Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Música para estudiar: 15 discos ideales para concentrarse

La mejor música para estudiar, memorizar, concentrarse, relajarse y estimular la mente.

Una selección de música (relajante y estimulante) para estudiar y concentrarse.

¿Cuáles son los mejores discos de música para estudiar? A continuación podrás encontrar un listado con algunos de los mejores álbumes para relajarse y concentrarse en el estudio. Por supuesto, también pueden resultar útiles para escribir y para otras tareas -más allá de ser obras de gran calidad artística.

Música para estudiar y concentrarse: 15 discos ideales

En nuestra lista podréis encontrar algunas muestras de la mejor música para estudiar, trabajar y concentrarse para otras tareas similares, así como para relajarse en general.

En ella hemos incluido estilos musicales muy diversos, desde piezas clásicas de Bach o Chopin hasta el post-rock instrumental de grupos como Sigur Rós y Explosions in the Sky.

1. In A Silent Way (Miles Davis, 1969)

El compositor y trompetista Miles Davis es uno de los músicos de jazz imprescindibles para cualquier persona interesada en la música en general y en este estilo en particular.

El álbum de Davis que hemos escogido para encabezar esta lista, In a silent way (“De forma silenciosa”), supuso la transición entre su etapa focalizada en el jazz fusion y el llamado “periodo eléctrico”, representado en especial por su siguiente disco: Bitches Brew (1970).

2. Watermark (Enya, 1988)

A pesar de que en la actualidad posiblemente sea conocida sobre todo por su trabajo en la banda sonora de El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo (2001), la irlandesa Enya Patricia Brennan ya había alcanzado la fama con dos excelentes álbumes de estilo celta y new age: Enya (1987) y Watermark (“Marca de agua”), uno de los mejores discos de música para estudiar y relajarse que existen.

3. Bach: The Goldberg Variations (Glenn Gould, 1955)

Las Variaciones Goldberg fueron compuestas por Johann Sebastian Bach y publicadas en 1741. Consisten en una aria y 30 variaciones compuestas para clavecín (también llamado clave o clavicémbalo). Su nombre proviene de Johann Gottlieb Goldberg, que pudo ser el primer músico en interpretar la obra.

La grabación del pianista canadiense Glenn Gould, que fue lanzada en el año 1955, es una de las interpretaciones más apreciadas de la obra de Bach de que disponemos en la actualidad, así como un buen ejemplo de música clásica ideal para estudiar y concentrarse.

4. Agaetis Byrjun (Sigur Rós, 1999)

Los islandeses Sigur Rós son una de las bandas de post-rock más populares en todo el mundo. Su música, cercana al género ambient, focalizada en los instrumentos de cuerda y con un tempo por lo general muy lento, tiene el objetivo de inducir en el oyente una suerte de trance musical.

Sin duda alguna, su obra cumbre Agaetis byrjun (“Buen comienzo”) incluye algunas de las mejores canciones para estudiar.

5. Souvlaki (Slowdive, 1993)

Souvlaki es el álbum más conocido de Slowdive, un grupo británico de rock alternativo de los años 90 que ha pasado a ser considerado de culto de forma más reciente.

Su música, que ha sido englobada en el shoegazing y en el dream pop, es muy relajante e ideal para concentrarse y estudiar, sobre todo en momentos en que sentimos cierta sensación de estrés o de inquietud.

6. Jazz Impressions Of Japan (The Dave Brubeck Quartet, 1964)

El cuarteto de jazz liderado por el pianista Dave Brubeck, cuya obra se caracteriza por su creatividad y su energía, se inspiró en un viaje a Japón para componer la música de este álbum, uno de los más sugerentes de la historia del jazz.

7. Black Sands (Bonobo, 2010)

El único disco de música electrónica que hemos incluido en esta lista es Black Sands, del músico y DJ británico Bonobo (Simon Green). A pesar de que la mayor parte de su música es estimulante para concentrarse y estudiar, hemos escogido este álbum por ser el más conocido y apreciado de toda su discografía.

Además de en la música electrónica en general, el estilo de Black Sands ha sido categorizado de forma más específica dentro del nu jazz (o jazztronica), el trip hop y el new age.

8. The Earth Is Not A Cold Dead Place (Explosions In The Sky, 2003)

Como Sigur Rós, Explosions in the sky es otro de los grupos de post-rock instruental más famosos. El estilo de estos estadounidenses se caracteriza por melodías suaves que progresan hasta alcanzar clímax de enorme potencia.

Su tercer álbum, The Earth is not a cold dead place (“La Tierra no es un lugar muerto y frío”) puede ser el mejor ejemplo de ello, así como una buena muestra de música relajante para estudiar.

9. Haria (Berri Txarrak, 2011)

El grupo navarro de rock-metal alternativo Berri Txarrak, que significa “Malas Noticias” en euskera (idioma en el que escriben y cantan sus letras), es uno de los más conocidos de la Península Ibérica.

Su disco Haria (“El hilo”), lanzado en el año 2011, transmite una energía perfecta para estudiar en momentos en que necesitamos estimular nuestro cerebro para poder concentrarnos correctamente.

10. Moon Safari (Air, 1998)

Moon safari, el disco más conocido del grupo francés de música ambiental Air, es un paseo por las nubes que puede ser muy adecuado para estudiar gracias al trance en que sume a sus oyentes.

11. The Legendary 1965 Recording (Martha Argerich, 1965)

Para muchos conocedores de la música clásica, la pianista Martha Argerich es una de las mejores intérpretes de Frédéric Chopin que han existido. Esto se debe tanto a su proeza técnica como a la pasión con que convierte en sonidos las partituras del compositor francés.

Esta grabación, que se llevó a cabo cuando Argerich aún era joven, es uno de los mejores ejemplos de música para estudiar dentro de su género.

12. Dummy (Portishead, 1994)

Dummy, del grupo británico de trip hop Portishead, es otro de los mejores discos de música para estudiar, concentrarse, motivarse o relajarse que conocemos.

Su música, reforzada por la nostalgia que empapa la voz de la cantante Beth Gibbons, tiene un tono denso y oscuro que resulta sugerente y estimula el intelecto.

13. Bon Iver, Bon Iver (Bon Iver, 2011)

Aunque For Emma, Forever Ago, el primer disco de Bon Iver, es considerado de forma casi unánime como la mejor obra de este grupo de indie folk, el segundo álbum de la banda contiene canciones más estimulantes y atmosféricas.

Por su parte, el disco anterior tiene un toque más relajante y contemplativo y también puede ser muy útil para estudiar.

14. Music Has The Right To Children (Boards Of Canada, 1998)

Boards of Canada es el representante más característico de la música IDM o "intelligent dance music", que se traduce como "música de baile inteligente". Se trata de un grupo experimental no apto para todos los públicos, pero intelectualmente muy sugerente.

Su disco más conocido contiene canciones electrónicas muy variadas que pueden inducir distintos estados mentales, lo cual hace que incluya música ideal para estudiar, relajarse o concentrarse.

15. Fire On All Sides (James Rhodes, 2018)

El pianista James Rhodes se ha hecho muy famoso por su libro autobiográfico Instrumental, en que narra entre otros hechos los abusos sexuales que sufrió en su infancia, sus intentos de suicidio o su experiencia como paciente psiquiátrico.

En enero de 2018 lanzó Fire on all sides, una obra compuesta por un libro junto con un álbum magnífico que es, además, música para estudiar de primer orden.

Comentarios