Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Órganos del cuerpo humano: funciones de los 47 principales

¿Qué es un órgano? Revisamos la definición del concepto y los principales órganos, como el corazón.

Para facilitar su estudio, los órganos del cuerpo humano se dividen en sistemas.
 

Las funciones del cuerpo humano dependen de órganos como el corazón, los pulmones, el hígado, el cerebro, los músculos y la piel. Se trata de agrupaciones de tejidos con características morfológicas y funcionales muy diversas que resultan vitales en la biología humana.

En este artículo vamos a revisar la definición del concepto de órgano y las características de los 47 principales órganos del cuerpo humano. Los clasificaremos según sus funciones, esto es, según el sistema al que pertenezcan (circulatorio, respiratorio, excretor, endocrino, linfático, etc.).

¿Qué es un órgano? Definición del concepto

Según la definición de la biología, un órgano es un conjunto de tejidos que comparten unas funciones determinadas. A su vez los órganos se agrupan en sistemas, entre los que encontramos el aparato respiratorio, el circulatorio, el reproductor (femenino y masculino) o el sistema digestivo.

Los órganos están compuestos por dos partes principales: el parénquima y el estroma. El primero de estos conceptos hace referencia a los tejidos más relevantes de los órganos, mientras que el estroma lo forman tejidos asociados que no resultan centrales para la ejecución de las funciones vitales.

Los órganos no sólo están presentes en los seres humanos y en el resto de animales, sino también en las plantas. En concreto, los órganos de las plantas varían según el tipo de vegetal e incluyen las raíces, las hojas, los tallos, las flores, las semillas, los frutos y los conos o piñas.

Principales órganos del cuerpo humano

Entre los principales órganos del cuerpo humano encontramos el corazón, que pertenece al sistema circulatorio, los pulmones, principales órganos del aparato respiratorio, los músculos, la piel y los huesos. No obstante, dentro del concepto “órgano” se incluyen conjuntos de tejidos con características y funciones muy diversas.

A continuación explicaremos 47 de los órganos más importantes del cuerpo humano, clasificados según el sistema o aparato al que pertenecen.

Órganos del aparato circulatorio

Las funciones del aparato circulatorio, también conocido como sistema cardiovascular, son fundamentales para el aporte de oxígeno y otros nutrientes al organismo en su conjunto.

Es decir, su principal objetivo es transportar sustancias de un lugar a otro dentro del cuerpo. Dicho transporte se lleva a cabo a través de la sangre, que a su vez, tiene como objetivo proteger el organismo y regular la absorción de líquidos; así como a través del corazón y los vasos sanguíneos.  

1. Corazón

El órgano principal del sistema cardiovascular es el corazón, que bombea sangre hacia el resto de tejidos y órganos del cuerpo humano a través del torrente sanguíneo. Se localiza en la cavidad torácica hacia el lado izquierdo.

Se compone por un saco al que denominamos “pericardio”, encargado de dar flexibilidad y movilidad a este músculo. A su vez, el pericardio se divide en una parte fibrosa y una serosa. Esta última se compone de tres capas: el epicardio, el miocardio y el endocardio.

Finalmente, el corazón se compone de cuatro cámaras, dos de ellas superiores, a las que llamamos aurícula derecha e izquierda; y dos inferiores, que conocemos como ventrículo derecho e izquierdo.

El corazón es el principal órgano del sistema circulatorio. 

Órganos del sistema respiratorio

El aparato respiratorio está compuesto por los órganos que los seres humanos utilizamos para obtener oxígeno del aire que nos rodea, así como para expulsar el dióxido de carbono generado.

Además, dichos órganos son fundamentales para la vocalización, para el olfato, para la regulación de PH, entre muchas otras cosas. Nos referimos en concreto a los pulmones, la nariz, la boca, la faringe, la laringe, la tráquea y los bronquios.

2. Pulmones

Junto con el corazón, los pulmones se ubican en la cavidad torácica, pero a diferencia del primero, éstos forman parte del sistema respiratorio. Principalmente se encargan de regular el paso de oxígeno a la sangre y la expulsión de dióxido de carbono.

Lo anterior es la operación básica de la respiración y se lleva a cabo mediante un proceso biomolecular muy importante. El pulmón derecho tiene un tamaño y un peso mayor al izquierdo, por lo mismo el primero se divide en tres lóbulos y el segundo en sólo dos.

