Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Neurotransmisores: qué son, 8 tipos principales y funciones

Entre los principales neurotransmisores encontramos la dopamina, la serotonina y la acetilcolina.

 

 

Las funciones del sistema nervioso humano dependen de los neurotransmisores, moléculas especializadas en la transmisión de información neuronal que nuestro organismo produce a partir de los nutrientes que obtenemos mediante la alimentación.

A continuación vamos a describir qué son los neurotransmisores y cuáles son los principales tipos, incluyendo la dopamina, el glutamato o el GABA; se trata de tres buenos ejemplos de lo variadas que pueden ser las funciones de esta clase de molécula, como el lector podrá comprobar más adelante.

¿Qué son los neurotransmisores? Definición del término

Los neurotransmisores son moléculas endógenas, es decir, fabricadas por el organismo, que cumplen la función de transmitir información desde una neurona a otra, a una glándula (que sintetizan las hormonas) o a una célula o fibra muscular (miocito). También son llamados “mensajeros químicos” y “neuromediadores”.

Las neuronas son las células del sistema nervioso que se ocupan de la transmisión de información en forma de impulsos electroquímicos. La neurotransmisión tiene lugar en la sinapsis, esto es, el espacio entre una célula presináptica (que debe ser necesariamente una neurona) y una postsináptica -la que recibe el neurotransmisor.

Los neurotransmisores son liberados dentro de las vesículas sinápticas, receptáculos que se sitúan en el botón terminal del axón de la neurona presináptica. Los axones son prolongaciones neuronales que transmiten los impulsos electroquímicos, y los botones terminales constituyen los extremos de estos. De modo opuesto, los segmentos llamados “dendritas” son los que reciben la transmisión.

La función principal de los neurotransmisores es excitar o inhibir la actividad de la célula postsináptica: según la información (es decir, los neurotransmisores) que reciba ésta, su funcionamiento se verá potenciado o bien interferido. Cada neurotransmisor tiene el potencial de unirse únicamente a determinados tipos de receptor postsináptico.

La mayor parte de neurotransmisores son sintetizados por el organismo humano a partir de precursores simples y muy comunes en nuestro cuerpo, como los aminoácidos que obtenemos a través de la dieta cotidiana.

Los 7 tipos de neurotransmisor principales (y sus funciones)

A pesar de que en la actualidad conocemos más de 100 tipos de neurotransmisor con funciones diferenciadas, en este artículo nos vamos a centrar sólo en los 8 más relevantes: la dopamina, la adrenalina, la noradrenalina, la serotonina, la acetilcolina, el glutamato, la glicina y el GABA (o ácido gamma-aminobutírico).

1. Dopamina

Uno de los neurotransmisores más conocidos es la dopamina, que está implicada en las redes cerebrales relacionadas con la motivación y con el comportamiento guiado por recompensas. En este sentido, muchas personas asocian la dopamina con el placer, si bien sería más correcto decir que su actividad depende de la saliencia o del grado de sorpresa que provocan determinados estímulos.

Este neurotransmisor también es importante para el movimiento: las lesiones en las vías dopaminérgicas, que se producen en enfermedades como la de Parkinson, por ejemplo, causan síntomas de tipo motor como temblores de reposo, rigidez muscular, lentitud de movimientos y dificultades para caminar o incluso para mantener el equilibrio.

La dopamina es una catecolamina, igual que la adrenalina y la noradrenalina, de las que hablaremos a continuación. Los neurotransmisores de este tipo tienen en común el precursor a partir del cual se sintetizan: la tirosina, un aminoácido no esencial (puesto que el cuerpo lo fabrica a partir de la fenilalanina, un aminoácido esencial que obtenemos de la dieta).

2. Adrenalina (o epinefrina)

La adrenalina o epinefrina (término más habitual en inglés que en castellano) es considerada un neurotransmisor cuando actúa en el sistema nervioso, pero posiblemente sean más relevantes sus funciones como hormona -es decir, los efectos que tienen lugar cuando son secretadas en el torrente sanguíneo por las glándulas suprarrenales.

De la adrenalina depende la reacción de lucha-huida de nuestro organismo, que se activa ante situaciones que percibimos como una amenaza para la integridad física o psicológica. Ésta depende del sistema nervioso simpático, está íntimamente relacionada con el fenómeno del estrés e implica cambios fisiológicos como el aumento del ritmo cardíaco y del respiratorio, la sudoración o la contracción de los vasos sanguíneos.

3. Noradrenalina (o norepinefrina)

La noradrenalina también puede ser conceptualizada como un neurotransmisor o como una hormona en función de si ejerce su actividad dentro o fuera del sistema nervioso. Sin embargo, y de modo opuesto a lo que sucede con la adrenalina, en este caso la función de neurotransmisor resulta más relevante que la de hormona.

Tanto la adrenalina como la noradrenalina se sintetizan a partir de la dopamina. El aminoácido que sirve de precursor a todas las catecolaminas, la tirosina, se transforma en DOPA a causa de los efectos de la enzima tirosina hidroxilasa. Al descarboxilarse, la DOPA pasa a ser dopamina; si ésta se oxida se convierte en noradrenalina, y finalmente la adrenalina se obtiene de la metilación de la noradrenalina.

4. Serotonina (5-HT)

La serotonina también es llamada “5-hidroxitriptamina”; de ahí la abreviatura “5-HT”. En este caso el aminoácido que sirve como precursor no es la tirosina (y en consecuencia la serotonina no forma parte del grupo de las catecolaminas) sino el triptófano, que se puede obtener de alimentos como los huevos, la leche, los cereales integrales o el chocolate, entre otros.

La función principal de la serotonina es la regulación de la actividad de otros neurotransmisores. En la actualidad se sabe que está implicada en procesos tan diversos como la disminución de los niveles de ansiedad y estrés fisiológico, la potenciación del sueño y del apetito, la mejora del estado de ánimo o la división celular.

5. Acetilcolina (ACh)

La acetilcolina se deriva de la glucosa que obtenemos a través de la dieta. Entre las funciones del organismo en que participa este neurotransmisor podemos destacar la estimulación (y por tanto la contracción) de las fibras musculares en general y la del cerebro, la producción de saliva, la micción, la erección o la reducción de la frecuencia cardíaca.

6. Glutamato o ácido glutámico (Glu)

El glutamato es el principal neurotransmisor excitatorio del cerebro humano. Está muy extendido por todo este órgano pero, a pesar de la importancia de sus efectos excitatorios, las neuronas que lo utilizan como neurotransmisor son relativamente poco numerosas; por lo general lo emplean con otros objetivos, como la transaminación o la síntesis de proteínas.

7. Ácido gamma-aminobutírico (GABA)

El ácido gamma-aminobutírico, conocido comúnmente por la abreviatura “GABA”, es el neurotransmisor más importante para la inhibición neuronal en el sistema nervioso central, y particularmente en el cerebro. Del GABA depende el tono muscular -de manera que los déficits de este neurotransmisor se relacionan con la hipertonía y la rigidez.

8. Glicina o glicocola (Gly)

El octavo y último neurotransmisor que hemos incluido en el listado es la glicina, que también tiene efectos inhibitorios en el sistema nervioso central pero, a diferencia del GABA, su actividad es más importante en la médula espinal que en el propio cerebro. La glicina también es muy importante para la síntesis de colágeno, que está presente en la piel y en los huesos.

Comentarios