Huesos del cuerpo humano: cuántos tenemos y principales tipos

Revisamos los 34 principales huesos del cuerpo humano y cuáles son las funciones de cada uno.
Conocemos cuántos huesos tiene el cuerpo humano y qué función tiene cada uno de ellos. 

 

Los huesos son la parte más dura del interior del cuerpo de los animales vertebrados, entre los que se encuentra el humano. En conjunto forman el sistema óseo o el esqueleto de todas las partes del cuerpo humano: los pies, las manos, las muñecas, la cara, el brazo, las piernas, las costillas, la cadera, etcétera.

En el siguiente artículo veremos cuáles son los huesos del cuerpo humano, y además explicamos cuántos huesos tenemos y qué tipos existen. Así mismo revisamos algunas de las enfermedades de los huesos más comunes y de qué manera podemos favorecer el buen desarrollo de estas estructuras óseas.

¿Cuántos huesos tiene el cuerpo humano?

Aparte de tener un sistema circulatorio, un sistema muscular y un sistema reproductor (entre otros), el cuerpo humano tiene un sistema óseo. Este último está formado por todos los huesos y las articulaciones.

El sistema óseo y sus componentes tienen la función de sostener el cuerpo, es decir, de soportar su peso, darle equilibrio y permitir el desplazamiento. Por otro lado, sirve como medio de protección de los órganos internos.

Para lograr esto, tanto en humanos como en animales, es necesario el desarrollo de un gran número de estas estructuras óseas. ¿Cuantos huesos tiene el cuerpo humano? El esqueleto de un adulto tiene 206 huesos.

Cada uno de ellos se conecta con los demás, o bien, con los cartílagos, gracias a otras estructuras anatómicas llamadas articulaciones. Al ser uniones entre huesos y entre huesos y cartílagos, las articulaciones permiten la movilidad y elasticidad del sistema óseo.

Los tipos de hueso según su forma

Los huesos pueden tener formas muy distintas, así como longitudes. En general suelen distinguirse tres tipos de hueso según su morfología (su forma): huesos largos, huesos planos y huesos cortos.

Un ejemplo de hueso largo es el húmero, que se ubica en los brazos y es de hecho el hueso más largo de esta parte del cuerpo humano. Por otro lado, un ejemplo de hueso plano es el omóplato, cuya forma es triangular y se encuentra en el tórax, específicamente entre las costillas número 2 y 7.

Finalmente, un ejemplo de huesos cortos son las vértebras, que son los 26 huesos que conforman la columna vertebral en una persona adulta.

Como ya decíamos, el cuerpo humano tiene más de 200 huesos distribuidos en la cabeza, las extremidades y el tronco. Siguiendo esta explicación, veremos en lo que sigue cuáles son 34 de los principales huesos del cuerpo humano. Describimos también su localización y sus funciones.

Huesos del pie

Junto con distintas articulaciones, los huesos del pie tienen la principal función dar flexibilidad y movilidad a esta parte de cuerpo. En seres humanos hay huesos tanto de tipo largo como de tipo corto. Veamos cuáles son algunos de ellos, incluyendo los huesos de los dedos del pie.

1. Tarsianos

Exactamente entre los huesos de la pierna y los de los dedos de los pies se encuentra un conjunto de huesos, específicamente en la parte que conocemos como “tarso”. Por lo mismo, estos huesos se llaman “tarsianos”.

Se trata de siete huesos cuyos nombres son astrágalo, calcáneo, cuboides, navicular y cuñas (hay tres de estos últimos).

2. Metatarsianos

Como su nombre lo indica, los huesos metatarsianos se encuentran en la parte superior del tarso. Son cinco huesos largos que reciben su nombre de acuerdo con la posición específica que tienen: primer metatarsiano, segundo metatarsiano, tercer metatarsiano, cuarto metatarsiano y quinto metatarsiano.

3. Falanges

Las falanges se encuentran tanto en las manos como en los pies, ya que son los huesos que conforman los dedos de ambas partes. Se trata de huesos largos y se encuentran tres en cada uno de los dedos: falange proximal, falange media y falange distal. En el dedo pulgar hay solo dos.