3. Nariz

Además de detectar olores y amplificar la voz, la nariz se encarga de calentar, limpiar y humedecer el aire que inhalamos. Toma su forma a partir de dos aperturas a las que llamamos “orificios nasales” o “narinas”.

Estas últimas se extienden hasta un par de aperturas más, que conocemos como “aperturas nasales posteriores” o “coanas”. Así mismo se compone de un hueso nasal, cartílagos, tejidos conjuntivos, fosas nasales y un tabique nasal.

4. Boca

La boca, o la cavidad bucal, forma parte tanto del aparato respiratorio como del aparato digestivo. Principalmente se encarga de iniciar el paso de alimentos y bebidas, así como de las sustancias que se encuentran en el medio ambiente.

En la sección más interna, está cavidad se compone de distinta mucosas y paredes, que incluyen desde los labios y las mejillas hasta el paladar y la base de la lengua. A su vez, estas últimas albergan otras estructuras anatómicas como los dientes y las amígdalas.

5. Faringe

La faringe se divide en tres partes: nasofaringe, orofaringe y laringofaringe. Se existe desde el fondo de la cavidad bucal hasta el cuello, llegando a medir aproximadamente 13 centímetros.

Forma parte tanto del sistema respiratorio como del aparato digestivo, ya que entre sus principales funciones se encuentra facilitar el paso del aire y de nutrientes hacia el interior de nuestro organismo.

6. Laringe

Aparte de ayudarnos a producir sonidos, la función de la laringe es alejar las sustancias que ingerimos de las vías respiratorias. Se compone de tejidos, músculos y ligamentos fibrosos como la epiglotis, los músculos extrínsecos, las cuerdas vocales, entre otros.

Además, está compuesta por nueve cartílagos y una especie de montículo que se llama “prominencia laríngea”, mejor conocida como la “manzana de Adán”.

7. Tráquea

Este órgano del aparato respiratorio es un tubo compuesto de músculos y tejidos que mide hasta 12 cm de largo y 2.5 cm de ancho. Se encuentra justo antes del esófago, conectando la laringe con los bronquios, y se encarga principalmente de hacer más fluido el ingreso y la expulsión del aire.

Aparte de estar compuesta de músculos y tejidos, la tráquea tiene cartílagos y ligamentos fibrosos.

8. Bronquios

Los bronquios son pequeños tubos que se desprenden de los dos lados de la tráquea y tienen la función de conectar esta última con los pulmones. Por su ubicación, los bronquios se dividen en izquierdo y derecho.

Así, facilitan el paso del aire entre dichos órganos y por lo tanto son fundamentales para la respiración y la vocalización. Están compuestos por cartílagos, músculos y mucosas, principalmente.

Los pulmones forman parte del sistema respiratorio.

Órganos del aparato digestivo

El sistema digestivo se ocupa de la descomposición de los alimentos de modo que sus nutrientes puedan ser aprovechados por el organismo humano. Los órganos que componen este sistema se localizan principalmente en la cavidad abdominal y la cavidad pélvica (el interior del abdomen y la pelvis respectivamente).

Los órganos del aparato digestivo incluyen el estómago, el esófago, el intestino, el hígado, el páncreas, el colon, el recto, el ano o las glándulas salivares.

9. Esófago

El esófago es un tubo muscular que mide hasta 30 cm de largo. Conecta la laringe y la faringe con la apertura del estómago.

Por lo mismo, se encarga principalmente de regular el paso de alimentos y bebidas. De hecho, etimológicamente, la palabra esófago quiere decir “entrar por alimentos”. Para lograr esto se compone de mucosas, glándulas, capas musculares y tejido conjuntivo.

10. Estómago

El estómago se encuentra después del esófago y antes del intestino, haciendo la función de puente entre ambos órganos en la absorción, distribución y desecho de los alimentos.

Es una especie de cámara muscular donde se almacena temporalmente todo lo que consumimos, y mediante un proceso de contracciones y relajaciones del músculo liso que lo compone, el estómago favorece la digestión química de los alimentos.

11. Intestino

Después del estómago se encuentra el intestino, órgano encargado de absorber las sustancias y nutrientes que ingerimos para posteriormente distribuirlos por resto del organismo, o bien, desecharlos.

Se divide principalmente en dos partes, según su grosor: el intestino delgado y el intestino grueso. A su vez, el primero está conformado por el duodeno, el yeyuno y el íleon, mientras que el segundo se conforma por distintas secciones que pueden ser incluso consideradas órganos separados, como el ciego, el colon, el recto y el ano.

