Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Serotonina: ¿qué es? 6 funciones de este neurotransmisor

Serotonina: ¿qué es? Las 6 funciones de este neurotransmisor y cómo aumentarlo de forma natural.

 

Aunque nuestro estado de ánimo depende en gran parte de los sucesos externos que nos ocurren, también se encuentra regulado por una serie de sustancias químicas que se encuentran dentro de nuestro organismo. Además, tanto la deficiencia como el exceso de alguna de estas pueden suponer la aparición de un trastorno del estado de ánimo.

Una de las moléculas más conocidas por sus efectos sobre el estado de ánimo es la serotonina. A lo largo de este artículo explicaremos qué es la serotonina, cuáles sus funciones, qué ocurre cuando está baja y cómo aumentarla de manera natural.

¿Que es la serotonina?

La serotonina es una sustancia química que se encuentra de manera natural en nuestro organismo y, aunque posee un importante papel en una gran cantidad de funciones del cuerpo, se le conoce popularmente por su contribución a la hora de mejorar el estado de ánimo -de ahí el hecho de que también es conocida como la “hormona de la felicidad”.

Este neurotransmisor es sintetizado a partir de un aminoácido esencial llamado triptófano, por lo que a mayor cantidad de triptófano en nuestro organismo mayores niveles de serotonina. Podemos incrementar los niveles de triptófano de manera natural a través de la dieta, consumiendo alimentos como nueces, queso y carne roja, entre muchos otros.

Aunque no es la única causa, una deficiencia de triptófano puede provocar unos niveles bajos de serotonina lo que, entre otras cosas, se asocia a alteraciones en nuestro estado de ánimo, ansiedad o depresión.

Además de su implicación en el equilibrio emocional, nuestro sistema nervioso utiliza la serotonina para transmitir mensajes entre las células nerviosas. Según las investigaciones, se cree que activa la contracción de los músculos lisos y además, dado es un precursor de la melatonina, ayuda a regular los ciclos de sueño-vigilia.

Otras de sus funciones se encuentran estrechamente relacionadas con el apetito y las funciones motoras, cognitivas y autónomas. No obstante, aún queda por descubrir si la serotonina ejerce un efecto directo sobre estas o si tiene un papel general en la regulación del sistema nervioso.

6 funciones de este neurotransmisor

Puesto que es un neurotransmisor, la serotonina se encarga de transmitir señales a través de vías neuronales (formadas por neuronas, las células del sistema nervioso que cumplen esta función de transmisión), regulando la intensidad con la que estas funcionan.

A pesar de que todavía se están descubriendo más y más funciones en las que la serotonina juega un papel especial, se sabe que está muy involucrada en las funciones del sistema nervioso central (SNC), así como en el funcionamiento general del organismo, en especial del tracto intestinal.

Además, algunos estudios sugieren que existen estrechos vínculos entre la serotonina y el metabolismo óseo, la producción de leche materna, la regeneración hepática y la división celular.

En la actualidad sabemos que las principales funciones de la serotonina incluyen las que describiremos a continuación.

1. Estado de ánimo

La serotonina que se encuentra viajando a lo largo de nuestro cerebro ejerce un efecto sobre los niveles de humor, la ansiedad y la felicidad.

Algunas de las drogas recreativas más populares, como el éxtasis y el LSD, son conocidas por causar un aumento significativo de los niveles de serotonina.

2. Función intestinal

Aunque puede resultar extraño, ya que tradicionalmente se la asocia con las funciones cerebrales, la gran mayoría de la serotonina que circula por nuestro cuerpo se encuentra concentrada en el tracto intestinal.

En este lugar del cuerpo se encarga de regular la función intestinal y los movimientos de los intestinos. Además, la serotonina también está implicada en la sensación de saciedad y en la reducción del apetito mientras se come.

3. Función sexual

Según los resultados de algunas investigaciones, la serotonina parece inhibir la actividad sexual. Esta hipótesis está relacionada con los efectos de los fármacos antidepresivos.

En concreto, se ha observado que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) aumentan los niveles de este neurotransmisor en personas con depresión pero, en una gran cantidad de casos (20-70%), los pacientes que los toman experimentan síntomas relacionados con la disfunción sexual.

