Aparato reproductor femenino: órganos internos y externos

El sistema reproductor femenino (o aparato genital) se conforma de órganos internos y externos.
El aparato reproductor o aparato genital femenino es una parte importante de la anatomía de las mujeres.
 

El aparato reproductor femenino es también conocido como sistema reproductor femenino o aparato sexual femenino. Se trata un conjunto de órganos que se relacionan entre sí de manera ordenada para cumplir una función (en este caso la reproducción).

Pero no sólo eso, también se conoce como aparato genital femenino ya que, más allá de la reproducción, los órganos y los tejidos que conforman este sistema son una fuente importante de placer sexual y se relacionan con muchas otras funciones.

Al haberse estudiado e identificado con las mujeres, este sistema recibe el nombre de “femenino” y, tal como veremos a continuación, en varias cosas se diferencia del aparato reproductor masculino, pero también comparte algunas características con éste.

En este artículo también veremos cuáles son las partes del aparato reproductor femenino, incluyendo tanto sus órganos internos como externos.

¿Aparato reproductor femenino, sistema genital o aparato sexual?

La anatomía femenina, y específicamente el aparato reproductor, se han estudiado desde los siglos XVI y XVII, a veces con énfasis en la procreación, y en otras ocasiones con énfasis en el placer sexual, quedando este último aspecto poco a poco desestimado.

Especialmente esto ocurrió en el caso del clítoris y de la próstata femenina. De hecho, aunque arezca increíble, el estudio de la anatomía del clítoris fue retomado a profundidad hace apenas algunas décadas.

Y es que, históricamente, el estudio de los órganos que tuvieran una función claramente reproductiva en la anatomía femenina había opacado la investigación sobre los otros órganos, como los que acabamos de mencionar.

Por lo mismo, actualmente este sistema no sólo se conoce como aparato reproductor, sino que se estudia en términos más amplios (como aparato sexual o aparato genital), poniendo énfasis en las distintas funciones y órganos que lo componen.

El aparato reproductor femenino suele dividirse en dos grandes partes: una interna y una externa. Tal como otros sistemas que conforman el cuerpo humano, este aparato se compone de órganos que cumplen funciones específicas y que se mantienen comunicados entre sí.

Veamos ahora cuáles son estas dos partes y sus funciones.

En esta tabla se muestran las partes del aparato reproductor femenino. 

Órganos de la parte interna

La parte interna del aparato reproductor femenino se compone de distintos órganos, cuya principal función es facilitar la fecundación, el desarrollo embrionario y el parto.

Al tratarse de órganos que no son visibles, es decir que se encuentran dentro de cuerpo, son conocidos como órganos internos. Se trata de los siguientes:

1. Ovarios

Estos pequeños órganos de forma esférica se encuentran dentro del abdomen, en una de sus cavidades. Se encargan de producir óvulos (células que pueden fecundarse al entrar en contacto con un espermatozoide, o en caso contrario, son expulsadas durante la menstruación).

Dicho proceso se conoce como ovogénesis y se completa al paso de 28 días. Aparte de favorecer la maduración de óvulos, los ovarios producen hormonas como la progesterona y los estrógenos, que son muy importantes para el desarrollo del cuerpo.

2. Útero o matriz

El útero, también conocido como matriz, es un órgano conformado por una gran pared dividida en tres capas: perimetrio, miometrio y endometrio. En esta última es donde tendrá lugar el desarrollo embrionario una vez que ha ocurrido la fecundación.

O bien, de no haber fecundación, es la capa que se regenera cada mes, en el ciclo menstrual. Por lo mismo, el útero o matriz es el órgano más grande del sistema reproductor femenino. Tiene una forma cónica y está compuesto principalmente de músculos localizados justo enmedio de la vejiga y el recto.

3. Trompas de Falopio

Estos órganos reciben el nombre de trompas porque toman una forma alargada y curva que llega a medir hasta 13 centímetros. Y se conocen como "de falopio" por el médico italiano Gabriel Falopio, quien las estudió por primera vez en siglo XVI.

Su principal función es comunicar a los dos órganos anteriores. Además, es en ellas donde inicia la fecundación. De hecho se dice que el óvulo fecundado “migra” porque baja hacia el útero conforme el desarrollo embrionario avanza.

