Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Cúrcuma (Turmeric): 15 beneficios y propiedades medicinales

A la cúrcuma o turmeric se le atribuyen muchos beneficios y propiedades curativas. Descubre cómo tomarla y para qué sirve.

La cúrcuma en polvo es la forma más típica de tomar esta planta medicinal.

A pesar de que es conocida sobre todo por su uso como especia en la cocina tradicional asiática, la cúrcuma es usada en la medicina natural por las propiedades y beneficios para nuestra salud que se le atribuyen; por ejemplo, se dice que es un antiinflamatorio natural o que resulta útil para perder peso.

En los últimos años la investigación científica en torno a la cúrcuma se ha intensificado pero aún podemos decir que está dando sus primeros pasos. En este texto analizamos esta planta y las propiedades medicinales que podrían asociarse con su consumo.

¿Qué es la cúrcuma? ¿Para qué sirve?

La Curcuma longa es una planta de la familia de las zingiberáceas, a la que también pertenecen el jengibre y el cardamomo. El extracto de la raíz (o rizoma) de cúrcuma se utiliza tanto para la gastronomía como para la medicina natural.

Otros nombres para referirse a la cúrcuma son “palillo”, “azafrán cimarrón”, “jengibrillo”, “oro indio” y “yuquilla”. En inglés es conocida como “turmeric”.

“Kurkum” significa “azafrán” en el idioma árabe clásico. Este nombre se debe a que, como el azafrán, esta especia tiene un color amarillo intenso y se usa frecuentemente como colorante y condimento para comidas como el arroz, la carne, las salsas o las sopas. Además es un componente habitual del curry.

Es típico tomar té de cúrcuma preparado a partir de polvo de la raíz de la Curcuma longa, si bien en los últimos años se ha empezado a comercializar el extracto en forma de cápsulas.

Debido a sus supuestas propiedades curativas, la cúrcuma ha sido empleada desde la antigüedad en el sur de Asia, de donde es originaria la planta. Tanto la medicina Ayurveda de la India como la medicina tradicional china utilizan la cúrcuma en numerosos remedios naturales.

Beneficios y propiedades curativas de la curcumina

Algunas investigaciones científicas sugieren que la cúrcuma tiene diversas propiedades curativas; no obstante, es importante tener en cuenta que buena parte de los estudios realizados son considerados un fraude por otros expertos.

En muchos casos estos potenciales beneficios han sido atribuidos a la curcumina, es un tipo de polifenol presente en la cúrcuma de manera específica, pero esto tampoco parece estar claro.

1. Ayuda a adelgazar

Las investigaciones parecen indicar que, si se usa como condimento de forma habitual, la cúrcuma contribuye a bajar de peso porque inhibe el crecimiento del tejido graso y dificulta la lipogénesis, es decir, la conversión de azúcares en ácidos grasos.

La evidencia científica en cuanto a las propiedades adelgazantes de la cúrcuma todavía es poco sólida. El motivo es que en los estudios que se han realizado se da la curcumina como "extracto" por lo que sí que se ven estos beneficios. Sin embargo, al consumir cúrcuma no absorbemos la misma cantidad, perdiendo una gran biodisponibilidad.

2. Embellece la piel

Entre las propiedades positivas para la piel que se atribuyen a la cúrcuma se encuentran la reducción de las arrugas y de la inflamación de la cara, la mejora de la piel grasa, la inhibición del crecimiento del vello facial, la prevención del acné producido por bacterias y virus, la exfoliación de la piel y la eliminación de la caspa.

En el mismo sentido, la pomada de cúrcuma aplicada en la piel tiene efectos curativos de infecciones causadas por hongos, por ejemplo, el pie de atleta.

3. Alivia los problemas digestivos

La cúrcuma ayuda a digerir y reduce síntomas estomacales e intestinales derivados de digestiones pesadas y de la inflamación, en especial de alimentos ricos en grasas, aliviando así los gases, la hinchazón o la acidez.

También es útil para tratar trastornos digestivos como el síndrome de intestino irritable y la dispepsia, consistente en malestar en la zona superior del vientre después de las comidas; el estómago de las personas con dispepsia no se relaja cuando recibe el alimento, como sería lo normal.

Relacionado con esto, a la cúrcuma se le atribuye el alivio de mareos o náuseas, por ejemplo los que pueden experimentarse al momento de hacer un viaje en automóvil o en tren.

4. Previene la reaparición de colitis ulcerosa

Estudios con personas diagnosticadas de colitis ulcerosa parecen mostrar que el consumo de cúrcuma reduce el riesgo de reaparición de los síntomas después de la remisión.

Sin embargo otros estudios afirman que la cúrcuma no es beneficiosa para las úlceras de estómago, ya que incrementa el ácido estomacal y puede agravar los síntomas existentes.