12. Hígado

El hígado es un órgano del aparato digestivo que se encuentra en la parte superior derecha del abdomen, justo arriba del estómago. Tanto en los seres humanos como en los animales, el hígado se encarga de eliminar los restos nocivos de distintas sustancias, por ejemplo del alcohol o los fármacos.

Además, favorece la digestión de las grasas por medio de la bilis, entre muchas otras cosas. Se compone de células, lóbulos, segmentos y ligamentos fundamentales para el metabolismo de las sustancias que ingerimos.

13. Páncreas

El páncreas tiene la principal tarea de transportar distintas hormonas al torrente sanguíneo, así como facilitar el paso de nutrientes esenciales para la digestión al intestino delgado.

En seres humanos llegar a medir hasta 23 cm y pesar más de 100 gr. Por su forma ligeramente alargada, este órgano se compone de una cabeza un cuello, un cuerpo, una cola y un par de conductos.

14. Colon

Llegando casi al final del aparato digestivo y del proceso de deshecho de nutrientes se encuentra el colon. Este órgano es el encargado de preservar las últimas cantidades de agua, sal y vitaminas que necesitamos para mantener nuestro cuerpo hidratado.

Se compone de cuatro partes principalmente: ascendente, transverso, descendente y sigmoideo.

15. Recto

El recto se encuentra en la parte final del colon y el intestino grueso. Al encontrarse en el extremo final del aparato digestivo, este órgano se encarga de desechar los residuos de los alimentos y bebidas.

Es ahí en donde se depositan las heces fecales (compuestas de todo aquello que nuestro organismo no pudo digerir) y se preparan para salir finalmente del organismo.

16. Ano

El ano es la abertura que conecta el interior del aparato digestivo con el exterior. Su actividad forma parte del proceso final de absorción y desecho de los alimentos, siendo el órgano que expulsa finalmente las heces fecales.

Lo anterior ocurre por medio de distintos reflejos de defecación, realizados por el recto.

17. Glándulas salivares

Las glándulas salivares son pequeños órganos encargados de regular la secreción de distintas sustancias. Como su nombre lo indica, estas glándulas se encargan de producir y liberar la saliva dentro de la boca.

A su vez, la saliva tiene la función de facilitar la digestión de las alimentos desde el momento en que los introducimos en nuestra boca. Para realizar esta labor, la saliva contiene distintas moléculas que nos ayudan a masticar y tragar los alimentos.

El esófago, el estómago y el intestino delgado, entre otros, forman parte del aparato digestivo.

Órganos del sistema excretor

El sistema excretor se ocupa de eliminar los productos de desecho del cuerpo a través de la orina, entre otros medios, lo cual permite mantener el equilibrio (u homeostasis) del organismo. El aparato urinario en particular está compuesto por los riñones, la vejiga, la uretra y el uréter.

18. Riñones

Los riñones son reconocidos como los dos principales órganos de este sistema. Es así ya que se encargan de producir orina a partir de los residuos de aquello que ingerimos, y posteriormente, enviarla fuera del organismo a través de la vejiga y la uretra.

Cada riñón se compone de las siguientes partes: corteza, médula, papila, columna, pirámide, cápsula fibrosa, cáliz mayor y menor, uréter, pelvis renal e hilio renal.

19. Vejiga

Este órgano está encargado de almacenar temporalmente la orina para después expulsarla con ayuda de la uretra. La vejiga se encuentra muy cerca de la pelvis y de los órganos sexuales tanto femeninos como masculinos.

Se compone de distintas capas que se encargan de activar o inhibir los esfínteres, y con ésto retener o expulsar la orina. Así mismo se conforma de cuatro secciones: el trígono vesical, el ápex vesical, la cúpula vesical y el cuello vesical.

El proceso que tiene lugar cuando la vejiga está llena y se prepara para expulsar la orina por los conductos siguientes, se conoce como “micción”.

20. Uretra

La uretra es el órgano por medio del cual expulsamos finalmente la orina de nuestro organismo. Pero no sólo esto. La uretra también forma parte del aparato genital tanto masculino como del femenino, ya que es el órgano encargado de expulsar el semen y el líquido eyaculatorio respectivamente.

En el caso del aparato genital femenino, la uretra también es el órgano que se encuentra más expuesto a las infecciones de las vías urinarias, esto probablemente debido a su corta longitud.

21. Uréter

El uréter es un tubo de amplia extensión que van desde la parte superior de los riñones hasta la parte superior de la vejiga. Se compone de una capa de fibras musculares, otra de tejido conjuntivo (adventicia) y otra de mucosa.

