Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

7 consejos para no engordar esta Navidad

Estos trucos te serán útiles para prevenir los riesgos de las celebraciones familiares y laborales.

 

 

Parece casi inevitable ganar uno o dos kilos en Navidad, o al menos eso es lo que pensamos cada vez que se aproximan estas fechas en que la comidas familiares y las cenas de empresa están a la orden del día, pero no siempre tiene porqué ser así.

A continuación os vamos a mostrar algunos trucos y consejos para evitar engordar esta Navidad, que también pueden extrapolarse al resto del año de manera sencilla. El equilibrio entre ingestas, la atención a lo que comemos, las cenas ligeras y la coherencia en la dieta son solo algunos ejemplos de todo lo que podemos hacer para mantener la línea en fechas navideñas.

¿Cómo evitar ganar peso en Navidad?

Se acerca la Navidad y con ella, como es habitual, las comidas copiosas y las largas horas alrededor de la mesa frente a suculentos postres y caprichos realmente difíciles de obviar. Casi todo el mundo gana algún que otro kilo tras las fiestas navideñas, sin olvidar las cenas de empresa tan divertidas pero a la vez terribles para mantener la línea.

Pese a esto existe la posibilidad de no engordar en Navidad, siempre y cuando seamos conscientes de los que se nos viene por delante e ir contrarrestando comidas copiosas con cenas livianas, sin olvidar practicar algún tipo de ejercicio físico que ayude a quemar esas calorías y grasas extra que ingerimos a lo largo de las fiestas.

En el equilibrio se encuentra la clave

Tal y como sucede en la gran mayoría de aspectos de nuestra vida, “ni tanto ni tan poco” sería un lema perfecto para definir lo saludable con respecto a las comidas navideñas. Encontrar un equilibrio diario en el número de calorías que consumimos y ser conscientes de ello es clave para evitar ganar peso en navidad.

Realizar un planing en el que organizar cuáles son esas comidas en las que nos vamos a exceder y compensarlo con cenas o desayunos ligeros es de gran ayuda para no dejarnos llevar por la alegría del momento, para ser conscientes de todo aquello que estamos ingiriendo y para no caer en el error de comer por simple gula o aburrimiento.

7 consejos para no engordar esta Navidad

Existen infinidad de consejos que van a permitir mantener la línea en este complejo e intenso mes de celebraciones en las que gran parte de la atención se centra en la comida y en las largas sobremesas.

A continuación vamos a proporcionaros 7 trucos que os serán de ayuda para evitar ganar peso en Navidad -e incluso puede que os permitan perder algún kilo, si las acompañáis de ejercicio físico regular.  

1. Saciarse sí, hincharse no

Pese a que desde pequeños nos han inculcado la idea de que no podemos dejar nada en el plato, existen momentos o situaciones en las que nos vemos obligados a romper esa norma no escrita. Las comidas navideñas o las cenas de empresa son algunos ejemplos en los que dejar comida en el plato resulta más beneficioso que comerla.

Llegar a una sensación de saciedad adecuada, evitando el dolor de estómago, los empachos y la hinchazón es lo que se recomienda tanto para pasar un buena velada como para no comer más de lo que el cuerpo necesita y ganar kilos de manera innecesaria. Por esto, come hasta que te sientas lleno y no por el simple hecho de dejar el plato limpio.

2. Elige platos altos en proteínas

En la gran mayoría de compromisos sociales, tales como las cenas de empresa u otras celebraciones, existe la opción de elegir el menú que más nos agrade o nos convenga. En este punto es relevante escoger aquellos platos que contengan más proteínas, como los compuestos por pescados o carnes blancas acompañados de verduras.

Siempre que esté en nuestra mano debemos orientarnos hacia los platos poco calóricos ya que la sobremesa ya se encargará de aportarnos esos hidratos de carbono extra que podemos evitar durante la cena. Por ello, no escojáis alimentos como pastas o arroces si no queréis ganar peso.

3. Evita los postres muy elaborados

Como ya hemos comentado en el punto anterior, la elección del menú es una realidad que va a marcar la diferencia respecto al aporte calórico de la comida. Elegir postres como tartas, brownies, coulants o similares sólo va a aportarnos grasas y malestar digestivo y, pese a que puedan ser deliciosos, debemos cuidar nuestra salud y mantener un cierto equilibrio en nuestra dieta.

La elección de frutas, infusiones o sorbetes es la más adecuada para favorecer la digestión de la comida y evitar la desagradable sensación de pesadez que nos invade cuando comemos más de la cuenta, así como para evitar que esos postres se acumulen en nuestras caderas.

4. Escucha a tu cuerpo

Saber parar de comer cuando el cuerpo nos lo indica es un acto inteligente y beneficioso. Comer por comer es uno de los hábitos que más influyen a la hora de ganar peso. Un truco muy efectivo es comer un poquito de todo, no es necesario ingerir el plato al completo.

No devores en los entrantes y reserva hueco para el resto de platos: organizar mentalmente los platos del menú y elegir la cantidad que vamos a ingerir de cada uno es esencial.

5. Presta atención a lo que comes

Ser consciente del momento presente, pensar y sentir todo aquello que ingerimos, notar la textura y el sabor de los platos y disfrutar mientras todo eso sucede es relevante para detectar el momento en que la sensación de saciedad invade nuestro organismo.

Evita comer con el móvil cerca o con la televisión encendida y sé consciente de todo lo que consumes; desviar la atención hacia otros temas fomenta la sobreingesta de alimentos. Masticar lentamente y saborear cada uno de los ingredientes que conforman el plato puede ser de ayuda para no atiborrarnos a comer y ganar peso.

6. Bebe un vaso de agua antes de comer

Un truco que mucha gente incluye en su rutina diaria es el de tomar un vaso de agua antes de cada comida. Este vaso de agua va directo al estómago y sustituye el lugar que ocuparían alimentos ricos en calorías y grasas.

La sensación de saciedad será más rápida y pronunciada si llevas a cabo este acto antes de las comidas. Además, tu cuerpo agradecerá la hidratación extra.

7. Contrarresta: si comes fuerte, cena liviano

He aquí el punto clave para mantener la línea en Navidad sin necesidad de hacer grandes esfuerzos ni correr 10 kilómetros diarios: contrarresta las fuertes comidas con cenas livianas, y viceversa. La organización y la prevención son esenciales para mantener una dieta coherente y equilibrada.

El día antes de las festividades navideñas intenta comer verduras y carnes ligeras como el pollo o el pescado, evita la pasta y los platos copiosos como las lentejas, el potaje o la pizza. Toma mucho caldo, que es ideal para evitar la retención de líquidos a la vez que hace desaparecer el hambre.

Comentarios