Huesos de la mano (incluyendo muñeca)

Así como los huesos del pie, los huesos de la mano se conectan con tejidos y articulaciones para dar movilidad a esta parte de nuestro cuerpo. Hay huesos tanto largos como cortos y planos, y se localizan desde la muñeca hasta los dedos.

4. Carpo

Se denomina “carpo” al conjunto de huesos que dan forma a la muñeca. Son ocho huesos ubicados en dos filas. Hacia la zona del antebrazo se encuentra el hueso escafoides, el semilunar, el piramidal y el pisiforme.

Por su parte, los huesos ubicados hacia la palma de la mano son el trapecio, el trapezoide, el hueso grande y el hueso ganchoso (hamato). En conjunto, estos huesos de la muñeca tienen la función de asegurar la movilidad de la mano.

5. Metacarpianos

Los huesos metacarpianos reciben su nombre por la ubicación que tienen (están en el metacarpo, parte que sigue de la muñeca). Hay uno en cada dedo, siendo en total cinco. Se componen de una cabeza (epífisis), un tronco o parte media (diáfisis) y la unión de estos dos llamada metáfisis.

Tal como la forma de nuestros dedos de la mano, los metacarpianos son dedos delgados y largos.

6. Falanges

Se trata de huesos largos que se ubican en los dedos de la mano. En cuatro de los cinco dedos, las falanges se componen de una parte proximal, una media y una distal. En las falanges de los pulgares hay solo una parte proximal y una distal.

Huesos de la pierna

En la pierna se localizan los huesos más fuertes del cuerpo humano. Es así ya que cumplen la función de sostener el resto del esqueleto y además darle movilidad. Suelen dividirse según si se trata de huesos de muslo, huesos de la rodilla o huesos de la espinilla. Veamos algunos de éstos.

7. Fémur

En la zona del muslo se encuentra un hueso llamado fémur, considerado el hueso más fuerte del cuerpo humano. Así mismo es el hueso más largo y el que tiene mayor volumen.

8. Rótula

La rótula se encuentra en la zona de las rodillas, específicamente en la parte trasera. Su nombre original es “patela” y su forma es triangular, pero con vértices redondeados. Se trata además de un hueso de tipo plano.

9. Peroné

En la parte inferior de la pierna, popularmente conocida como “espinilla” o “pantorrilla” se encuentra el peroné o fíbula. Es un hueso largo cuya forma es similar a la de un broche. Se compone de tres caras, tres bordes, una cabeza al extremo superior, y un extremo inferior llamado maléolo lateral.

10. Tibia

La tibia es uno de los huesos del cuerpo humano más famosos. Su longitud es larga y actúa junto con la rótula para mover la rodilla. Así mismo comparte articulación con el peroné, específicamente en la zona del tobillo.

Por lo mismo, su principal función es conectar los huesos de las rodillas con los huesos de los tobillos. Se encuentra entre los más fuertes de los huesos de las piernas.

En la pierna se localizan algunos de los huesos más fuertes del cuerpo humano. 

Huesos de brazo

Los huesos del brazo son en su mayoría de tipo largo. Se localizan desde el hombro hasta el antebrazo y cumplen funciones como dar movilidad a estas extremidades superiores así como ayudar a la flexión de los huesos de la muñeca y de las manos.

11. Húmero

El húmero es un hueso de tipo largo, considerado el hueso más largo de los brazos. Se encuentra en la región superior de dichas extremidades (desde el hombro hasta el inicio del antebrazo).

La cabeza del húmero es la que forma la articulación del hombro, al conectarse con una depresión poco profunda llamada “cavidad glenoidea”. Por lo mismo, una de sus principales funciones es permitir la movilidad de dicha parte del brazo.

Se compone de tres principales nervios: axilar, radial y cubital. Este último es el que reacciona provocando un cosquilleo o un hormigueo con dolor cuando nos golpeamos el codo.

