Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

¿Cómo hacer salmorejo casero? Receta tradicional andaluza

El salmorejo es una receta andaluza a base de tomate. Descubre cómo hacer este delicioso plato.

 

 

El salmorejo es un plato estrella de la comida andaluza y una opción estupenda para degustar durante los meses de calor, ya que es refrescante y aporta energía. Este plato es todo un descubrimiento para los amantes de la cocina mediterránea y principalmente de las cremas frías.

En este artículo explicaremos cómo hacer salmorejo casero siguiendo una receta tradicional. Como veremos, se trata de un plato similar al gazpacho (también de origen andaluz y más conocido que el salmorejo), pero guarda algunas diferencias significativas con éste.

¿Qué es el salmorejo?

El salmorejo es una crema fría originaria de Andalucía de color rojizo o naranja claro. Su aspecto es parecido al del gazpacho pero su elaboración difiere del primero en algunos aspectos.

La consistencia habitual del salmorejo es la de un puré más homogéneo y denso que el gazpacho. Como éste, suele servirse frío y habitualmente durante los meses de verano en España.

Por su consistencia, el salmorejo es un plato que se acostumbra a servir como primero, aunque también puede comerse como acompañamiento de otros platos principales, ya estén hechos con carnes, pescados u otros.

La receta tradicional del salmorejo incluye tomate, pan, aceite de oliva, ajo y sal, si bien esta crema puede ser elaborada con infinidad de ingredientes. Así mismo, los elementos utilizados para acompañar el salmorejo también varían de una receta a otra.

El salmorejo es una salsa tradicional muy popular que tiene sus orígenes en un plato elaborado antiguamente por las clases más humildes de Andalucía por su aporte energético y por estar elaborado con pocos ingredientes, que además resultan bastante económicos -a excepción del aceite de oliva, que puede ser muy caro lejos del Mediterráneo.

Su influencia ha llegado a nuestros días y es por eso por lo que en la actualidad el salmorejo aún goza de mucha popularidad y es consumido en todos los estratos sociales.

¿Cómo hacer salmorejo? Receta casera

El salmorejo es un plato ideal para los meses de calor. Además de su característico sabor y de lo refrescante que resulta, sus ingredientes naturales aportan gran cantidad de nutrientes muy sanos para el organismo.

Saber hacer un buen salmorejo es una habilidad muy valorada en la cocina mediterránea, y servir esta deliciosa crema es además una excelente forma de sorprender a nuestros seres queridos.

A continuación resumiremos todos los pasos para hacer un excelente salmorejo casero según la receta tradicional.

1. Ingredientes

Los ingredientes para preparar nuestro salmorejo casero son los siguientes:

  • 350 gramos de pan con mucha miga

  • 1 diente de ajo

  • 10 cm3 de vinagre

  • Aceite de oliva

  • 1,5 kilos de tomate rojo

  • Sal

  • 200 gramos de jamón

  • 2 huevos

Conviene tener en cuenta que la cantidad de pan es orientativa y depende de si queremos que el salmorejo quede más o menos espeso. Además, podemos utilizar el jamón que más nos guste -teniendo en cuenta que cuanto mejor sea el jamón mejor será también el salmorejo resultante.

Por supuesto, las personas veganas y las vegetarianas pueden obviar los productos de origen animal o bien sustituirlos por otros productos aptos para estos estilos de alimentación.

La principal diferencia del salmorejo respecto al gazpacho es que el primero se elabora con miga de pan, lo que le confiere, como hemos indicado, más cuerpo, consistencia y homogeneidad.

Para acompañar este plato podemos utilizar todo tipo de ingredientes accesorios, como huevo duro, yema de huevo rallada, cebolla, jamón o pimiento.

2. Preparación

El primer paso para hacer el salmorejo casero es poner a cocer los huevos para que queden duros. Con el objetivo de que queden cocidos, deberemos mantenerlos en una cazuela con agua hirviendo durante 15-20 minutos. Si consideramos que deben estar más tiempo podemos dejarlos unos minutos más.

A continuación cortaremos el pan en rebanadas de 1 centímetro de grosor aproximadamente. Trocearemos las rebanadas ya cortadas a lo ancho y luego por la mitad, en forma de rectángulo. Colocaremos los trozos de pan en una olla grande y añadiremos el tomate cortado en trozos pequeños y pelado previamente.

El siguiente paso en la elaboración del salmorejo casero consiste en añadir el ajo pelado y cortado en trozos pequeños a la olla con el pan y el tomate. Con el fin de evitar que el salmorejo tenga un sabor demasiado fuerte quitaremos el corazón de los ajos. Para terminar añadiremos el vinagre y cuatro cucharadas de aceite de oliva.

3. La mezcla

Una vez tenemos todos los ingredientes en la cazuela, añadiremos una cucharada pequeña de sal y batiremos el contenido con una batidora, agregando aceite poco a poco mientras batimos. La cantidad total de aceite añadido para hacer el salmorejo casero son unos 400 mililitros, a los que añadiremos 100 mililitros de agua.

Para no perdernos con las cantidades, debemos tener claro que por cada kilo de tomate añadiremos 100 gramos de aceite de oliva de la mejor calidad que podamos encontrar.

4. Acompañamiento

Para la guarnición o acompañamiento cortaremos el jamón en dados y pelaremos los huevos duros, también en dados pequeños.

El resultado final será poner el salmorejo en una fuente grande y colocar el acompañamiento en un bol más pequeño para que los comensales puedan servirse al gusto.

Referencias bibliográficas:

  • Barrenechea, T.; Hirsheimer, C.; Koehler, J. (2005). The cuisines of Spain: exploring regional home cooking. New York, Ten Speed Press. Pag 67.

Comentarios