5. Reduce el dolor por artritis

Si bien se ha sugerido que las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma pueden aliviar los síntomas dolorosos de la osteoartritis, la artritis reumatoide y problemas similares como el síndrome del túnel carpiano, los estudios al respecto no son del todo concluyentes.

6. Mejora la función del sistema inmunitario

Lo cúrcuma incrementa la eficacia de nuestras defensas a nivel general; describimos algunas consecuencias de este beneficio en los siguientes puntos. Según estudios con animales podría ayudar a curar infecciones de virus y bacterias, pero este efecto aún no se ha estudiado en personas.

El té de cúrcuma se prepara con la raíz de Curcuma longa en polvo.

7. Protege el corazón

Algunos estudios con animales indican que la cúrcuma puede prevenir la formación de placas de colesterol y de coágulos de sangre, ayudando así a tratar la aterosclerosis y otros problemas circulatorios.

Este efecto protector contra problemas cardiovasculares se ha atribuido a la reducción de la muerte de células gracias a sus propiedades antioxidantes que reducen el estrés oxidativo de las células. No obstante, cuando esta propiedad se ha investigado en humanos no se ha podido probar la hipótesis.

8. Ayuda a prevenir el cáncer

Las propiedades antioxidantes de la curcumina y otros componentes de la cúrcuma protegen las células, lo cual se ha relacionado en ocasiones con un riesgo reducido de algunos tipos de cáncer, en particular de mama, próstata, colon, duodeno y piel.

En cuanto al tratamiento del cáncer, este efecto no sustituiría en ningún caso a la terapia farmacológica sino que, en todo caso, podría usarse como complemento. Asimismo la cúrcuma podría ser eficaz en aliviar los efectos adversos de los medicamentos para el cáncer y de la quimioterapia, como las náuseas y los vómitos.

9. Previene enfermedades neurodegenerativas

Las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de la cúrcuma podrían ser beneficiosas para prevenir y reducir los síntomas de enfermedades como la de Parkinson, la demencia de Alzheimer y la esclerosis múltiple.

10. Es beneficiosa para el hígado

Las propiedades medicinales de la curcumina se relacionan con la protección de enfermedades hepáticas. Entre estas se encuentran el hígado graso, la hepatitis, la cirrosis o los problemas de la vesícula biliar. No obstante, todavía faltan evidencias claras de esto, sobre todo en humanos.

11. Mejora la respiración

La cúrcuma expande los vasos sanguíneos, por lo que ha sido utilizada por la medicina Ayurveda para tratar problemas respiratorios como alergias, asma y bronquitis, así como el resfriado y la tos.

12. Es un antidepresivo natural

Aunque no está claro de qué modo tiene lugar este efecto, estudios con ratones muestran que la cúrcuma regula los niveles de neurotransmisores implicados en la depresión (serotonina, noradrenalina y dopamina).

Esta propiedad es muy similar a la de los fármacos antidepresivos e incluso se ha sugerido que la cúrcuma puede ser más útil que algunos de ellos, si bien los datos disponibles actualmente no permiten confirmarlo.

13. Regula el ciclo menstrual

Se atribuyen a la cúrcuma diversas propiedades curativas relacionadas con la menstruación. Además de ayudar a normalizar los ciclos irregulares y el nivel de hormonas, aumenta el flujo y reduce el dolor, como el que se produce en el síndrome premenstrual.

14. Es un antiinflamatorio natural

La cúrcuma también es conocida como un antiinflamatorio natural. Este efecto se atribuye tanto a su ingesta como a su aplicación externa en forma de pomada, siendo esta última la más inmediata.

Este efecto se atribuye a la acción inhibitoria de la curcumina sobre distintas moléculas implicadas en los procesos inflamatorios. Dicho de otro modo, la curcumina actúa contrarrestando la actividad de las moléculas que generan la inflamación.

15. Actúa como antioxidante

Tal como ocurre con otras plantas medicinales y muchos alimentos de la dieta básica, a la cúrcuma se le atribuyen propiedades antioxidantes. Tradicionalmente se ha utilizado como un remedio para retardar la oxidación de las moléculas.

Esto tiene efectos importantes para la salud, ya que el estrés oxidativo es uno de los principales mecanismos de producción de enfermedades en los seres humanos; y también es uno de los mecanismos principales en el envejecimiento.

Por lo mismo, es a partir de la propiedad antioxidante de la cúrcuma que se desprenden muchos de los beneficios atribuidos para la salud.

La infusión de cúrcuma es una de las maneras más tradicionales de consumirla.

¿Cómo tomar cúrcuma?

El té de cúrcuma es la forma más popular de tomarla, más allá de las recetas que la contienen. En estos casos la cúrcuma en polvo se utiliza como ingrediente para preparar una infusión y se puede combinar con jengibre o con otros ingredientes.