12. Cúbito

El cúbito es también un hueso de tipo largo, que se encuentra dentro del antebrazo. Conecta tanto con el húmero como con el radio y se compone de tres caras: cara medial, cara anterior y cara posterior.

13. Radio

Este es otro hueso de tipo largo que tiene tres caras: facies anterior, facies posterior y facies laterales, siendo cad auna de ellas anterior, posterior y externa. Entre sus principales funciones se encuentra dar movilidad al brazo y facilitar la activación del dedo pulgar. Esto por los músculos que se insertan en el radio.

Huesos del tórax (incluyendo costillas)

En el tórax se ubican muchos huesos que tienen la principal función de proteger los órganos vitales internos, y también ayudan a sostener los músculos y huesos de la cabeza. Algunos de los más importantes son las costillas, aunque también son imprescindibles las vértebras, la clavícula, el esternón, el omóplato, entre otros.

14. Omóplato

El omóplato es otro de los más populares huesos del cuerpo humano. Se encuentra en la parte superior del tórax, conectando el brazo con dicha zona. Exactamente se ubica entre la costilla número 7 y la número 2.

También se conoce como escápula y tiene una forma similar con anchura delgada. El omóplato es un hueso de tipo plano.

15. Esternón

El esternón es un hueso que se encuentra en la parte superior del tórax, cuya principal función es proteger el corazón y los pulmones. Está compuesto de distintas partes llamadas esternebras. A su vez, estas últimas se conectan con las costillas o con las clavículas, según cual sea su posición.

16. Clavícula

La clavícula es un hueso que se encuentra también en la parte superior del tórax. Se trata del hueso alargado que está justo bajo el cuello, y que podemos sentir con nuestras propias manos, ya que se inclina bastante hacia el exterior.

Es un hueso de tipo plano que tiene una forma similar a la de una S. Se compone de músculos y ligamentos distribuidos en dos caras (superior e inferior), dos bordes (anterior y posterior) y dos extremos (acromial y esternal).

17. Costillas

Las costillas se encuentran hacia la zona media del tórax, y su principal función es formar la cavidad torácica que alberga al corazón y los pulmones. Por lo mismo, las costillas sirven de barrera de protección de dichos órganos vitales, permitiendo al mismo tiempo y bombeo y expansión.

Los seres humanos tenemos 24 costillas, distribuidas al lado derecho y al lado izquierdo (hay 12 de cada lado). De la número 1 a la número 7 se llaman “esternales”, de 8 al 10 se conocen como “esternales” y las últimas son han sido llamadas “flotantes”.

18. Columna vertebral (vértebras)

Se llama “columna vertebral” al conjunto de huesos que recorren el tórax (desde la cabeza hasta la pelvis). Tiene la principal función de sostener los huesos de la cabeza y proteger la médula espinal, lo cual significa que sirve de soporte y equilibrio de todo el cuerpo.

Por su extensa longitud, la columna vertebral se compone de 5 regiones con distintos huesos. Sus nombres responden a la localización específica que ocupan: región cervical (con 7 huesos cervicales), región torácica (con 12 huesos torácicos), región lumbar (con 5 vértebras), región sacra (con 5 huesos sacros) y finalmente el coxis (con 4 vértebras o huesos coxales).

Los huesos del tórax tienen la función principal de proteger los órganos vitales del cuerpo humano. 

Huesos de la cadera (huesos coxales)

Específicamente en la cadera se ubican unas estructuras óseas llamadas huesos coxales. Además de servir de sostén al resto del tórax, cumplen otras funciones determinadas.

19. Coxal

La pelvis es una cavidad ósea y muscular que se compone principalmente de un hueso llamado coxal, que en latín quiere decir “cadera”. Se trata de un hueso de tipo plano que da forma tanto a la pelvis como a las articulaciones de la cadera. Por lo mismo se trata de un hueso fundamental durante las labores de parto.

Se compone su vez de distintos huesos: ilion, isquion, pubis, cresta ilíaca y sínfisis púbica.

