Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Sangre: qué es, composición (tipos de glóbulos) y donación

La sangre está compuesta por glóbulos rojos, blancos y plaquetas y es fundamental para la vida.

 

La sangre es el fluido corporal más importante de nuestro organismo y está compuesto principalmente por plasma y células sanguíneas tales como las plaquetas, los glóbulos rojos o eritrocitos y los glóbulos blancos o leucocitos.

En este artículo vamos a explicar qué es la sangre, de qué elementos se compone y cómo podemos donar nuestra sangre a otras personas, teniendo en cuenta todos los requisitos más importantes.

¿Qué es la sangre?

La sangre es un tejido conjuntivo líquido que realiza muchas funciones en el cuerpo, incluyendo el transporte de oxígeno, dióxido de carbono, nutrientes, productos de desecho y hormona, la coagulación y la defensa contra microorganismos.

La sangre consiste en elementos formados o células sanguíneas suspendidas en plasma, un líquido acuoso que contiene proteínas, sales y otras sustancias.

Cuando se coloca una muestra de sangre en un tubo de ensayo y se centrifuga rápidamente, los glóbulos más pesados se hunden en el fondo del tubo de ensayo, mientras que el plasma de color pajizo flota en la parte superior.

Un cuerpo humano típico contiene aproximadamente de 4 a 6 litros de sangre. Los hombres tienen más cantidad de sangre que las mujeres, debido a la presencia de niveles más altos de testosterona.

Dependiendo de la gravedad de una herida, la sangre puede perderse lentamente o, como en el caso de una arteria cortada, salir rápidamente del cuerpo. Por otro lado, un examinador forense puede decir mucho acerca de la naturaleza del accidente o crimen a partir del patrón de los residuos de sangre.

La sangre en los animales invertebrados

Debido a que la sangre está dentro de los vasos sanguíneos, los sistemas circulatorios de los animales vertebrados (incluidos los humanos) son llamados sistemas circulatorios cerrados.

Los invertebrados, en cambio presentan sistemas circulatorios sin vasos sanguíneos. Estos sistemas circulatorios abiertos contienen un fluido análogo a la sangre: la hemolinfa.

Entre los ejemplos de animales con hemolinfa se incluyen insectos y artrópodos acuáticos como langostas y cangrejos. Al igual que la sangre, la hemolinfa transporta oxígeno y dióxido de carbono y tiene una capacidad de coagulación limitada. A diferencia de la sangre, la hemolinfa es incolora.

Composición en el ser humano

El plasma constituye el 55% de la sangre, mientras que las células sanguíneas constituyen el otro 45%. En relación al plasma, contiene principalmente agua, que representa el 91.5% de su contenido. El agua actúa como un solvente para transportar otras sustancias. Las proteínas representan el 7% del plasma. La más frecuente de las proteínas del plasma es la albúmina, una proteína que también se encuentra en la clara de huevo.

La alta concentración de albúmina en el plasma cumple una importante función osmótica. Esto evita que el agua se mueva de la sangre al líquido intersticial. Sin esta protección osmótica, el agua pasaría del líquido intersticial a la sangre, diluiría el plasma e hincharía el volumen sanguíneo. Un alto volumen de sangre podría tener consecuencias desastrosas, porque el sistema circulatorio sólo puede bombear mucha sangre antes de que se sobrecargue.

Otras proteínas que están presentes en el plasma son las inmunoglobulinas (anticuerpos) y el fibrinógeno. Las inmunoglobulinas son proteínas que funcionan en la respuesta inmune, mientras que el fibrinógeno es una proteína que funciona en una serie compleja de reacciones y que conduce a la formación de coágulos de sangre. Los otros componentes del plasma son sales, nutrientes, enzimas, hormonas y productos de desecho nitrogenados.

Respecto a las células sanguíneas, constituyen el 45% de la composición total de la sangre. Los tipos de células sanguíneas son los eritrocitos o glóbulos rojos, los leucocitos o glóbulos blancos y las plaquetas. Los glóbulos rojos se forman en la médula; este proceso es llamado hematopoyesis. Aportan unas proteínas llamadas antígenos que nombran los diferentes grupos sanguíneos (A, B, AB y O).

Por su parte, los glóbulos blancos forman parte del sistema inmune y no circulan por los vasos sanguíneos. Finalmente, las plaquetas no son células; sino fragmentos de células que funcionan en la coagulación de la sangre.

Donar sangre: ¿cómo hacerlo?

Donar sangre es un acto muy altruista y necesario para ayudar a salvar vidas humanas. Buscando en internet encontrarás rápidamente las zonas cercanas donde puedes ir a donar, e incluso puedes organizar donaciones en grupo.

La primera vez que vayas a donar sangre te pedirán que te identifiques con tu carnet de identidad, pasaporte, permiso de residencia o incluso con el carnet de conducir.

Si ya has donado previamente y estás registrado en el Banco de Sangre de tu zona, bastará que presentes tu carnet de donante o un documento que tenga tu nombre y una fotografía.

Es importante destacar que, para la seguridad del donante y del receptor, antes de poder realizar la donación se hace una entrevista médica con el donante y se analizan la presión y el nivel de hemoglobina de su sangre.

Para poder donar sangre tienes que tener en cuenta diferentes requisitos que enumeramos a continuación.

  • Si tienes entre 18 y 70 años

  • Si pesas 50 kilos o más

  • Si presentas un buen estado de salud

  • Aunque hayas tenido hepatitis (antes de los 12 años)

  • Aunque no estés en ayunas

  • Aunque tengas un colesterol elevado

  • Aunque tomes medicamentos (los más frecuentes)

  • Los hombres pueden donar un máximo de 4 veces al año y las mujeres 3

  • Entre donaciones deben pasar mínimo 2 meses

  • Después de haberte hecho un tatuaje, deben pasar mínimo 4 meses para poder donar sangre

Referencias bibliográficas:

  • Banco de Sangre (2018). ¿Puedo donar? Disponible en https://www.donarsang.gencat.cat/es [Consultado 18 julio 2018]

  • Blood. (2005). In K. L. Lerner & B. W. Lerner (Eds.), World of Forensic Science (Vol. 1, pp. 89-91). Detroit: Gale.

  • Scogna, K. (2004). Blood. In K. L. Lerner & B. W. Lerner (Eds.), The Gale Encyclopedia of Science (3rd ed., Vol. 1, pp. 573-579). Detroit: Gale.

Comentarios