Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Presión arterial: qué es, valores, cómo bajarla y medirla

La presión (o tensión) arterial puede provocar problemas cuando sus valores son muy altos o bajos.

 

La presión arterial es realmente necesaria para nuestra supervivencia y está determinada por la contracción de los ventrículos del corazón. Los niveles de la presión arterial pueden subir o bajar en el transcurso entero de un día, dependiendo de la actividad que se realice, los niveles de estrés percibidos, los medicamentos que se tomen o incluso la dieta que se siga.

A continuación vamos a clarificar qué es la presión arterial, qué significa y cuáles son los valores normales de ésta. Asimismo también explicaremos cómo bajar la presión arterial y cuándo y cómo debemos medirla.

¿Qué es la presión arterial?

La presión o tensión arterial es una variable fisiológica, igual que la temperatura corporal, la frecuencia respiratoria o la frecuencia cardíaca. Se define como la presión que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos a medida que va fluyendo a través de estos.

El corazón late entre 60 y 70 veces por minuto; con cada latido el corazón se contrae y se relaja, bombeando así la sangre hacia las arterias. El número máximo de presión que ejerce el corazón se denomina presión sistólica o PAS, mientras que el número o cantidad inferior de presión que ejerce la sangre contra las paredes arteriales se denomina presión diastólica o PAD. Por ello, la cantidad resultante de la diferencia entre la presión arterial sistólica y la presión arterial diastólica es conocida como presión diferencial o PD.

La presión arterial de una persona no suele ser constante durante todo el día ya que cada vez que el corazón realiza los movimientos de relajación y contracción se establece una nueva presión sanguínea en éste. Asimismo, la presión arterial aumenta un poco antes de que nos despertemos por la mañana y va disminuyendo a medida que nos va entrando el sueño.

Normalmente el valor de la presión arterial suele darse mediante dos números distintos, por ejemplo como 120/80 mmHg, y se mide mediante un dispositivo llamado esfigmomanómetro. La unidad con la cual se mide la presión arterial es el milímetro de mercurio y su abreviatura es “mmHg”.

Valores: tensión baja, normal y alta

Los niveles óptimos de presión arterial son una presión sistólica de 120 mm Hg o menos y una presión diastólica de 80 mmHg o menos. La presión arterial aún se considera normal en niveles de 130 mmHg PAS o menos y 85 mmHg PAD o menos.

Una presión arterial baja o hipotensión es inferior a 90 mmHg en PAS e inferior a 60 en PAD. Los síntomas de la hipotensión suelen incluir sensación de debilidad acompañada de mareos, vómitos o náuseas, cansancio, falta de concentración, desmayos y visión borrosa.

De la misma manera, cuando los valores de la PAS superan los 140 mmHg y los de la PAD 90, estaríamos frente a un caso de presión arterial alta o también llamada hipertensión. Al contrario de la hipotensión o baja presión arterial, la hipertensión no suele acompañarse de síntomas visibles pero puede ocasionar patologías graves tales como ictus, isquemias cerebrales, infartos de miocardio o insuficiencias renales y cardíacas.

Cómo bajar la presión arterial

La hipertensión o presión arterial alta puede controlarse mediante sencillas modificaciones en el estilo de vida de la persona, así como con algunos fármacos específicos para ello. Algunos cambios en el estilo de vida son importantes para prevenir y manejar la hipertensión arterial.

Estos cambios incluyen la pérdida de peso (si la persona tiene sobrepeso), la reducción o eliminación del consumo de alcohol (no más de una copa al día), la disminución de la cantidad de sal, grasas saturadas y colesterol en la dieta diaria, dejar de fumar y el aumento de la actividad física aeróbica (de 30 a 45 minutos 5 días a la semana).

Finalmente, en relación a la medicación que suele recetarse para bajar la presión arterial alta, podemos destacar los fármacos diuréticos, betabloqueantes, bloqueadores de los canales de calcio, bloqueadores alfa y vasodilatadores, entre otros. En general, estos fármacos se utilizan para relajar y/o ensanchar los vasos sanguíneos.

¿Cuándo y cómo debemos medirla?

La medición periódica de la presión arterial se recomienda cada 1 o 2 años para aquellas personas adultas que presentan niveles de tensión normales. En farmacias, centros de atención primaria o incluso en casa podemos obtener la medida de la PA, y nuestro médico de cabecera determinará la frecuencia con la cual debemos medirla -siempre en función de nuestros factores de riesgo individuales (diabetes, sobrepeso, antecedentes de hipertensión, dietas altas en grasas, tabaquismo, etc.)

Finalmente, es importante tener en cuenta que la PA debe medirse justo después de haber realizado un periodo de descanso de aproximadamente 5 minutos, siempre con la espalda apoyada y las piernas descruzadas.

El manguito del dispositivo que mide la presión arterial se debe de colocar de manera uniforme y ajustada alrededor del brazo, en concreto arriba del codo. La sensación de dolor, la perturbación emocional, la ansiedad por el dispositivo y haber consumido sustancias como la cafeína y el tabaco son factores que pueden elevar la PAS.

Referencias bibliográficas:

  • Parker, D. E. (2002). Blood Pressure. In K. Krapp (Ed.), The Gale Encyclopedia of Nursing and Allied Health (Vol. 1, pp. 321-324). Detroit: Gale.

  • Prisant, L. M. (2002). Blood Pressure. In L. Breslow (Ed.), Encyclopedia of Public Health (Vol. 1, pp. 127-129). New York: Macmillan Reference USA.

Comentarios