Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Hormonas: ¿qué son? Clasificación en 10 tipos y sus funciones

Hormonas: ¿qué son? Clasificación y funciones de 10 tipos de hormonas (incluyendo las sexuales).

 

¿Qué son las hormonas? ¿Qué tipos hay? En este artículo daremos respuesta a estas preguntas a partir de ejemplos significativos; en concreto, nos centraremos en la clasificación de las hormonas según su composición química, la estructura del organismo en que se producen y las funciones que cumplen.

¿Qué son las hormonas?

Las hormonas son un tipo de moléculas que se producen en las glándulas -esto es, agrupaciones de células que tienen la función específica de sintetizar hormonas y otras sustancias y liberarlas en el torrente sanguíneo o en otras partes del organismo. En conjunto, las glándulas constituyen el llamado “sistema endocrino”.

Las hormonas desempeñan roles relacionados con la regulación de la fisiología y de la conducta. Esto incluye procesos y funciones como la respiración, la digestión, la excreción, el metabolismo, el estado de ánimo, el sueño, el crecimiento, la reproducción, la percepción sensorial o el estrés.

En la mayor parte de casos las hormonas llevan a cabo sus funciones activando mecanismos de transcripción genética (transferencia de la información contenida en el ADN) que aumentan la síntesis de determinadas proteínas.

A continuación describiremos los principales tipos de hormonas según tres características: su composición química, el lugar del cuerpo en que se producen y las funciones que tienen. Es importante destacar que por lo general no se trata de una clasificación exhaustiva sino de un listado de ejemplos que resultan especialmente representativos o relevantes.

Tipos de hormonas según su composición

En función de su estructura química, podemos clasificar las hormonas en tres grandes grupos: las esteroideas, las eicosanoides y las derivadas de aminoácidos y proteínas.

1. Esteroideas

Las hormonas esteroideas se derivan del colesterol, una molécula grasa que también es fundamental para la síntesis de hormonas sexuales (de las que hablaremos más adelante), de vitamina D y de ácido biliar. No obstante, los niveles muy elevados de colesterol -lo que conocemos como hipercolesterolemia- aumentan el riesgo de sufrir trastornos circulatorios.

Entre las principales hormonas esteroideas encontramos la testosterona y el estradiol, que son hormonas sexuales masculinas y femeninas respectivamente, y el cortisol, relacionado de forma muy estrecha con la respuesta fisiológica de estrés.

2. Eicosanoides

Las hormonas eicosanoides se producen a partir de lípidos (grasas) como el ácido araquidónico, las prostaglandinas, las lipoxinas, los tromboxanos, los leucotrienos u otros derivados de ácidos grasos poliinsaturados.

Sus funciones tienen que ver con el sistema inmunitario (incluyendo la inflamación, la fiebre o las reacciones alérgicas), con la percepción del dolor, con el parto, con la presión sanguínea o con el crecimiento celular, entre otros procesos.

3. Derivadas de aminoácidos y similares

Algunas hormonas se derivan de aminoácidos y de estructuras químicas relacionadas: péptidos, polipéptidos y proteínas.

La vasopresina (hormona antidiurética), la insulina, la melatonina, la hormona del crecimiento, la hormona luteinizante y la hormona estimulante del folículo son algunos ejemplos de esta categoría.

Según el lugar donde se producen

En este apartado hablaremos de las hormonas producidas por cuatro estructuras clave: el hipotálamo, la hipófisis, la glándula tiroides y las suprarrenales.

Mientras que el hipotálamo y la hipófisis son fundamentales en la conexión entre el sistema nervioso y el endocrino, la tiroides y las glándulas suprarrenales se encargan de la síntesis de algunas de las hormonas más conocidas y relevantes.

1. Hormonas del hipotálamo

El hipotálamo conecta el sistema nervioso con el endocrino, permitiendo así la regulación del funcionamiento de las hormonas por parte del primero -y en consecuencia la producción de hormonas en función de las influencias del entorno y del resto del organismo.

Esta estructura sintetiza las llamadas “hormonas liberadoras” o “hipotalámicas”, que regulan la liberación de hormonas de la hipófisis, de las que hablaremos a continuación.

2. Hormonas de la hipófisis

La hipófisis o glándula pituitaria es una de las glándulas más importantes: de esta estructura depende la conexión entre el hipotálamo y el resto del sistema endocrino.

Muchas hormonas son secretadas por la hipófisis; algunas ejemplos particularmente destacables son la hormona adrenocorticotropa (ACTH), la prolactina, la oxitocina, la hormona del crecimiento, la hormona luteinizante, la hormona estimulante del folículo y la vasopresina.

3. Hormonas tiroideas

La glándula tiroides se localiza en el cuello, debajo de la nuez. Esta estructura se encarga de la producción de las hormonas tiroideas: la triiodotironina, la tiroxina y la calcitonina, cuyas funciones se asocian con la síntesis de proteínas y con la tasa metabólica.

4. Hormonas suprarrenales

Las glándulas suprarrenales sintetizan múltiples hormonas; algunas de las más relevantes son la adrenalina (que también actúa como neurotransmisor en el sistema nervioso), la aldosterona y el cortisol.

Clasificación por funciones

Aunque como venimos diciendo las hormonas cumplen una gran variedad de funciones (regulación del metabolismo, de la presión sanguínea, de la producción de leche materna…), nos centraremos en tres tipos de hormonas muy característicos: las hormonas sexuales (esteroides gonadales) femeninas, las masculinas y la del crecimiento.

1. Hormonas sexuales femeninas (estrógenos)

Las tres principales hormonas sexuales femeninas son el estradiol, el estriol y la estrona. Son producidas principalmente en los ovarios, pero también en las glándulas suprarrenales y, en el caso de las mujeres embarazadas, en la placenta.

Entre las funciones en que están implicadas las hormonas sexuales femeninas podemos destacar la regulación del ciclo menstrual, la aceleración del metabolismo, la acumulación de grasa, el control del colesterol o el deseo sexual (junto con la testosterona).

Es importante destacar que tanto los estrógenos como los andrógenos están presentes en los dos sexos, aunque en diferentes cantidades.

2. Hormonas sexuales masculinas (andrógenos)

Las hormonas sexuales masculinas más importantes son la testosterona, el androstenediol, la androstenediona, la dehidroepiandrosterona y la dihidrotestosterona.

Los andrógenos son fundamentales para el desarrollo de las características sexuales masculinas (tanto las primarias como las secundarias), pero también para el aumento de la masa muscular, para las conductas agresivas o para la excitación sexual tanto en hombres como en mujeres.

3. Hormona del crecimiento (somatotropina)

La hormona del crecimiento o somatotropina es una de las más conocidas de entre todos los tipos de hormonas, junto con la testosterona.

Se trata de una hormona peptídica que estimula el crecimiento de las células y del organismo en su conjunto, así como la regeneración celular.

Referencias bibliográficas:

  • Marieb, E. (2014). Anatomy & physiology. Glenview, Illinois: Pearson Education, Inc.

  • Neave, N. (2008). Hormones and behaviour: a psychological approach. Cambridge: Cambridge University Press.

Comentarios