Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Meditación: ¿qué es y cuáles son los 7 tipos principales?

Conceptos fundamentales sobre el mindfulness, la meditación trascendental y el resto de tipos.

 

Las prácticas de meditación características del budismo y otras religiones asiáticas se han vuelto muy populares en Occidente en los últimos años, probablemente como consecuencia directa de factores como el estrés asociado a la continua aceleración del ritmo de vida y a la propia globalización.

En este artículo describiremos las características de los 7 tipos de meditación más comunes, incluyendo la trascendental, el mindfulness y los procedimientos guiados que se pueden encontrar en Internet.

¿Qué es la meditación?

El término “meditación” se emplea para hacer referencia a un conjunto de prácticas que buscan inducir un determinado estado mental en la persona que las lleva a cabo. Estos ejercicios pueden tener objetivos diversos, pero estos suelen implicar la concentración, la relajación, la reflexión profunda, la creatividad o la sensación de trascendencia espiritual.

En muchos casos la meditación no busca una meta concreta, sino que la práctica en sí misma actúa como el objetivo a causa de las sensaciones que provoca en el organismo. En la actualidad sabemos, por ejemplo, que este tipo de actividad resulta beneficioso para reducir la ansiedad, para aliviar los síntomas depresivos o para disminuir la presión sanguínea (Rainforth et al., 2008).

La meditación, tal y como la concebimos hoy en día, se remonta a las prácticas que llevaban a cabo los monjes budistas en los albores del primer milenio d.C. con el objetivo de alcanzar la liberación del espíritu. Sin embargo, existen evidencias de que previamente se realizaban ejercicios similares en Egipto y en Grecia, y en países cristianos e islámicos también surgieron prácticas de estilo meditativo.

Si bien es cierto que muchas personas usan la meditación como apoyo en la relajación o para dormir (al menos las que no se adscriben al budismo), los estados de conciencia profunda inducidos por estas técnicas permiten alcanzar muchos objetivos diferentes puesto que nos ayudan a liberarnos de las ataduras que normalmente oprimen la mente.

Los 7 tipos de meditación más populares

Dado que el de meditación es un concepto muy amplio, existe un gran número de procedimientos que permiten alcanzar un estado identificable con los puntos que hemos descrito en el apartado anterior.

A continuación describiremos los 7 principales tipos de meditación. Muchos de ellos se enmarcan en filosofías y religiones específicas (como la meditación Vipassana y la Zen, propias del budismo), mientras que en otros casos nos referimos más bien a técnicas muy concretas e incluso al formato en que se llevan a cabo los ejercicios.

1. Guiada

El concepto “meditación guiada” no hace referencia exactamente a una variante del procedimiento de la meditación, sino más bien de su formato. Así, cualquier tipo de meditación de los que describiremos a continuación es susceptible de realizarse de forma guiada.

Decimos que un procedimiento de meditación es guiado cuando es otra persona quien dirige el ejercicio. Aunque lo ideal es que se practique la meditación guiada en vivo con ayuda de un profesional, en plataformas como Youtube es posible encontrar audios y vídeos específicos para llevar a cabo estos ejercicios en casa.

2. De yoga

El yoga es un conjunto de prácticas relacionadas con las religiones budista, hinduista y jainista. Aunque en el mundo occidental el yoga es entendido fundamentalmente como un tipo de ejercicio físico que ayuda a relajarse y a mejorar el bienestar, lo cierto es que originalmente se trata más bien de una filosofía que promueve la armonía entre el cuerpo, la psique y el espíritu.

3. Mindfulness (atención plena)

El mindfulness, que se ha vuelto extremadamente popular en los últimos años e incluso es un componente central de muchas terapias psicológicas de nueva generación, se deriva de la meditación Vipassana, de la que hablaremos más adelante.

De forma muy sintética, la atención plena consiste en experimentar las percepciones y los contenidos mentales que van surgiendo de la forma más completa posible y sin reflexionar al respecto; de hecho, es importante enfatizar el carácter no verbal de este tipo de meditación, que puede ser también considerado una filosofía de vida.

4. Zen o Zazen

La meditación Zen (también llamada “Zazen”) se enmarca en el contexto del budismo. Los dos aspectos nucleares de esta técnica son la focalización en la respiración, que frecuentemente se cuenta con el objetivo de centrar la atención, y la posición de loto, en que la persona se sienta con las piernas cruzadas, los pies sobre el muslo opuesto y la espalda recta.

5. Vipassana

Como la meditación Zen, la Vipassana también surgió entre los monjes budistas. En este caso la meta es la percepción y la observación de las sensaciones corporales y de los contenidos mentales, pues ello favorece la armonía interior y promueve la trascendencia espiritual. Como vemos, la relación de la meditación Vipassana con el mindfulness es evidente.

6. Taoísta

El taoísmo es una religión asiática que busca el desarrollo personal y la armonía con el entorno y la naturaleza, al menos en su versión tradicional. Dentro de esta filosofía se emplea una forma de meditación basada en “vaciar” la psique de contenidos y posteriormente visualizar el propio cuerpo e incluso la mente para disminuir la ansiedad cognitiva.

7. Trascendental

La meditación trascendental se hizo muy popular en Occidente en las décadas de 1960 y 1970 por la influencia de celebridades como los miembros The Beatles. Consiste básicamente en utilizar un mantra (sonidos o palabras que se repiten) como ayuda para la meditación, que se practica sentado y con los ojos cerrados.

Referencias bibliográficas:

  • Lutz, A., Slagter, H. A., Dunne, J. D. & Davidson, R. J. (2008). Attention regulation and monitoring in meditation. Trends in Cognitive Sciences, 12(4): 163–169.

  • Rainforth, M., Schneider, R. H., Nidich, Sanford I., Gaylord-King, C., Salerno, J. W. & Anderson, J. W. (2008). Stress reduction programs in patients with elevated blood pressure: a systematic review and meta-analysis". NIH Public Access, 9: 520–8.

Comentarios