Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Aparato digestivo humano: qué es, sus 9 partes y funciones

El aparato digestivo humano está compuesto por órganos como el estómago, el intestino o el páncreas.

 

El proceso de digestión es una de las funciones más importantes de nuestro organismo ya que se encarga de proveer a nuestro cuerpo de los nutrientes necesarios para sobrevivir. Estos nutrientes llegan a través de los alimentos y de las bebidas que nuestro aparato digestivo procesa para extraer de ellos el máximo provecho.

Cada órgano de nuestro sistema digestivo está diseñado exclusivamente para realizar las funciones necesarias con las que convertir los alimentos en energía. A lo largo de este artículo describiremos qué es el aparato digestivo humano y cómo funcionan sus 9 partes.

¿Qué es el aparato digestivo?

El sistema o aparato digestivo humano consiste en una serie de estructuras y órganos que posibilitan el proceso de digestión -es decir, la conversión de alimentos y bebidas en nutrientes y energía para nuestro organismo.

Este sistema divide el proceso de digestión en diferentes etapas, la primera de las cuales se inicia en la boca mediante la descomposición de los alimentos en componentes o elementos más pequeños que puedan ser absorbidos y asimilados por el resto de órganos del aparato digestivo.

Al masticar mezclamos los alimentos con saliva, iniciando así la digestión. En esta primera fase se posibilita que los alimentos puedan tragarse con mayor facilidad y que viajen a través del esófago hasta llegar al estómago. Llegado a este punto, se mezclan con el jugo gástrico y con las diferentes enzimas producidas por el páncreas.

Los diferentes movimientos de la digestión son posibles gracias a la masticación y a la peristalsis (contracción rítmica) de los músculos del aparato digestivo. Estas contracciones comienzan en el esófago y continúan a lo largo de la pared del estómago y del resto del tracto intestinal.

Funcionamiento de la digestión

Gracias a estas funciones digestivas es posible la elaboración del quimo, una especie de masa o pasta compuesta por lo alimentos ingeridos la cual, cuando es descompuesta por completo por el intestino delgado, se absorbe a través del sistema linfático.

La gran parte de los procesos de la digestión se llevan a cabo en el intestino delgado, mientras que el agua y los minerales de los alimentos se reabsorben en la sangre gracias al papel del colon, ubicado en el intestino grueso. Los productos sobrantes que no son útiles para nuestro organismo son desechados a través del recto y del ano en forma de heces.

Finalmente, otros elementos muy importantes presentes en el sistema digestivo y que posibilitan el procesamiento de los alimentos son las bacterias del tracto intestinal, también conocidas como flora intestinal o microbioma.

Funcionando en sintonía, los nervios, las hormonas, las bacterias y los órganos de este aparato digieren los alimentos y las bebidas que consumimos a lo largo del día a día.

Partes y funciones de este sistema

Tal y como se menciona a lo largo de todo el punto anterior, el aparato digestivo humano está formado por diferentes órganos y estructuras.

A continuación se enumeran y describen las características principales de las 9 partes que componen el sistema digestivo humano.

1. Boca

La boca conforma la primera parte del tracto digestivo, dando inicio a la digestión a partir de la primera ingesta de comida o bebida.

Mediante el proceso de masticación se fragmenta la comida en pequeños trozos o porciones para que los alimentos puedan ser digeridos más fácilmente, mientras que la saliva se mezcla con dichos alimentos y así comienza el proceso de descomposición y transformación de la comida en una masa que pueda ser absorbida por el resto de órganos del sistema digestivo (el quimo, al que nos hemos referido con anterioridad).

2. Esófago

Ubicado en la garganta, muy cerca de la tráquea, el esófago se encarga de recibir y trasladar la comida que llega desde la boca cuando se traga el alimento.

En este momento se inician las contracciones peristálticas, con las cuales se posibilita que los alimentos viajen de la boca al estómago.

3. Estómago

El estómago es un órgano hueco que almacena los alimentos y las bebidas mientras se mezclan con las enzimas que posibilitan el proceso de descomposición de los alimentos y los convierten a un formato utilizable por el organismo.