4. Vagina

La vagina es quizá el órgano más conocido del aparato reproductor femenino. Aunque en ocasiones se confunde con la vulva, la vagina es un órgano interno que toma la forma de un conducto y se encarga de comunicar el útero con los órganos externos.

Al ser un órgano fundamental para establecer contacto entre los órganos internos y los órganos externos, la vagina cumple funciones como dar salida al flujo menstrual y otras secreciones, iniciar la penetración, facilitar el parto y favorecer el placer sexual.

Sus formas y tamaños pueden ser muy diversos, y tal como ocurre en el sistema reproductor masculino, la vagina aumenta su tamaño durante la excitación sexual. Así mismo se dilata durante el parto.

Parte externa del aparato sexual femenino. 

Órganos de la parte externa

Como su nombre lo indica, los órganos externos del aparato reproductor femenino son aquellos que están expuestos, es decir, los que pueden apreciarse a simple vista. También se conocen como órganos sexuales externos o simplemente genitales.

Y en el caso de la anatomía femenina, en su conjunto, estos órganos también se conocen como vulva. Se trata de los siguientes:

1. Abertura de la vagina

Decíamos antes que la vagina es el órgano encargado de conectar al útero con los genitales. Así pues, una de sus partes principales es precisamente la abertura. Se trata de la parte de la vagina que se contrae o expande según si hay una estimulación sexual, un parto o una expulsión de secreciones (de flujo menstrual, por ejemplo).

Recubriendo esta abertura se encuentra una frágil y elástica membrana que conocemos como himen. Contrario al mito de su ruptura o desaparición luego del primer coito, el himen es una membrana bastante flexible que generalmente regresa a su forma original.

Si bien puede rasgarse por distintos motivos a lo largo de la vida, el himen no necesariamente desaparece (aunque hay mujeres que nacen sin él), por lo que actualmente su presencia o su ausencia ya no se consideran indicativos fiables de coito en todos los casos.

2. Labios mayores

Los labios mayores son dos de los órganos más externos del aparato genital femenino. Se trata de pliegues que rodean el clítoris y la vagina. Se cubren de vello para proteger la vulva y los órganos internos y se componen de células, glándulas sudoríparas, tejidos y folículos.

Además, estos labios son la parte final de otro órgano de la anatomía femenina: el monte de venus (la protuberancia de composición grasosa que antecede a la vulva y se cubre de vello).

3. Labios menores

Los labios menores son dos órganos también externos del aparato reproductor femenino, aunque se encuentran un poco más al interior que los anteriores. Se conocen como labios menores porque tienen también un tamaño menor.

Otra diferencia con los labios mayores es que estos no tienen folículos ni glándulas de sudoración. Además, comparten varias terminaciones nerviosas con el clítoris y forman un capuchón que recubre su parte más sensible. A este último lo conocemos como prepucio.

4. Vestíbulo vulvar

Pasando los labios menores se encuentra el vestíbulo vulvar. Este es visible solo al abrir la vulva con ambas manos y se lubrica gracias a su cercanía con la vagina.

Se trata de una cavidad con numerosas terminaciones nerviosas que también forman parte del clítoris y que marca el límite entre la vagina y la vulva.

5. Clítoris

El clítoris es el órgano eréctil del aparato sexual femenino. Tiene una extensión muy amplia (sus terminaciones nerviosas se extienden hasta los labios internos y el vestíbulo vulvar), aunque es más conocido por su parte más externa y visible, que tiene una forma similar a la de un grano de arroz.

Tal como en el aparato reproductor masculino, esta parte del clítoris (la punta) se conoce como glande. Otras partes del clítoris son los bulbos vestibulares, los cuerpos pareados y el prepucio (la capa de piel que cubre el glande).

Aunque durante mucho tiempo se consideraba que era la vagina el principal órgano para el placer sexual de las mujeres, ahora se sabe que esta función corresponde principalmente al clítoris. De hecho, no se ha conocido para este órgano otra función anatómica que no sea la de favorecer el disfrute sexual.

6. Próstata (glándula uretral)

Así como en el aparato sexual masculino, la próstata o la glándula uretral femenina tiene la función de expulsar el fluido eyaculatorio de las mujeres, especialmente luego de las contracciones pélvicas rítmicas del orgasmo.

Aunque la eyaculación no necesariamente ocurre como culminación de organismo, sino que puede desencadenarse en diferentes momentos y con muchas variantes según cada persona.

Referencias bibliográficas:

Comentarios