El uréter se encarga de facilitar el trabajo de filtrado del riñón, de almacenar los cálculos renales y de inhibir o activar el esfínter.

Los riñones son dos órganos del sistema excretor.

Órganos del sistema músculo-esquelético

Los músculos son los órganos que permiten el movimiento, el mantenimiento de la postura y la circulación de la sangre; en esta última función está implicado fundamentalmente el miocardio, esto es, la musculatura del corazón.

En cuanto al resto de músculos, podemos dividirlos en musculatura lisa (que recubre los órganos internos, por ejemplo) y esquelética (estrechamente interconectada con los huesos).

22. Musculatura lisa

El músculo liso, o musculatura lisa, se dividen en unitarios o multiunitarios, según los órganos que componen. En el primer caso se trata del conjunto de células que recubren órganos de contracción rápida, como el útero y los órganos del aparato gastrointestinal.

El segundo se trata de los órganos de contracción lenta, como la tráquea. Ambos están regulados por la actividad del sistema nervioso autónomo, ya que se trata de músculos que se contraen o se relajan de manera involuntaria.

23. Musculatura esquelética

Como su nombre lo indica, estos músculos pertenecen al esqueleto. Sin estos no sería posible la movilidad, la contracción y la flexibilidad de los huesos y las articulaciones. A diferencia de la musculatura lisa, la musculatura esquelética se contrae de manera involuntaria, por lo que son regulados por la actividad del sistema nervioso somático.

24. Huesos

El aparato esquelético se compone de 270 huesos en el momento del nacimiento, si bien el número desciende a 206 en la edad adulta, pero también de tendones, ligamentos y cartílago. Las funciones de este sistema tienen que ver con la estructura y la protección de otros órganos.

El esqueleto humano se compone de más de 200 huesos. 

Órganos del sistema integumentario

El conjunto formado por la piel, el órgano más grande del cuerpo humano, y sus apéndices (el pelo y las uñas) es conocido como “sistema integumentario” y tiene entre sus funciones la de proteger otros tejidos más internos, la de regular la temperatura corporal y la de excretar productos de desecho a través del sudor, entre otras.

25. Piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo, cuya principal función es proteger al organismo de todos los agentes externos y por lo tanto servir como un medio de comunicación.

Además, funciona como una amplia capa encargada de conectar o mantener unidos al resto de órganos. Se divide en tres principales partes: demir, epidermis e hipodermis.

26. Pelo

El pelo es un tallo que se conecta con el cuero cabelludo por medio de una raíz. Se forma en la capa de la piel que conocemos como dermis, así como a partir de sustancias irrigadas por los tejidos sanguíneos.

Su principal función es proteger la piel de posibles agentes nocivos, por lo mismo se extiende alrededor de todo el cuerpo, con mayor o menor abundancia y grosor según la zona.

27. Uñas

Las uñas son células que han quedado endurecidas y están compuestas de distintas sustancias, como queratina y calcio. Entre otras cosas tienen la función de proteger la piel que se encuentra bajo ellas.

La piel es el órgano más grande del cuerpo y se cubre de vello para su protección.

Órganos del sistema endócrino

Las glándulas son los órganos del sistema endocrino, del cual dependen las hormonas -moléculas con funciones muy diversas que son transportadas por el cuerpo humano a través del aparato circulatorio.

Algunas de las glándulas más relevantes de nuestro organismo son el hipotálamo, la hipófisis (o glándula pituitaria), la glándula pineal, la tiroides, la paratiroides y las glándulas adrenales, que son fundamentales en la respuesta fisiológica de estrés.

28. Hipotálamo

El hipotálamo se encuentra en el cerebro, justo bajo el tálamo. Es un órgano fundamental para la regulación conductual, tanto voluntaria como involuntaria. Además, se encarga de controlar la secreción de hormonas y la temperatura de nuestro cuerpo.

En concreto, sus principales funciones básicas para los seres humanos, como la regulación de las emociones, el hambre y el sueño.

29. Hipófisis (glándula pituitaria)

La hipófisis es una glándula encargada de secretar hormonas fundamentales para mantener nuestro organismo en equilibrio. Se localiza en el centro del cráneo, a la altura de la base.

Además, se compone de dos principales partes, un lóbulo anterior (adenohipófisis), muy importante para la liberación hormonal; y un lóbulo posterior (neurohipófisis.) cuya actividad de conecta con la regulación conductual y emocional del hipotálamo.