Las células que se encuentran en el revestimiento del estómago secretan un potente ácido, así como las ya mencionadas enzimas, que se encargan de la descomposición. Una vez que el contenido del estómago está suficientemente procesado, la masa de alimentos se libera hacia el intestino delgado.

4. Intestino delgado

Formado por tres secciones diferentes llamadas duodeno, yeyuno e íleon, el intestino delgado es una de las partes más grandes del sistema digestivo ya que, aunque se encuentre replegado, su longitud es de aproximadamente 7 metros de largo. La principal función del intestino delgado es la de descomponer los alimentos.

Mediante la utilización de enzimas liberadas por el páncreas y la bilis del hígado, estas sustancias se mezclan con la comida gracias a las contracciones de la peristalsis. El duodeno es, en gran parte, uno de los principales responsables del proceso de la digestión, mientras que el yeyuno y el íleon se encargan de absorber los nutrientes e incorporarlos al torrente sanguíneo.

5. Páncreas

Tal y como se menciona anteriormente, el páncreas es un órgano que secreta enzimas digestivas en el duodeno. Estas enzimas se encargan de descomponer las proteínas, las grasas y los carbohidratos.

El páncreas también produce insulina y la secreta directamente en el torrente sanguíneo, posibilitando así la metabolización del azúcar.

6. Hígado

El hígado posee diversas funciones, siendo su cometido principal en el aparato digestivo el procesamiento de los nutrientes que van a ser absorbidos en el intestino delgado. Asimismo, la bilis producida por este órgano y secretada también el en intestino delgado juega un importante papel en la digestión de la grasa.

Este órgano también se encarga de desintoxicar y eliminar del organismo todas aquellas sustancias químicas potencialmente dañinas para este.

7. Intestino grueso y colon

El intestino grueso es un órgano de forma tubular y compuesto por músculos que mide alrededor de un metro y medio de longitud y conecta el intestino delgado con el recto. Este órgano está formado por las siguientes partes:

  • Ciego

  • Colon ascendente o derecho

  • Colon transverso o transversal

  • Colon descendente o izquierdo

  • Colon sigmoide

A diferencia de otros órganos que pueden poseer diversas funciones, el intestino grueso es una estructura digestiva altamente especializada que se encarga de procesar los desechos para facilitar el vaciado de los intestinos.

Aquellas partes no aprovechables de los alimentos pasan, mediante peristalsis, a través del colon -primero en estado líquido y finalmente en forma sólida (es decir, como heces).

Conforme estas heces van pasando a lo largo del intestino grueso, se elimina el agua y pasan a almacenarse en el colon sigmoide hasta que son expulsadas. Este proceso puede durar alrededor de 36 horas.

8. Recto

Una de las últimas estructuras del sistema digestivo es el recto. Este órgano consiste en una cámara que conecta la última porción del intestino grueso con el ano. La función del recto es la de recibir las heces y almacenarlas hasta que son expulsadas.

Cuando la materia fecal llega a este punto, los sensores del recto envían una señal a nuestro cerebro que informa de que es necesario evacuar. Si en ese momento no se puede eliminar el contenido, el esfínter se contrae y el recto se acomoda para que la sensación desaparezca de forma temporal.

9. Ano

El ano es la última parte del aparato digestivo. Consiste en un canal formado por los músculos del suelo pélvico y el esfínter anal (interno y externo). Esta última estructura posee un revestimiento que puede detectar el contenido del recto e incluso saber si este contenido es líquido, gaseoso o sólido.

Gracias a los músculos del esfínter y del suelo pélvico es posible contraer o relajar el ano para que el contenido salga solamente cuando es deseado.

Referencias bibliográficas:

  • Kong, F. & Singh, R. P. (2008). Disintegration of solid foods in human stomach. Journal of Food Science, 73(5): 67–80.

  • Maton, A., Hopkins, J., McLaughlin, C. W., Johnson, S., Warner, M. Q., LaHart, D. & Wright, J. D. (1993). Human Biology and Health. Englewood Cliffs, USA: Prentice Hall.

Comentarios