Chorizo vegano: qué es y cómo hacer chorizo vegano casero

Descubrimos qué es el chorizo vegano y cómo elaborarlo en casa con una sencilla receta.
El chorizo vegano se puede elaborar con calabaza, con tofu o con soja mezclados con especias.

 

En los últimos años se han popularizado aquello alimentos que, si bien no son de origen animal, intentan imitar el sabor de algunos de estos. Algunos ejemplos son el queso vegano o el ya muy conocido Calabizo, un chorizo vegano elaborado a partir de calabaza, que se produce en Galicia y que no tiene nada que envidiar a la versión tradicional.

Sin embargo existen varias recetas para elaborar chorizo vegano casero y disfrutar así de este embutido en su versión vegetariana. A continuación os contamos los diferentes clases que hay y las recetas para que lo podáis hacer vosotros en casa con pocos ingredientes.

Embutidos veganos: ¿con qué se elaboran?

Una manera de comer embutido de manera libre de animales y sin nada de carne es con el embutido vegano. Normalmente suelen estar elaborados de soja y otros ingredientes que reproducen la textura de la carne, como la calabaza en el caso del chorizo. Algunos pueden llevar clara de huevo, lo que los convierte en un producto no apto para veganos, pero si para vegetarianos.

En el supermercado y en tiendas de alimentación especializada cada vez encontramos una oferta más extensa de embutidos veganos, como salchichón, chopped, mortadela, salami, etc. Suelen estar hechos a partir de legumbres como la soja o las alubias. Además, también suelen incorporar arroz o, como hemos comentado antes, clara de huevo. Esta se suele utilizar para la elaboración de jamón york vegano o productos similares.

En otros casos, aunque menos habituales, se añaden también verduras como la berenjena o la calabaza. No obstante, en estos productos hay que incorporarles otro tipo de ingredientes para conseguir una consistencia más homogénea o compacta. Para ello, se suelen ayudar del agar agar, que proporciona la textura deseada. Este ingrediente se suele emplear bastante para los quesos veganos, para conseguir que sean más consistentes y firmes.

Sin embargo, los ingredientes más importantes para la elaboración de embutido vegano son las especias. Estas son esenciales para poder hacer un símil de embutido tradicional y que su sabor sea casi el mismo. Algunas de las más utilizadas son la pimienta, el pimentón, el ajo y las hierbas provenzales.

¿Qué es el Calabizo?

El Calabizo es un chorizo vegano elaborado a base de calabaza que se produce en España. La idea de este embutido vegano nació de la receta de un producto tradicional de la zona de Ourense, un fiambre que se elabora con calabaza y carne.

La fabricación del Calabizo se realiza de manera tradicional y siguiendo la receta original pero excluyendo los ingredientes de origen animal, como el magro y la grasa de cerdo.  Estos son sustituidos por más calabaza, aceite de oliva virgen extra y otros ingredientes.

Esta fantástica iniciativa nació de un grupo de mujeres de Galicia, movidas por la alimentación saludable y el cuidado del medio ambiente.

Podemos encontrar dos tipos de Calabizo, uno vegetariano y el otro vegano. Cada uno de ellos presenta dos variantes, la tradicional y la picante. La única diferencia entre el vegano y el vegetariano se encuentra en la tripa (la fina envoltura), que en el caso del chorizo vegano está elaborado a base de celulosa y es 100% vegetal.

La popularidad de este chorizo de calabaza radica en su sabor y textura, ya que se asemeja y recuerda mucho al embutido tradicional de origen animal, algo que hasta ahora no se había conseguido tan fielmente.

Este producto tiene un aspecto muy similar al original y su olor también nos lo recuerda. Aunque su textura no es 100% igual, es el que más parecido presenta en el mercado.

El Calabizo es ideal para comerlo en crudo acompañado con pan o para cocinar recetas. Podemos usarlo para incluirlo en platos de pasta, en tapas, para un potaje de legumbres o salteado a la plancha o en la sartén.

El Calabizo es un chorizo vegano elaborado con calabaza.

Receta de chorizo vegano

Existen diversas recetas de chorizo vegano, sin embargo las más populares son las que elaboran este embutido con tofu o soja. A continuación, os contamos cómo podéis hacer chorizo casero con estos dos ingredientes:

1. Chorizo vegano de tofu

El chorizo vegano de tofu es una buena alternativa vegana al chorizo tradicional, además de ser bajo en en grasa y alto en proteína.

Para elaborarlos necesitamos: 275 g de tofu, 125 ml de vino blanco, 2 cucharadas de pimentón dulce, 1 cucharada de tamari o salsa de soja, 1 cucharada de ajo en polvo, media cucharadita de pimienta negra molida y media cucharadita de sal.

Primero troceamos el tofu y lo desmigamos ayudándonos de un tenedor para que así tenga una textura similar a un huevo revuelto. Seguidamente, en la sartén lo salteamos con un poquito de aceite o un poco de agua a fuego medio-alto durante aproximadamente 5 minutos o hasta que se empiece a dorar. Tenemos que remover de vez en cuando para que no se pegue.

Añadimos el resto de ingredientes de la receta y salteamos y removemos durante unos 5 ó 10 minutos, hasta que el tofu esté listo. Si no queremos añadir el vino a la preparación, podemos eliminarlo, simplemente el tiempo de cocción se reducirá.

Ya tenemos listo el chorizo de tofu. Lo podemos consumir inmediatamente y guardarlo en la nevera dentro de un recipiente durante unos 4 ó 5 días. También podemos congelarlo.

Podemos utilizarlo para acompañar revueltos, arroz, patatas, tacos y en recetas en las que se utiliza el chorizo tradicional.

Como apunte, podemos sustituir la salsa de soja por sal y añadir las especias y hierbas aromáticas que más nos gusten.

El sabor del chorizo vegano se consigue gracias a la mezcla de especias.

2. Chorizo vegano de soja

Otra de las opciones más utilizadas para preparar este embutido vegano es utilizando soja y añadiendo especias.

Para esta receta necesitamos: 40 g de soja texturizada fina, 150 ml de agua, 4 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas de harina de trigo, 2 cucharadas de pan rallado, 1 cucharadita de cebolla en polvo, 1 cucharadita de ajo en polvo, 1 cucharadita de orégano seco, 1 cucharadita de sal, 4 cucharadita de pimentón (1 o 2 pueden ser de pimentón picante) y 2 cucharadas de salsa de soja líquida

Primero debemos mezclar en un bol la soja junto con la cebolla, el ajo, el orégano, la sal, y el pimentón. También añadimos el agua previamente calentada, para que así la soja se hidrate más rápido.

Pasados unos minutos, incorporamos la harina, el pan rallado, la salsa de soja y el aceite. Mezclamos todos los ingredientes hasta que consigamos que quede una masa pegajosa y densa pero lo suficiente para que podamos manipularla con las manos. Si ha quedado demasiado viscosa, podemos añadirle más harina.

Separamos la masa en dos mitades y la enrollamos en un papel de film, dándole forma y grosor similar a un chorizo. Nos aseguramos de cerrar bien los extremos como si fuera un caramelo y lo sellamos con dos gomas elásticas. Es importante no apretar al máximo, ya que si no reventaría durante la cocción

Lo hervimos durante al menos 30 minutos. Lo dejamos enfriar y después lo desenrollamos. Ya estará listo para consumir como más nos guste. Una vez está cocido lo podemos congelar.

Comentarios