30. Glándula pineal

Está glandula se encuentra en una zona aún más interior de nuestro cerebro, el epitálamo.

Recibe este nombre porque tiene una forma similar a la de un pino y se encarga principalmente de secretar hormonas fundamentales para la regulación del ciclo de sueño, como la melatonina.

En el siglo XVIII, gracias a las propuestas del filósofo francés René Descartes, se pensaba que esta glándula era la sede del alma, la conciencia y los pensamientos.

31. Tiroides

La tiroides también es una pequeña glándula que se encuentra a la altura del cuello, justo sobre la tráquea, y su actividad se regula por el hipotálamo y la glándula pituitaria.

Se conforma por un par de lóbulos que tienen la función de regular la absorción de distintas hormonas. Así mismo se encarga de producir hormonas fundamentales para el metabolismo, como la tiroxina y la triyodotironina.

32. Paratiroides

La glándula de la paratiroides también se ubica a la altura del cuello. De hecho, recibe su nombre por localizarse justo detrás de la tiroides.

Se divide en dos partes inferiores y dos superiores que se encargan principalmente de secretar calcitonina (hormona esencial para la actividad gastrointestinal) y también una hormona llamada paratiroidea, cuya participación es muy importante para la absorción de calcio y su transporte hacia los huesos.

33. Glándulas adrenales

Las glándulas adrenales se ubican sobre cada uno de los riñones. Entre otras cosas tienen la función de regular la activación del estrés, especialmente por medio de la secreción de neuronas como el cortisol y la adrenalina.

Se componen por una médula y una corteza, y su actividad está controlada por el sistema nervioso autónomo, con lo cual no es voluntaria.

El sistema endocrino se compone de varios órganos, entre ellos el hipotálamo.

Órganos del sistema linfático

El aparato linfático forma parte del circulatorio, si bien merece mención aparte por el hecho de que se ocupa de forma específica de las defensas -esto es, del sistema inmunitario. Los órganos linfoides incluyen la médula ósea, el timo, el bazo y los ganglios linfáticos.

34. Médula ósea

La médula ósea es un órgano compuesto de tejidos localizados dentro de los huesos, por lo mismo ocupa un espacio importante en nuestro organismo.

Su principal función es la producción y distribución de los linfocitos, también llamados células T, que actúan como reguladoras de la respuesta inmunitaria.

35. Timo

El timo es una glándula encargada de proteger a los linfocitos mientras se producen, por lo mismo se encuentra muy activo durante las primeras etapas del desarrollo de los seres vivos.

Se localiza muy cerca del corazón y, tal como otras glándulas, el timo se compone de dos lóbulos, una corteza, una médula, arterias, venas y nervios regulados por el sistema nervioso simpático.

36. Bazo

El bazo es un órgano fundamental para la renovación de las células que componen el torrente sanguíneo. Principalmente se encarga de desechar los glóbulos rojos que ya no vamos a utilizar, y permitir la producción de glóbulos nuevos.

De esta manera regula gran parte de la respuesta inmunitaria de nuestro organismo. Se localiza en la cavidad abdominal, cerca del páncreas y los riñones.

37. Ganglios linfáticos

Los ganglios linfáticos son una amplia red o estructura de tejido conectivo que recorre nuestro cuerpo. Se encarga de regular el paso de sustancias e impedir el paso de agentes patógenos.

Lo anterior por medio de un proceso de filtrado que hace que los anticuerpos se mantengan activos por todo el organismo.

Imagen de microscopio de los ganglios linfáticos.  

Órganos del sistema nervioso

Los órganos del sistema nervioso humano son el encéfalo, la médula espinal y los nervios, fundamentales en la transmisión de la información neural a los órganos periféricos.

En este sentido, la función del sistema nervioso en su conjunto es la coordinación del resto del organismo a través del envío de impulsos electroquímicos que modifican la acción de determinados sistemas basándose en todo tipo de variables organísmicas y externas.

38. Encéfalo

En el encéfalo es el principal órgano del sistema nervioso central. Se compone de las siguientes partes: el prosencéfalo (subdividido en el telencéfalo y el diencéfalo); el mesencéfalo y el rombencéfalo (que se divide en la protuberancia, el bulbo raquídeo y el cerebelo).

Cada una de estas partes cumple funciones muy importantes para la actividad humana que van desde la regulación de los cinco sentidos y los procesos cognitivos, hasta el control de movimientos musculares voluntarios.

