Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Coca-Cola: ingredientes, relación con enfermedades y controversias

El refresco más vendido en todo el mundo se asocia a la obesidad, la diabetes o la hipertensión.

 

En el año 1886 el ex-coronel confederado John Pemberton empezó a vender Coca-Cola en la ciudad de Atlanta, en Estados Unidos, como una supuesta medicina que debía servir para curar el dolor de cabeza, la indigestión, la impotencia e incluso la adicción a la morfina gracias al agua carbonatada que contenía, a la que se atribuían efectos beneficiosos.

Más de un siglo después, la Coca-Cola es el refresco con azúcar más popular en todo el mundo pero se encuentra envuelta en la polémica desde sus inicios -y no sólo a causa de su alto contenido en azúcares añadidos y calorías, que promueven muchas enfermedades, sino también por cuestiones empresariales y morales.

Coca-Cola: ingredientes y composición

La Coca-Cola contiene una gran cantidad de sacarosa o de fructosa, de sales refinadas y de cafeína (que tiene efectos estimulantes a nivel fisiológico y psicológico y provoca dependencia). Esto ha sido asociado con la obesidad, con la hipertensión y con otros problemas de salud derivados de estos, como explicaremos de forma detallada más adelante.

Además de la cafeína y del azúcar (que según el país en que se fabrique puede provenir de la sacarosa o del jarabe de maíz rico en fructosa), los otros ingredientes son el agua carbonatada, el ácido fosfórico, que se relaciona con lesiones dentales, el colorante alimentario E-150d (conocido como “color caramelo”) y los saborizantes naturales.

De forma más específica, una lata de Coca-Cola de 355 ml (en Estados Unidos) contiene 38 gramos de azúcar, 50 mg de sodio y 140 calorías. La “fórmula de la Coca-Cola” ha sido considerada un misterio desde sus inicios y la empresa ha utilizado el secretismo en torno a esta como estrategia de marketing.

Problemas de salud asociados

La Coca-Cola contiene mucho azúcar y calorías, lo cual se asocia a problemas de salud de índole diversa. De hecho, consumir una lata de Coca-Cola al día haría que se sobrepasara ampliamente la cantidad máxima de azúcar recomendada por la Organización Mundial de la Salud.

Coca-Cola, Sprite y Red Bull son tres de los refrescos que más azúcares añadidos contienen. Las barritas de chocolate como las de las marcas Twix y Snickers o los cereales azucarados (Smacks, Choco Krispies o Frosties de Kellogg’s son ejemplos especialmente destacables) también son ricos en estos compuestos artificiales, mientras que la fruta es la opción más saludable para obtener cantidades equilibradas de azúcares naturales.

La relación causal del consumo de bebidas azucaradas con el sobrepeso y la obesidad es bien conocida. En este sentido, y de forma indirecta, la Coca-Cola ha sido relacionada con la diabetes mellitus tipo 2, que es mucho más probable en personas que llevan una dieta poco saludable y provoca problemas en el metabolismo, así como con la hipertensión arterial.

Según afirma la revista Medical News Today (Whiteman, 2015), 184 mil muertes anuales en todo el mundo se pueden atribuir al consumo de Coca-Cola y otras bebidas con un alto contenido en azúcar. También se habla con frecuencia de que los refrescos de este tipo provocan daños en los dientes, particularmente caries, cuando se consumen de forma muy regular.

Otras controversias y críticas

La empresa Coca-Cola ha recibido críticas muy duras y se ha visto envuelta en numerosas controversias desde poco después de su fundación. El acento se ha puesto tanto en los efectos de sus productos en el organismo humano como en otros aspectos, relacionados por ejemplo con impactos negativos en el medio ambiente o prácticas empresariales poco éticas.

Así, Coca-Cola ha recibido múltiples denuncias en India por la contaminación o la sobreexplotación del agua por parte de sus plantas, mientras que en Estados Unidos la compañía ha estado involucrada en procesos legales relacionados con la contaminación del aire. Greenpeace y el gobierno de Australia han criticado el uso de botellas de plástico.

La empresa también ha sido acusada de financiar y de llevar a cabo experimentos con animales; no obstante, Coca-Cola y Pepsi llegaron a un acuerdo con la organización animalista PETA según el cual dejarían de ejecutar este tipo de práctica con el objetivo de minimizar el daño a su imagen pública.

El historial social y económico de Coca-Cola tampoco está limpio. Podemos destacar la contribución de la empresa al apartheid en Sudáfrica durante muchas décadas, el presunto uso de escuadrones de la muerte contra líderes sindicalistas en Colombia, las recientes donaciones a organizaciones de extrema derecha en Israel o las acusaciones de discriminación racial a principios de este siglo. En cuanto a España, actualmente existe un conflicto importante entre los trabajadores de la embotelladora de Coca-Cola en Fuenlabrada (Madrid) y la empresa.

Referencias bibliográficas:

  • Goodman, B. (2007). Pepsi and Coke agree to stop financing research that uses animals. New York Times. Recuperado el 7 de marzo de 2018 de http://www.nytimes.com/2007/05/31/business/31testing-web.html?_r=1&

  • Whiteman, H. (2015). How Coca-Cola affects your body when you drink it. Medical News Today. Recuperado el 7 de marzo de 2018 de https://www.medicalnewstoday.com/articles/297600.php

Comentarios