Apio: recetas y propiedades del apio

Os contamos cómo incorporar el apio en nuestra dieta y recetas para disfrutar de esta hortaliza.
Descubrimos las propiedades del apio más saludables para nuestro organismo. 

 

El apio es un vegetal que posee una gran cantidad de vitaminas minerales y sustancias con acción antioxidante muy beneficiosas para la salud. Además es muy poco calórico, lo que lo convierte en una verdura indispensable en nuestra dieta sana y equilibrada.

Para poder incorporarlo a nuestro menú semanal, os explicamos las principales propiedades del apio, algunas recetas con apio, cómo cocinarlo y qué maneras hay de consumirlo.

¿Cuáles son las propiedades del apio?

Esta hortaliza es bien conocida por ser baja en calorías, pero sus beneficios para la salud van más allá del uso como alimento dietético. Contiene fitonutrientes, vitaminas y minerales útiles. Se  puede consumir apio crudo añadiendolo en bocadillos, así como un vegetal que se incorpora en platos cocinados, salteados y ensaladas.

A diferencia de algunas verduras, el apio conserva la mayoría de sus nutrientes, incluso si se cuece al vapor. Un estudio comparó es vegetal que había sido cocido al vapor, hervido y escaldado y descubrió que 10 minutos de cocción al vapor permitían a la verdura mantener entre el 83 y el 99% de sus antioxidantes.

Por otro lado, la ebullición y el escaldado provocaron una pérdida de antioxidantes del 38 al 41 por ciento. Así que para poder beneficiarse de todas las vitaminas y minerales del apio se recomienda cocinarlo al vapor o consumirlo crudo.

El apio se debe consumir dentro de los siete días de que lo hayamos comprado, así como el resto de verduras. Después de cinco a siete días, desaparecen cantidades significativas de antioxidantes en esta hortaliza. Además, los flavonoides más saludables se conservan más en el vegetal recién cortado, que el que se corta y se almacena.

El apio es una verdura con múltiples propiedades y beneficios. 

 

¿Cómo se puede comer esta hortaliza?

Este vegetal lo podemos encontrar fácilmente en cualquier supermercado. Tenemos que elegir el que presente color verde, sin decoloración, con hojas frescas y crujientes. Para conservarlo óptimo para su consumo tenemos que guardarlo en la nevera y consumirlo entre 5 y 7 días. No lo podemos congelar.

Para uso culinario, se suele utilizar en sopas y ensaladas, o como guarnición de determinados platos. Además, es popular consumirlo crudo como bocadillo, ya que hincha bastante y es muy bajo en calorías.

Si alguna vez te has preguntado cómo comer apio crudo, te aconsejamos que agregues algunas hojas picadas a la verdura, a la carne o a las ensaladas de frutas con frutos secos. También puedes añadirlas en sopas y salsas, ya que le aportan un rico sabor.

Para poder utilizar el apio en recetas, tenemos que saber cocinarlo. Es importante que los tallos se corten lejos de la base, que se laven bien y que los piquemos si queremos consumirlo crudo. Una vez lo tenemos lavado y picado lo podemos servir con queso, en ensaladas, en bocadillos, para condimentar rellenos, en sopas, en salsas y en guisos.

Los tallos jóvenes enteros se pueden cocer al vapor o hervir. Este vegetal es una verdura de invierno muy útil que, en una estación en que las hierbas frescas son escasas, también se puede utilizar para adornar y condimentar platos.

4 recetas con apio

No debemos menospreciar el apio, pues es una hortaliza que aunque muchas personas solo lo utilicen para sopas, podemos hacer muchas recetas con él. Para que os inspiréis e incorporéis a vuestra dieta esta verdura, os presentamos unas recetas de apio que os harán disfrutar él.

1. Zumo de apio

Para prepararnos un zumo de apio necesitamos 1 hoja de col kale, 1 manojo pequeño de espinacas, medio plátano, media manzana, 1 rama de apio, 1 cucharadita de semillas de lino, 1 vaso de agua.

Ponemos todos los ingredientes en una batidora y batimos hasta que todos los ingredientes se hayan mezclado perfectamente. Si vemos que el batido ha quedado demasiado espeso podemos añadir más agua.

El zumo de apio es una receta con apio fácil y rápida de elaborar.

2. Crema de apio

La crema de apio puede que sea una de las recetas más conocidas con este vegetal. Para elaborar la crema vamos a necesitar  250 g de apio, 1 cebolla, 1 diente de ajo, 1 patata, pimienta blanca, mantequilla, sal y aceite de oliva.

Picamos el ajo, el apio y la cebolla y lo pochamos todo en una cazuela con aceite y un poco de mantequilla. Pelamos y cortamos la patata a dados y la añadimos a la cazuela con el resto de ingredientes. Le damos un par de vueltas y añadimos caldo de verduras o agua. Dejamos que se cuezan todos los ingredientes durante 15 minutos. Una vez esté la patata cocida, pasamos todos los ingredientes por la batidora.

3. Sopa de apio

Esta receta de sopa de apio es ideal para entrar en calor los meses de invierno. Para la receta necesitamos: 1 cebolla, 4 tallos de apio, cominos molidos, aceite y sal.

Cortamos la cebolla en juliana y el apio y rodajas finas. Ponemos aceite en la cacerola y añadimos el comino y las verduras. Añadimos el agua y lo cocemos todo durante 10 minutos. Cuando haya pasado el tiempo lo trituramos todo y servimos con hojas frescas de esta hortaliza.

4. Ensalada de apio

Esta ensalada se suele consumir durante los meses de primavera y verano, y es una opción perfecta para refrescarnos. Para prepararla necesitamos: 2 manzanas, 2 ramas de apio, 100 g de nueces, 200 g de queso fresco, 100 g de uvas pasas, 300 g de escarola, 1 yogur, 1 pepino, hierbabuena, sal, zumo de limón y aceite de oliva.

Para elaborar la salsa de yogur, pelamos y trituramos el pepino y lo juntamos con el zumo de limón y la sal. Añadimos el yogur, aceite de oliva y un puñado de hierbabuena picada. Batimos con la varilla hasta que consigamos una textura suave. Reservamos en la nevera.

Laminamos las manzanas sin pelarlas y cortamos el queso en cubos. Colocamos las hojas de escarola en un plato e incorporamos las láminas de manzana, los dados de queso, los frutos secos y el apio picado. Aliñamos la ensalada con la salsa de yogur y pepino.

Comentarios