionamiento de nuestras hormonas y lo mantiene en relación con algunas de nuestras necesidades básicas, por ejemplo el apetito, el sueño, los impulsos sexuales e incluso nuestro estado de ánimo.

A su vez, la hipófisis se dividirse en distintas estructuras. Está la neurohipófisis, que se encarga de secretar hormonas como la oxitocina y la vasopresina, y la adenohipófisis, que es donde se secretan la hormona adrenocorticotrópica, las hormonas glucoproteicas y las hormonas somatotropinas (las del crecimiento).

Relación de la ACTH con enfermedades

La ACTH se libera en respuesta a la hormona liberadora de corticotropina; en consecuencia, a su vez, las glándulas suprarrenales producen cortisol. Es por este motivo que cuando los niveles de ACTH bajan, los de cortisol aumentan.

Unos niveles de secreción de ACTH inadecuados pueden deberse a un mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales, o también pueden ser causados por algún problema de la glándula pituitaria.

Analizar estos niveles es muy importantes para diagnosticar y tratar algunas condiciones como la enfermedad de Addison, la hiperplasia adrenal congénita, el síndrome de Cushing, el de West y el de opsoclonus mioclonus, que están relacionados con una concentración alta de hormona adrenocorticotropa.

Los bajos niveles de la hormona adrenocorticotropa están relacionados con insuficiencia suprarrenal. En el caso de que se reduzcan los niveles de andrógenos adrenales se puede provocar una disminución del vello en las axilas y el pubis e incluso una disminución de la líbido, sobre todo en mujeres.

Para conocer los niveles de hormona adrenocorticotropa que se están producido existe un test de ACTH que mide por medio de la sangre tanto la hormona adrenocorticotropa como el cortisol en la sangre y ayuda a emitir un diagnóstico y un tratamiento adecuado.

Uso farmacológico de esta sustancia

Por otro lado, la ACTH sirve para reducir inflamaciones y para tratar algunas enfermedades relacionadas con este proceso (como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso, la fiebre reumática y la colitis ulcerosa) ya que todas estas alteraciones están relacionadas con la producción baja de cortisol.

Por eso la hormona adrenocorticotropa se utiliza mucho en la elaboración de medicamentos antiinflamatorios esteroideos, pero sólo como segunda opción, cuando otros fármacos que estimulan la formación de glucocorticoides no pueden ser utilizados.

Referencias bibliográficas:

  • Alcaraz, V. & Gumá, E. (2001). Texto de Neurociencias Cognitivas. México: Manual Moderno.

  • Cuatrecasas, G. (2009). Estrés y dolor crónico: una perspectiva endocrinológica. Reumatología Clínica, 5(2): 12-14.

  • Periódico Salud (2018). ACTH-Qué es, definición, función, test, valores normales. Recuperado 12 de marzo de 2018. Disponible en https://periodicosalud.com/acth-que-es-definicion-funcion-test-valores-normales/

Comentarios
crstian
me hiso sacar un 20 en una expocicion