Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Dopamina: ¿qué es? Funciones de este neurotransmisor

La dopamina es un neurotransmisor que se encuentra afectado en la enfermedad de Parkinson y otras.

 

 

Un neurotransmisor es un mensajero químico del sistema nervioso que hace posible que la información viaje entre neuronas, o entre neuronas y otros elementos como células musculares o glándulas. Existen una gran variedad de neurotransmisores, cada uno con unas funciones concretas y vitales para el correcto funcionamiento del organismo.

Entre los principales tipos de neurotransmisores se encuentra la dopamina, un mensajero tradicionalmente asociado al amor y al placer pero que también lleva a cabo muchas otras funciones.

En este artículo analizaremos de forma detallada qué es la dopamina, cuáles son sus funciones y qué trastornos se le asocian -incluyendo la enfermedad de Parkinson o las adicciones.

¿Qué es la dopamina?

La dopamina es un neurotransmisor de la familia de las catecolaminas y fenetilaminas que posee un importante papel en diversas funciones de nuestro cuerpo y de nuestro cerebro, como pueden ser el movimiento, el placer, la motivación, la memoria o la atención, entre muchas otras.

El hecho de que la dopamina sea un neurotransmisor significa que es una sustancia química liberada por las neuronas, o células nerviosas, para enviar señales a otras neuronas. En nuestro cerebro existen varias vías por las cuales se transmiten las señales dopaminérgicas, cada una de ellas con un papel y función específica y unas características propias.

Además de en las vías dopaminérgicas, la dopamina también funciona fuera del sistema nervioso central, principalmente como un mensajero químico local. Los efectos que este neurotransmisor ejerce sobre el resto de organismo van desde la vasodilatación de los vasos sanguíneos (mediante la inhibición de la liberación de norepinefrina) hasta el aumento de la excreción de sodio en los riñones y la producción de orina o la disminución de producción de insulina.

Son varias las enfermedades del sistema nervioso relacionadas con algún tipo de alteración de los niveles de dopamina. La enfermedad de Parkinson está causada por un pérdida de neuronas secretoras de dopamina en la sustancia negra. Otro ejemplo es el de la esquizofrenia: algunos estudios sugieren que este trastorno está estrechamente relacionado con unos niveles alterados de dopamina.

Finalmente, aunque existen medicamentos que pueden actuar alterando los efectos de la dopamina, también existen elaboraciones farmacológicas de dopamina fabricadas para la inyección intravenosa. Aunque este tipo de dopamina no puede llegar al cerebro desde el torrente sanguíneo, ha resultado ser muy eficaz en el tratamiento de las insuficiencias cardiacas gracias a sus efectos periféricos.

Funciones de este neurotransmisor

Tal y como se menciona en el punto anterior, la dopamina es un neurotransmisor liberado en el sistema nervioso que desempeña diferentes funciones en el organismo. Algunas de las principales funciones de la dopamina han sido tradicionalmente relacionadas con:

  • Placer y sistema de recompensa

  • Adicción

  • Estado de ánimo

  • Movimiento

  • Comportamiento y cognición

  • Memoria

  • Atención

  • Aprendizaje

  • Sueño

  • Inhibición de la producción de prolactina

Placer y sistema de recompensa

La dopamina es la principal sustancia mediadora del placer en nuestro cerebro. Este neurotransmisor es liberado cuando sentimos placer y estimula la búsqueda de éste.

Esto implica tanto el placer sexual como la comida y las drogas de abuso, todas ellas actividades estimulantes de la liberación cerebral de dopamina. Esta liberación se lleva a cabo sobre todo en zonas como el núcleo accumbens y la corteza prefrontal.

Adicción

En relación con el punto anterior, algunas drogas como la cocaína y la anfetamina inhiben la recaptación de dopamina, lo que significa que con su consumo la dopamina “viaja” libremente por nuestro cerebro creando una mayor sensación de bienestar.

Al aumentar la presencia de dopamina en el cerebro, se aumentan las sensaciones de placer pero también se incrementa la adicción ya que la persona tiende a buscar que se repitan las experiencias de satisfacción.

Movimiento

Los ganglios basales son las estructuras cerebrales encargadas de regular y controlar el movimiento de nuestro cuerpo y su correcto funcionamiento depende en gran medida de las cantidades de dopamina que reciben.

Cuando se da un deficiencia de dopamina en el cerebro los movimientos pueden descoordinarse, retrasarse o enlentencerse, mientras que si existe un exceso de este neurotransmisor pueden aparecer movimientos automáticos, súbitos o innecesarios como tics repetitivos.

Cognición

La dopamina que circula por los lóbulos frontales del cerebro es la encargada de controlar el flujo de información de otras áreas cerebrales.

Cualquier alteración en los niveles de dopamina en esta zona puede provocar la aparición de problemas en funciones cognitivas como la memoria, la atención y la resolución de problemas.

Estado de ánimo

Según los estudios e investigaciones, la dopamina posee también un papel fundamental en la regulación del estado de ánimo. Unos niveles anormales de dopamina, tanto por exceso como por defecto, pueden acarrear alteraciones emocionales relacionadas con estados de ansiedad, tristeza y depresión.

Inhibición de la producción de prolactina

La dopamina es el principal inhibidor neuroendocrino de la secreción de prolactina. Este neurotransmisor actúa sobre las células que de la glándula pituitaria anterior que producen prolactina, inhibiendo su función. De ahí que la dopamina sea también conocida como hormona inhibidora de la prolactina (HIP) o prolactostatina.

Enfermedades relacionadas con la dopamina

Al principio del artículo ya se menciona cómo la dopamina y el sistema dopaminérgico están estrechamente relacionados con la aparición y el desarrollo de varios trastornos o alteraciones neurológicas importantes como la enfermedad de Parkinson, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), la esquizofrenia, el trastorno bipolar y las adicciones.

Además de la dopamina, existen otros fármacos y drogas que actúan sobre el sistema dopaminérgico en varias partes tanto del cerebro como del resto del organismo. Mientras que los fármacos son utilizados para el tratamiento de enfermedades relacionadas con la dopamina, las drogas se consumen con fines recreativos debido a las sensaciones placenteras y de bienestar que provocan.

Tradicionalmente, entre las enfermedades relacionadas con alteraciones en los niveles de dopamina o con el funcionamiento de esta son:

  • Envejecimiento cerebral

  • Enfermedad de Parkinson

  • Trastornos por adicción

  • Psicosis

  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

  • Dolor

  • Náuseas

Referencias bibliográficas:

  • Beaulieu, J. M. & Gainetdinov, R. R. (2011). The physiology, signaling, and pharmacology of dopamine receptors. Pharmacological Reviews, 63(1): 182–217.

  • Björklund, A. & Dunnett, S. B. (May 2007). Dopamine neuron systems in the brain: an update. Trends in Neurosciences, 30(5): 194–202.

  • Rice, M. E., Patel, J.C. & Cragg, S. J. (2011). Dopamine release in the basal ganglia. Neuroscience, 198: 112–137.

Comentarios