39. Médula espinal

La médula espinal se encuentra en la parte posterior de nuestra cabeza, a la altura de la nuca y recorre un tramo desde el encéfalo hasta el extremo del tronco. Su función principal es la de activar los impulsos nerviosos en los pares de nervios craneales.

Esto significa que la médula espinal es el órgano encargado de conectar al encéfalo con el cuerpo, llevando o recibiendo los impulsos que activan nuestros sentidos, movimientos, conductas, etcétera.

40. Nervios

En el sistema nervioso central, los nervios son las estructuras que se inervan o activan ante cualquier tipo de estimulación. Parten de distintos puntos de la médula espinal y llegan hasta el cráneo, llevando información distinta según el tipo de nervio del que se trata.

Existen 12 pares de nervios craneales en los seres humanos, y se conforman por axones y cuerpos neuronales encargados de conducir los impulsos nerviosos.

El encéfalo es el principal órgano del sistema nervioso.

Órganos del sistema sensorial

Si bien los sentidos humanos tienen un funcionamiento complejo, en general se suele decir que hay cinco órganos de los sentidos: los ojos, los oídos, la nariz, la lengua y la piel.

Además de que cada uno de los cinco sentidos clásicos está compuesto por un sistema  complejo, también se han propuesto otros sentidos, como la propiocepción, de la cual depende nuestra percepción de las sensaciones que se producen en los órganos internos.

41. Ojos

Los ojos son los órganos encargados de recibir los estímulos visuales y llevarlos a través de distintos nervios hasta nuestro cerebro, de manera que logremos procesarlos. Se componen de distintos músculos y tejidos que resultan fundamentales para enfocar imágenes, regular la intensidad de la luz y finalmente transportarla hacia las neuronas.

42. Oídos

Los oídos los órganos que nos permiten recibir y procesar los estímulos auditivos, especialmente a través de una membrana que conocemos como tímpano. Se componen de tres partes: una externa, una media y una interna.

43. Nariz

La nariz forma parte tanto del sistema respiratorio como del sistema sensorial, ya que no sólo nos permite el ingreso de oxígeno y la regulación del dióxido de carbono, sino que es fundamental para el olfato.

44. Lengua

La lengua es un órgano compuesto por músculos que tiene como objetivo facilitar la deglución de todo aquello que ingerimos. Pero no sólo eso sino que la lengua también es fundamental para la vocalización y para el disfrute de alimentos a través del sentido del gusto.

45. Piel

Además de ser el mayor órgano del cuerpo, la piel es fundamental para regular las sensaciones a las que accedemos por medio del tacto. Debido a su extensa sensibilidad, la piel nos permite discriminar entre distintas texturas e incluso experimentar emociones a partir de éstas.

La lengua es un órgano que forma parte tanto del sistema digestivo como del sistema sensorial.  

Órganos del aparato reproductor (femenino y masculino)

En los seres humanos, el aparato reproductor se divide en distintos órganos según su localización, es decir, de acuerdo a si son visibles a simple vista (externos) o si se encuentran en el interior del cuerpo (internos).

46. Órganos sexuales femeninos

El aparato reproductor femenino interno incluye la vagina, el útero, los ovarios y las trompas de Falopio. Por su parte, entre los órganos sexuales externos femeninos encontramos el clítoris, los labios mayores y menores de la vulva, las glándulas de Bartolino y el introito u orificio vaginal.

47. Órganos sexuales masculinos

Los órganos del aparato reproductor masculino humano incluyen los testículos, el escroto, el pene, la uretra, los epidídimos, la próstata, las vesículas seminales y la glándula de Cowper, que secreta el fluido preseminal.

Referencias bibliográficas:

  • Campbell, N. A. (1990). Biology (2nd ed.). Redwood City, California: Benjamin/Cummings Pub. Co.

  • Saladin, K. (2013). Anatomía y fisiología: la unidad entre forma y función.

  • Sherwood, L. (2011). Human Physiology: From Cells to Systems. Cengage Learning.

  • Widmaier EP y Raff H; Strang KT (2014). Vander's Human Physiology (12th ed.).

Comentarios
Ramón
Muy clara la explicación de sistemas y órganos del cuerpo humano. Estoy escribiendo el segundo tomo sobre gestión de empresas y es sobre la visión sistémica de las organizaciones, la cual tiene una similitud extraordinaria con lo que es el funcionamiento del ser humano. Muchas gracias por esta publicación. Soy Ramón Arroyo, director y fundador de Ramón Arroyo y Asociados - Consultora Gerencial -- www.ramonarroyo.com.ar