4. Densidad ósea

A pesar de que existen opiniones y resultados contradictorios, algunos estudios han relacionado un niveles excesivamente altos de serotonina en los huesos con un aumento del riesgo de desarrollar osteoporosis.

5. Coagulación

Otra de las funciones de la serotonina está relacionada con una contribución a la coagulación o formación de coágulos en la sangre.

La serotonina es liberada cuando hay una herida, favoreciendo la vasoconstricción o estrechamiento de los vasos sanguíneos, reduciendo el flujo sanguíneo y ayudando en la formación de coágulos.

6. Náuseas

Cuando ingerimos algún alimento en mal estado o alguna sustancia que el cuerpo reconoce como tóxica, el intestino aumenta la producción de serotonina para incrementar el tiempo de tránsito y expulsar el elemento nocivo.

Además, este aumento en los niveles del neurotransmisor estimula el área cerebral que controla las náuseas, facilitando la expulsión.

Serotonina baja: depresión y otros síntomas

Tal y como se menciona a lo largo del artículo, la serotonina ayuda a regular y aumentar nuestro estado de ánimo, por lo que el déficit de serotonina puede provocar alteraciones emocionales como depresión y otros síntomas psicológicos y cognitivos.

Por el momento no se han podido precisar con exactitud las causas de la depresión. Sin embargo, una de las teorías con mayor respaldo sugiere la implicación de un desequilibrio en los neurotransmisores y otras sustancias químicas de nuestro cuerpo, como las hormonas.

La depresión ha sido comúnmente relacionada con unos niveles bajos de serotonina, pero no se ha podido determinar si esto contribuye a la aparición de la depresión o más bien es un resultado de esta.

A continuación haremos un breve listado de los principales síntomas relacionados con la serotonina baja:

  • Problemas de memoria

  • Bajo estado de ánimo

  • Baja autoestima

  • Problemas para dormir

  • Ansiedad

  • Agresividad

¿Cómo aumentarla de forma natural?

Aunque existen fármacos y drogas que pueden aumentar los niveles de serotonina, los primeros quedan restringidos para personas con diagnósticos de trastornos del estado de ánimo y, en el caso de las drogas, estas poseen efectos muchos más perjudiciales que beneficiosos, además de ser altamente adictivas.

Por suerte, también existen formas de aumentar los niveles de serotonina de manera natural muchos más aconsejables y beneficiosas y sin los efectos nocivos de las anteriores. Veamos algunos de los ejemplos más relevantes.

  • Terapia psicológica: la psicoterapia y las terapias de modificación de pensamiento pueden aumentar los niveles de serotonina, mejorando el estado de ánimo de la persona.

  • Exposición a la luz natural: la luz del sol estimula la producción de triptófano y, en consecuencia, de serotonina.

  • Ejercicio físico: las actividades físicas, incluyendo los deportes, tienen un efecto antidepresivo y las investigaciones sugieren que pueden aumentar la función cerebral de la serotonina.

  • Dieta: una alimentación sana en la que se incluyen alimentos ricos en triptófano está relacionada con una mejora en el estado de ánimo y en el funcionamiento de la cognición, debido al aumento de la serotonina.

A continuación ofrecemos una lista con alimentos que pueden mejorar los niveles de serotonina gracias a que son muy ricos en triptófano:

  • Alimentos ricos en proteínas (como el pavo, los huevos y el queso)

  • Plátanos

  • Piña

  • Aguacate

  • Ciruela

  • Espinacas

  • Frutos secos

  • Semillas

  • Legumbres

  • Levadura de cerveza

  • Productos de soja

  • Salmón

  • Alga espirulina

Referencias bibliográficas

  • Cowen, P. J. & Browning, M. (2015). What has serotonin to do with depression?. World Psychiatry, 14(2): 158–160.

  • Feldman, J. M. & Lee, E. M. (1985). Serotonin content of foods: effect on urinary excretion of 5-hydroxyindoleacetic acid. The American Journal of Clinical Nutrition, 42(4): 639–643.

  • Young, S. N. (2007). How to increase serotonin in the human brain without drugs. Journal of Psychiatry & Neuroscience, 32(6): 394–399.

Comentarios