Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Arterias del cuerpo humano: características y funciones

Las arterias y las venas son las principales estructuras del sistema circulatorio del cuerpo humano.

 

Las arterias y las venas forman el sistema circulatorio, transportando e irrigando sangre del corazón a otros órganos y viceversa. Una patología arterial como la aterosclerosis puede llegar a ser peligrosa para la persona que lo sufre, aumentando de forma significativa el riesgo de sufrir ataques al corazón.

En este artículo revisaremos cuáles son las principales arterias del cuerpo humano y qué características tiene cada una de ellas. Para empezar describiremos qué son exactamente las arterias.

¿Qué son las arterias?

Las arterias son vasos sanguíneos que transportan sangre oxigenada del corazón a otros órganos y sistemas de todo el cuerpo. En los humanos, las arterias sanas son estructuras lisas y elásticas, mientras que las arterias enfermas pueden contener bultos debido a la presión arterial alta o hipertensión, a las áreas duras e inelásticas o a bloqueos internos que resultan de la acumulación de placas de grasa que circulan en la sangre.

La aterosclerosis es el endurecimiento o el estrechamiento de una arteria después de que la formación de placa ha restringido parcialmente el flujo sanguíneo a través de la arteria. La aterosclerosis es una patología arterial que suele provocar la enfermedad de las arterias coronarias (EAC), que a menudo resulta en ataque cardíaco o arritmia.

En los seres humanos, una arteria típica contiene una pared arterial elástica que se puede dividir en tres capas principales, aunque el grosor absoluto y relativo de cada capa varía con el tipo o diámetro de la arteria.

La capa externa se denomina túnica adventicia, la capa media se denomina túnica media y la capa interior corresponde a la túnica íntima. Estas capas rodean un lumen, o abertura, que varía en tamaño con la arteria particular, a través del cual pasa la sangre.

El sistema arterial del cuerpo humano

Las arterias de tamaño variable comprenden un sistema de sangre arterial mayor que incluye, en diámetro descendente, la aorta, las arterias principales, las arterias más pequeñas, las arteriolas, las metaarteriolas y los capilares.

Es solo a nivel del capilar donde las ramas de las arterias se vuelven lo suficientemente delgadas para permitir el intercambio de gases y nutrientes.

A medida que el sistema arterial avanza hacia los capilares de diámetro más pequeño, hay un aumento general y correspondiente en el número de ramas y el área total de lumen disponible para el flujo sanguíneo. Como resultado, la velocidad de flujo disminuye a medida que la sangre se acerca a los lechos capilares. Esta ralentización es una característica importante que permite un intercambio eficiente de gases, especialmente oxígeno.

En las arterias más grandes, las capas muscular y endotelial externa, media e interna están soportadas por fibras elásticas y sirven para canalizar la alta presión y la alta velocidad del flujo sanguíneo. Una diferencia en la orientación de las células dentro de las capas también contribuye tanto a la fuerza como a la elasticidad a la estructura arterial.

Las principales arterias y sus características

La aorta y las arterias principales son altamente elásticas y contienen paredes con grandes cantidades de elastina. Durante la sístole (contracción de los ventrículos del corazón), las paredes arteriales se expanden para acomodar el aumento del flujo sanguíneo. En consecuencia, los vasos se contraen durante la diástole y esta contracción también sirve para conducir la sangre a través del sistema arterial.

En la red arterial sistémica que suministra sangre oxigenada al cuerpo, las aortas son regiones de la arteria singular que se originan en el ventrículo izquierdo del corazón. Comenzando con la aorta ascendente que surge del ventrículo izquierdo, las aortas forman el tronco principal del sistema arterial sistémico. Antes de que la aorta ascendente se curve hacia el arco aórtico, las arterias coronarias derecha e izquierda se ramifican para suministrar sangre oxigenada al corazón.

Antes de que el arco aórtico gire para continuar hacia abajo (inferiormente) como la aorta descendente, da lugar a una serie de arterias importantes. La ramificación directamente desde un tronco que se comunica con el arco aórtico es un tronco braquiocefálico que se ramifica en la arteria carótida común subclavia derecha y derecha, que suministra sangre oxigenada a la parte derecha de la cabeza y el cuello, así a como porciones del brazo derecho.

El arco aórtico también da lugar a la arteria carótida común izquierda que, junto con la arteria carótida común derecha, se ramifica hacia las arterias carótidas externa e interna para suministrar sangre oxigenada a la cabeza, el cuello y el cerebro. La arteria subclavia izquierda se ramifica desde el arco aórtico y, con la subclavia derecha desde el tronco braquiocefálico, suministra sangre a cuello, tórax (pared torácica), sistema nervioso central y brazos a través de arterias axilares, braquiales y vertebrales.

En el tórax (región torácica), la continuación del arco aórtico (la aorta descendente) se conoce específicamente como aorta torácica. La aorta torácica es el tronco del suministro de sangre arterial a la región del tórax. A medida que la aorta torácica pasa a través de una abertura en el diafragma (hiato aórtico) para convertirse en la aorta abdominal, las ramas parietales y viscerales suministran sangre oxigenada a los órganos y estructuras abdominales.

La aorta abdominal se ramifica finalmente en las arterias ilíacas comunes izquierda y derecha, que luego se ramifican en las arterias ilíacas internas y externas, suministrando sangre oxigenada a los órganos y tejidos de la parte inferior del abdomen, la pelvis y las piernas.

Referencias bibliográficas:

  • Arteries (2004). In K. L. Lerner & B. W. Lerner (Eds.), The Gale Encyclopedia of Science (3rd ed., Vol. 1, pp. 282-283). Detroit: Gale.

Comentarios