Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Mindfulness: fundamentos y ejercicios para niños y adultos

El mindfulness proviene de la meditación budista pero ha sido adoptado por la psicología clínica.

 

El mindfulness es un tipo de meditación que se ha mostrado eficaz en adultos y en niños para tratar problemas relacionados con la ansiedad, la depresión, el dolor o la adicción a drogas.

A continuación explicaremos en qué consiste y cuáles son los fundamentos teóricos de este método, originario del budismo pero adoptado también por la psicología clínica en las últimas décadas.

¿Qué es el mindfulness (conciencia plena)?

El concepto de “mindfulness” o “conciencia plena” tiene su origen en la meditación budista. Se puede definir como el proceso por el cual las personas focalizamos nuestra atención de forma completa en las experiencias del momento presente. Según las enseñanzas del budismo, supone uno de los pasos necesarios para llegar a un estado de iluminación.

A pesar de que los ejercicios de meditación que hoy en día categorizamos como mindfulness han existido desde hace muchos miles de años, el reciente aumento de popularidad de esta práctica se debe al médico estadounidense Jon Kabat-Zinn, que introdujo el mindfulness en Occidente a través de la terapia psicológica.

En concreto, este autor supo aplicar de forma eficaz la meditación mindfulness en el campo de la relajación y de la reducción del estrés, la ansiedad e incluso las sensaciones de dolor. A partir de las aportaciones clave de Kabat-Zinn, que se remontan más o menos a la década de 1980, este tipo de meditación se empezó a introducir en distintas terapias psicológicas de tercera generación.

Fundamentos y ejercicios de este tipo de meditación

Las terapias basadas en el mindfulness emplean una serie de ejercicios con componentes cognitivos y conductuales con el objetivo de que la persona sea capaz de alcanzar un estado de conciencia plena, reduciendo así sus niveles de ansiedad, sus pensamientos negativos (en particular las preocupaciones de carácter rumiativo) o su malestar físico.

De forma muy sintética, las características básicas de la meditación mindfulness se pueden resumir en cinco fundamentos o principios básicos. Estos guían el proceso de meditación, que puede variar en cada caso particular en función de los objetivos y de las dificultades concretas.

1. Atención al presente

En el contexto del mindfulness se considera un aspecto clave al hecho de prestar atención plena al momento presente en lugar de al pasado o al futuro -es decir, a lo no controlable y a lo hipotético.

La falta de contacto con las experiencias actuales, incluyendo las sensaciones del cuerpo, son entendidas como una fuente de patología tanto por la filosofía budista como por algunas orientaciones teóricas de la psicología.

2. Apertura a la experiencia

Aunque las percepciones, las emociones y las reacciones fisiológicas que experimentamos a lo largo del día a día son muy complejas, nuestra falta de atención a estas y la interferencia del lenguaje (que etiqueta las experiencias y las reduce) limitan la riqueza de aquello que vivimos.

3. Aceptación sin juicio

Otro de los componentes clave de la meditación mindfulness es la aceptación radical y en ausencia de juicios de nuestras experiencias. Este principio contradice otros que habían sido populares en la psicología clínica en décadas previas y que siguen estando muy extendidos en la sociedad, como que es conveniente intentar controlar los pensamientos y de las emociones negativas.

4. Elección activa

Aceptar las experiencias no significa adoptar una actitud pasiva ante la vida, sino que las personas debemos escoger qué situaciones experimentamos en función de nuestras metas y valores, una vez hemos establecido objetivos, hemos de asumir el posible malestar que comporte el hecho de alcanzarlos.

5. Control y autorregulación

Para el mindfulness hay que renunciar a los intentos directos de controlar nuestras emociones y nuestras reacciones fisiológicas; por el contrario, la aceptación de la experiencia cotidiana y la atención a esta permitirá que los mecanismos naturales de autorregulación de nuestro organismo nos lleven a alcanzar un “autocontrol indirecto”.

Mindfulness para niños y otras aplicaciones

Entre las alteraciones psicológicas en que se emplean las terapias basadas en el mindfulness encontramos los trastornos de ansiedad, la depresión, las adicciones a sustancias, la esquizofrenia y otros tipos de psicosis o los trastornos de la personalidad. La terapia dialéctica conductual para el trastorno límite o la terapia de aceptación y compromiso se basan en parte en el mindfulness.

El mindfulness no sólo es útil para tratar distintos problemas en adultos, sino que también existen programas de meditación mindfulness para niños con o sin necesidades especiales. Así, por ejemplo, algunos Estados americanos han empezado a implementar este tipo de intervenciones como parte del currículum académico.

Otros ámbitos en los que se están aplicando la meditación mindfulness y las terapias psicológicas basadas en esta son la medicina (incluyendo el manejo del dolor derivado de intervenciones quirúrgicas), las cárceles, las residencias para ancianos, los programas para perder peso e incluso el deporte profesional.

Sin embargo, y a pesar de que en la actualidad son consideradas opciones muy prometedoras en el campo de la salud mental, revisiones científicas recientes han sugerido que las terapias basadas en el mindfulness requieren más estudios de eficacia fiables y con un gran número de participantes para que su eficacia pueda quedar demostrada de forma definitiva (Keng, Smoski & Robins, 2011).

Referencias bibliográficas:

  • Kabat-Zinn, J. (2012). Mindfulness for beginners: reclaiming the present moment--and your life. Boulder, Colorado: Sounds True, Inc.

  • Keng, S. L., Smoski, M. J. & Robins, C. J. (2011). Effects of mindfulness on psychological health: A review of empirical studies. Clinical Psychology Review, 31(6): 1041-1056.

  • Vallejo Pareja, M. A. (2016). Manual de terapia de conducta. Tomo I (3ª Ed.). Madrid: Dykinson.

Comentarios