Algunas personas consumen este “remedio curativo” en forma de cápsula. A excepción de ciertos lugares no se trata de un modo de administración demasiado común, no obstante, es cada vez más frecuente. Además, la cúrcuma puede consumirse en extracto, jarabe, polvo o aceite.

Por otra parte existen numerosas recetas con cúrcuma como ingrediente clave, por ejemplo ciertas salsas. Además, como hemos dicho, la cúrcuma es una de las especias principales del curry, y en los últimos años también se han vuelto muy popular el cúrcuma latte y otras preparaciones.

Dosis general (cúrcuma fresca y seca)

En cuanto a las dosis, algunos naturópatas sugieren tomar entre 250 y 500 miligramos al día de cúrcuma fresca, de preferencia entre las comidas. Por otro lado, si se consume seca la dosis recomendada es de 10 a 50 gramos diarias.

Pomada de cúrcuma

Específicamente cuando se utiliza como antiinflamatorio natural, la cúrcuma puede aplicarse de manera externa (en la zona inflamada) mezclando dos partes de la planta con una parte de sal.

Para ello puede usarse también cúrcuma en polvo sola o combinada con una cucharadita de agua hasta obtener una consistencia cremosa, equivalente a una pomada casera de cúrcuma.

Además, las pomadas podemos encontrarlas en establecimientos naturistas. En este caso la cúrcuma suele estar mezclada con distintos ingredientes para favorecer el efecto antiinflamatorio. Una presentación similar que podemos encontrar en el mercado es el aceite de cúrcuma.

Polvo de cúrcuma

La cúrcuma también puede tomarse en polvo. Debido a que se trata microesferas fáciles de ingerir, esta presentación es útil como condimento y también se usa como remedio casero para algunas afecciones.

Por ejemplo, una cucharadita de polvo de cúrcuma con agua también tres veces al día puede ayudar a aliviar malestares estomacales, y consigue un efecto similar a tomar media taza de infusión tres veces al día.

Cápsulas de cúrcuma

Actualmente la cúrcuma puede consumirse de muchas maneras. No solo en infusiones o pomadas sino en cápsulas que concentran la curcumina y hacen que obtengamos dosis más altas de esta planta.

Existen muchas marcas de cápsulas de cúrcuma, aunque no se venden en todos los países. Algunas de las más populares son Curcumin & Vitamin D3, Arkoparha Curcuma y Solgar Tumeric Curcuma. El precio de cada una varía entre los 15€ y los 30€.

Jarabe de cúrcuma

También podemos encontrar la cúrcuma en la presentación de extracto o jarabe. Este puede ser útil para conseguir los beneficios que ya describimos antes. Tiene la ventaja de que nos permite absorber con facilidad los principios activos de la planta.

Por ejemplo, podemos preparar un jarabe casero con curcuma y jengibre, lo que podría ayudarnos a aliviar síntomas leves del resfriado común. Se trata simplemente de mezclar la cúrcuma (en polvo o la planta fresca) con zumo de limón y un poco de jengibre. Dejar reposar la mezcla unos minutos y después tomar.

¿Tiene contraindicaciones?

Otra de las razones por las que la cúrcuma es famosa es que prácticamente no tiene contraindicaciones. Al menos parece tener menos contraindicaciones que otras sustancias con efectos similares. 

Por ejemplo, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Desde luego, la cúrcuma tampoco tiene un efecto tan inmediato como dichos fármacos. 

Es importante mencionar que, a pesar de ser conocida como una planta con pocas o nulas contraindicaciones, los efectos adversos provocados por el consumo de cúrcuma no han sido suficientemente investigados.

Es decir que no tenemos datos suficientes como para asegurar que un consumo prolongado y excesivo de esta planta esté libre de efectos adversos. Por lo mismo es siempre recomendable consumirla con moderación.

Así mismo es necesario tomar precauciones cuando la consumimos en una presentación que ha sido mezclada con otros ingredientes, ya que estos últimos podrían tener sus propios efectos secundarios o contraindicaciones.

Dicho esto cerraremos este artículo con un un video que explica cómo tomar cúrcuma en 7 formas distintas, así como los principales beneficios de esta planta.

 

 

Versión en inglés en HealthyWayMag: Turmeric: Benefits, Uses And Recipes.

Referencias bibliográficas:

  • Chainani-Wu, N. (2004). Safety and anti-inflamatory activity of curcumin: a component of tumeric (curcula longa). The Journal of Alternative and Complementary Medicine, 9(1): http://doi.org/10.1089/107555303321223035

  • Chevalier, A. (1996). Enciclopedia de plantas medicinales. Acento Editorial: London.

  • Delecroix, J-M. (2012). Los 170 alimentos que cuidan de ti. Editorial Amat: Barcelona.

  • Duke, J.A. (1998). La farmacia natural. Rodale: USA.

  • Yates, E. (2016). Soluciones antiaging. Redbook ediciones: Barcelona.

Comentarios