Huesos de la cabeza (cráneo)

El principal hueso de la cabeza es el cráneo, definido como una caja ósea rígida donde se ubica el encéfalo. Se compone a su vez por distintas estructuras que veremos a continuación, siendo todas de ellas huesos de tipo plano.

De igual manera, los huesos de la cara forman parte del conjunto de huesos de la cabeza. De hecho suelen considerarse huesos también del cráneo, lo cual explicamos en el siguiente punto.

20. Fosa temporal

La fosa temporal es una de las dos depresiones que conforman el cráneo. Más que un hueso específico se trata de la parte del cráneo donde se localizan los ojos y también alojan a los músculos que van movimiento a la mandíbula.

21. Frontal

El hueso frontal es el que se encuentra en la parte superior del cráneo, ocupando gran parte de la frente. Se divide a su vez en dos caras, una endocraneal y una exocraneal. También tiene una región vertical llamada “escama frontal” y una región horizontal  que da forma a la base del cráneo.

22. Parietal

El hueso parietal es el que se encuentra también en la parte superior del cráneo, pero justo detrás del hueso frontal y hacia los laterales. Por lo mismo, se compone de una cara lateral, también llamada cara exocraneal. Y también tiene una cara endocraneal que se encuentra justo a la mitad del cráneo.

23. Occipital

El hueso occipital es el que se encuentra en la parte inferior del cráneo, justo debajo del hueso parietal. Tal como este último, el hueso occipital se compone de una cara exocraneal o posteroinferior y una cara endocraneal o anterosuperior. Entre otras cosas se encarga de resguardar el bulbo raquídeo y parte del cerebelo.

24. Etmoides

El hueso etmoides es un hueso de tipo corto compuesto por distintas cavidades. Su principal función es originar la cavidad nasal y las cavidades orbitarias, lo cual sostiene tanto la nariz como los ojos.

25. Esfenoides

El hueso esfenoides es el que sostiene los otros huesos que conforman la cara. Se encuentra en una zona interior del cráneo y se compone de dos principales caras (superior e inferior). Además de sostener los músculos de la cara, el esfenoides permite que la sangre llegue al cerebro.

Huesos de la cara

En la cara se ubican un gran número de huesos, que incluyen los dientes, las fosas nasales, las fosas oculares, el lagrimal, entre muchos otros. En conjunto dan forma a nuestra cara y, al conectarse con distintos tejidos y músculos, permiten que tenga movilidad y flexibilidad tanto para alimentación como para gestos faciales, entre otras cosas.

26. Nasal

Se trata de un hueso de tipo corto que conforma el puente de la nariz. Conecta con el hueso frontal en el cráneo, con el maxilar superior y con el cartílago nasal. Una de sus caras es parte importante del tabique nasal, y en conjunto hacen que nuestra nariz tenga su forma característica.

27. Lagrimal

El hueso lagrimal es también llamado lacrimal es una pequeña fosa que tiene la principal función de recoger las lágrimas y llevarlas hacia la cavidad nasal. También conecta con las fosas nasales y con el músculo orbicular de los párpados.

28. Arco cigomático

El arco cigomático es una parte del cráneo que conforma la cara de los seres humanos. Deriva del hueso temporal y conecta tanto con las fosas orbitales como con el inicio de la mandíbula. Sirve como punto de conexión entre dichas partes.

29. Mandíbula

La mandíbula es un hueso de tipo plano que se encuentra en la parte inferior de la cara, pasando también por la parte posterior, siendo el hueso que más sobresale en el rostro humano. Se conoce como “maxilar inferior” y a partir de éste surgen 10 de los dientes permanentes en el cuerpo humano.

30. Cóndilo

El cóndilo es una estructura de forma redonda que se encuentra en distintos huesos. En la cara se ubica en la mandíbula, mientras que en las extremidades inferiores se encuentra en el fémur. Ayuda a conseguir la flexión y extensión de las articulaciones que forma.

