Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Desayunos prohibidos: los 6 alimentos que nunca deberías desayunar

Estos son los principales alimentos que conviene evitar comer como parte del desayuno.

 

 

Muchas veces los malos hábitos alimenticios se deben más a la falta de información, causada en buena parte por las contradicciones entre los datos que ofrecen distintos medios, que al hecho de no tener la voluntad de llevar una dieta saludable.

En este artículo nos centramos en analizar los principales alimentos que hay que evitar comer en el desayuno y en explicar los factores que los convierten en malas elecciones para esta ingesta.

Los 6 alimentos que nunca deberías desayunar

Hay varios alimentos que son consumidos por un gran número de personas como parte del desayuno pero que, en realidad, resultan perjudiciales para el organismo en este momento del día (o, en algunos casos, en cualquier otro). Es probable que conozcas los problemas de algunos de ellos, pero otros te resultarán más llamativos.

Además hay otros que, sin ser típicamente utilizados para los desayunos, pueden afectar negativamente a personas con ciertos problemas físicos; en este listado hemos incluido el caso del tomate como ejemplo.

1. Cereales azucarados

Los cereales integrales como la avena, el trigo o el centeno son desayunos ideales porque proporcionan mucha fibra dietética, que favorece la digestión y aumenta la sensación de saciedad.

Sin embargo, estos beneficios se convierten en perjuicios cuando hablamos de los cereales azucarados -un componente central del desayuno de un gran número de personas, especialmente niños. Los cereales de este tipo contienen muchos azúcares añadidos que no resultan en absoluto saludables, mientras que su contenido en fibra es bastante escaso.

2. Pastas y bollería industrial

Las galletas, las magdalenas, los cruasanes, los bizcochos o los muffins que compramos suelen aumentar en gran medida nuestros niveles de azúcar en sangre; estos efectos son más marcados cuanto más procesado sea el producto.

Además, el alto contenido en hidratos de carbono de estos alimentos aumenta la probabilidad de que engordemos si los consumimos de forma habitual, por lo que deberías evitarlos de forma particular si estás intentando adelgazar o mantenerte en un rango de peso determinado.

3. Embutidos y otras carnes procesadas

En muchos países, incluida España, desayunar embutidos es bastante habitual por lo fácil que resulta comerlos tanto solos como en bocadillo. No obstante, la Organización Mundial de la Salud ha categorizado recientemente este tipo de alimentos entre los que aumentan el riesgo de sufrir distintos tipos de cáncer.

Lo mismo se puede decir de otras carnes procesadas como el jamón, el paté y las salchichas, así como de alimentos con concentraciones elevadas de grasas saturadas -por ejemplo la mantequilla, una grasa de origen animal.

4. Café

Si bien para un gran número de gente es muy habitual desayunar únicamente un café o bien tomar esta bebida junto con un producto de repostería u otro tipo de alimento, lo cierto es que este hábito no es recomendable.

El café no sólo inhibe la producción de cortisol (la hormona del estrés), que hace su efecto en mayor medida por la mañana, sino que además tomar café con el estómago vacío disminuye los efectos de la cafeína en el organismo y aumenta la tolerancia a esta sustancia, lo cual a su vez favorece la adicción y la dependencia.

5. Zumos de tetra brik

Como sucede con los cereales azucarados, el procesamiento al que es sometida la fruta para la fabricación de zumos y néctares de tetra brik hace que pierda la mayor parte de su valor nutricional. Esto se debe fundamentalmente a que exprimir la pulpa hace que se pierda la fibra que contienen y a que el agua que se les añade elimina muchas de sus vitaminas.

Por tanto, lo más recomendable es preparar zumos naturales caseros usando frutas frescas y con ayuda de un exprimidor (u otro aparato adecuado al vegetal que pretendamos usar) o, mejor aún, comerse la fruta en su estado normal.

6. Tomates

En comparación con el resto de alimentos que hemos mencionado, el caso de los tomates es especial porque los potenciales perjuicios de comer esta fruta en el desayuno se aplican únicamente a las personas que tienen problemas de acidez estomacal como úlceras o la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Ingerir tomates puede empeorar los síntomas de las personas que sufren trastornos de esta clase porque aumentan la acidez estomacal, sobre todo con el estómago vacío. Estos efectos negativos se vuelven menos intensos cuanto más madura está la fruta.

Comentarios
Adela Avelina Medina de Auza
Estoy agradecida por los consejos alimenticios para cambiar nuestro consumo y mejorar la salud de nuestrosvseres queridos y amigos. Gracias