31. Cornete

El corte es un hueso de textura esponjosa que se encuentra dentro de las cavidades nasales. En seres humanos hay tres cornetes y se encargan principalmente de regular la temperatura del aire que llega a los pulmones. Esto último por medio de generar la mucosa nasal necesaria,

32. Maxilar

El maxilar es uno de los huesos de la cara de tipo corto. También se conoce como “maxilar superior” y a partir de éste se originan 16 de los dientes permanentes en el ser humano. También ayuda a formar el paladar y conecta con el hueso nasal y el hueso lagrimal.

33. Palatino

Este es un hueso de tipo corto que se encuentra en una parte interior-posterior de la cara. Se conecta con distintos músculo y huesos, cumpliendo dos principales funciones: permitir la vocalización y asegurar el desarrollo de las fosas nasales.

34. Huesecillos

Los huesecillos son los huesos del oído que por su función reciben también en nombre de osículos auditivos. En seres humanos existen tres: el martillo, el tabique y el yunque, y lo que hacen es facilitar que llegue el sonido desde el movimiento del tímpano hasta el oído interno.

Los traumatismos pueden provocar el desgaste, la fractura o incluso la rotura de los huesos del cuerpo humano. 

Las enfermedades de los huesos más comunes

Tal como ocurre con el resto de los órganos del cuerpo humano, los huesos no están exentos de desarrollar enfermedades.

Entre las principales causas de las enfermedades de los huesos se encuentran las predisposiciones genéticas, los déficits nutricionales o de vitaminas, los trastornos hormonales, o los efectos secundarios del abuso de distintas sustancias (incluidos algunos medicamentos)

Muchas de las enfermedades de los huesos son también causadas de manera externa por traumatismos, es decir, por accidentes, fracturas o caídas, que hacen que el hueso se desgaste o incluso se rompa.

Dependiendo del hueso específico que se ha lesionado, las enfermedades reciben distintos nombres así como tratamientos.

Además los huesos pueden desarrollar enfermedades internas por una disminución de la densidad ósea, como es el caso de la osteoporosis. Este debilitamiento interno puede aumentar la probabilidad de tener fracturas y lesiones externas.

Finalmente, los huesos pueden desarrollar tumores y distintos tipos de cáncer, entre los que se encuentra el osteosarcoma (el más común de los tumores de tipo maligno). El cáncer de huesos puede provocar en los mismos huesos, o bien, puede adquirirse como resultado de una metástasis.

Nutrición y vitaminas para los huesos

Por otro lado, y tal como ocurre con el resto del organismo, el crecimiento de los huesos exige una alimentación con suficiente proteínas y vitaminas. ¿Qué vitamina es buena para los huesos?

Específicamente son importantes la vitamina A y la vitamina D ya que es la que se relaciona con el desarrollo de estas estructuras óseas desde las primeras etapas de crecimiento en el humano.

Así mismo es indispensable procurar un funcionamiento adecuado de glándulas endocrinas como la hipófisis y la tiroides, y también el consumo de dosis adecuadas de minerales como el calcio y el fósforo.

¿Qué es bueno para el dolor de huesos?

Varias de las enfermedades de lo huesos que hemos descrito antes tienen como principal síntoma dolores musculoesqueléticos, es decir, dolor en los huesos. Específicamente éste se presenta en osteoporosis, pero también en la artritis o la artrosis, que son más bien dolores de las articulaciones.

Según qué tipo de dolo se presente (si es intenso o leve, si es espontáneo o recurrente), pueden utilizarse distintos remedios. También de acuerdo con la causa pueden recomendarse unos tratamientos u otros.

En general suelen utilizarse fármacos de tipo analgésico, como paracetamol o antiinflamatorios no esteroideos, aunque en el caso de dolores intensos o crónicos se utilizan también opiáceos.

Referencias bibliográficas:

  • Thibodeau, G. y Patton, K. (2007). Estructura y función del cuerpo humano. Elsevier: MAdrid, España

  • Vincent, P. (1981). El cuerpo humano. Anatomia, fisiologia, biologia, higiene. Editorial reverté, s.a: Barcelona, España.