Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Flores comestibles: nombres, tipos y dónde comprarlas

Conocemos los diferentes tipos y usos de las flores comestibles. Una de las últimas modas en gastronomía.
Las flores comestibles aportan un toque diferentes y especial a nuestras recetas.

 

Dado su creciente popularidad, las flores comestibles naturales son un elemento muy utilizado en países como México y España en grandes restaurantes. Existen diferentes tipos de flores que se utilizan de distintas maneras como para tartas, sopas, aceites o como dulces.

Para saber dónde comprar estas flores comestibles, cuáles son los tipos principales y en qué platos se recomiendan utilizar; te recomendamos leer este artículo. En él también revisaremos las precauciones a la hora de consumirlas y cómo se caracterizan cada una.

¿Qué son las flores comestibles?

Las flores comestibles son aquellos tipos que pueden ser ingeridas y degustadas sin ningún tipo de problema por el paladar humano. Normalmente para su posterior consumo se suelen secar, congelar o sumergir dentro de aceite para aliñar ensaladas o cualquier tipo de plato.

El poder aromatizante de sus pétalos mezclado con el líquido del vinagre o el aceite pueden combinar de una forma perfecta. Si estas flores se cristalizan con clara de huevo y azúcar son el accesorio perfecto para colocar en cualquier tarta de boda, cumpleaños o de aniversario.

Existen muchos tipos que pueden comerse, normalmente las de las verduras y las hortalizas como el ajo o los puerros. Asimismo, existen muchas hierbas las cuales sus flores pueden comerse también como el orégano, el romero, el cilantro o la menta. Sin embargo, las más llamativas son las decorativas por su aspecto colorido.

Precauciones y contraindicaciones

No obstante, hay que tener en cuenta que es importante conocer cuáles pueden comerse con seguridad ya que muchas flores son consideradas tóxicas. Otras en cambio, pueden ingerirse pero únicamente de forma posterior a una preparación determinada.

Asimismo, se pueden desarrollar reacciones alérgicas graves a este tipo de alimento, en especial si contienen polen y si no han sido tratadas de la forma correcta, es decir, por ejemplo no se han eliminado los pesticidas que contenían.

También existen flores como la Madhuca longifolia que no se recomienda su consumo de forma frecuente. Finalmente, no se recomienda para nada ingerir flores que estén en un estado dañado o que contengan insectos para procurar la salud de la persona que las consume.

Tipos y nombres de cada una

Existe un amplio abanico de flores comestibles que podemos incluir en nuestras recetas. Cada una de ellas nos aporta unas características y rasgos únicos a nuestros platos, por lo que resulta interesante conocerlas bien.

1. Albahaca (Ocimum basilicum)

La flor de esta planta tiene un sabor parecido a sus hojas. No obstante el toque que tienen las flores es mucho más suave y por eso suele acompañarse en ensaladas como complemento ideal. Sus colores blancos o lilas le dan un toque colorido muy bonito.

Más que una flor comestible, la albahaca es una planta muy utilizada en nuestros platos y bebidas.

2. Amapola (Papaver rhoeas)

Como ya se conoce, la amapola se caracteriza por su color rojizo. Es importante que sus flores se consuman antes de que se formen los capullos de las flores porque suelen adquirir toxicidad. Sus pétalos también se utilizan para aromatizar bebidas alcohólicas como el vino.

Otra de las flores que se pueden consumir son las amapolas.

3. Boca de dragón (Antirrhinum majus)

Esta flor es muy curiosa -no solo por su nombre. Tiene unos colores pasteles muy suaves y delicados que tienen a blanco, morado y amarillo. Estas características la hacen una decoración ideal en tartas y ensaladas. Su sabor suele ser suave pero en otras especies puede ser más fuerte.

La boca de dragón se caracteriza por sus bonitos colores. 

4. Capuchina (Tropaeolum majus)

Estas flores son unas de las más conocidas y vendidas en todo el mundo. Son totalmente comestibles y se utilizan normalmente en ensaladas. Tienen unos colores que varían entre el rojo, el naranja y el amarillo y su sabor es un poco picante. También pueden acompañar bien a legumbres, arroces o patatas.

Las flores comestibles, como la capuchina, son perfectas para ensaladas. 

 

5. Borraja (Borago officinalis)

La borraja es una de las flores comestibles más conocidas. Los pétalos azules intensos presentan un sabor parecido al pepino y se utilizan como aderezo en bocadillos, ensaladas o sopas.

La borraja es una de las flores comestibles con un aspecto más curioso. 

6. Clavel (Dianthus caryophyllus)

El color de esta flor suele ser diferente en función de la especie pero aún así el más característico es el rojo. Tiene un sabor muy aromático con diferentes tonalidades de pimienta, clavo y otro tipo de especias. Por ello es un condimento perfecto en ensaladas, macedonias o mantequillas.

Esta flor comestible es una de más utilizadas en la gastronomía. 

7. Jazmín (Jasminum officinale)

Esta flor comestible natural es de color blanco intenso y suele acompañar a platillos hechos con aves como pollo o pavo, así como a guisos con pescados. También se utiliza ampliamente en infusiones y en cubitos de hielo utilizados para cócteles más sofisticados.

El jazmín, otra de las flores comestibles más populares. 

8. Rosa (Rosa spp)

La rosa es la flor por excelencia. Su sabor es dulce y un poco picante. Se recomienda sobre todo su uso en pasteles, tartas, helados, mermeladas y ensaladas de frutas. Cuando se escarchan con azúcar constituyen un bocado exquisito.

Los pétalos de rosas suelen ser muy utilizados en la elaboración de mermeladas. 

9. Violeta (Viola odorata)

La violeta presenta notas dulces y perfumadas. Normalmente se suele consumir seca y se combina en tortillas junto a otras hortalizas. También se hacen mermeladas y caramelos con esta flor comestible.

Las violetas son unas flores comestibles que alegran el aspecto de cualquier plato. 

10. Geranio (Pelargonium spp)

Los colores de la flor del geranio son tan llamativos que son perfectos para decorar postres, pasteles y bebidas coloridas. Su sabor es entre cítrico y floral, ideal también para crear agua de flores.

Las flores comestibles pueden dar a nuestros platos y recetas un toque original e inesperado. 

¿En qué platos se pueden incluir?

Aunque muchas veces se desconozca, algunos capullos de flores se consumen ampliamente en nuestra gastronomía. Asimismo existen otros tipos que pueden usarse para preparar también ensaladas, sopas o platos en almíbar.

A continuación, veremos algunos platos que pueden prepararse con diferentes tipos de flores comestibles. Detallaremos también cuáles de ellas son las más indicadas para cada uno.

1. Pasteles y repostería

La violeta es una flor perfecta con un sabor un poco mentolado y perfumado que puede incluirse de forma seca o fresca en pasteles, helados o sorbetes. El clavel tiene un sabor parecido al clavo y suele utilizarse también en bollería. El hibiscus, la flor del geranio, o las rosas son otros ejemplos aconsejables.

2. Sopas y platos calientes

Los pétalos de por ejemplo el girasol se suelen cocer para eliminarles el sabor amargo y se utilizan en sopas. Asimismo las del calabacín y la calabaza pueden comerse fritas y rellenas para hacer quesadillas y sopas mexicanas.

3. Platos principales

Aunque muchas veces se desconoce, el brócoli, la alcachofa, la coliflor, la alcaparra o el cebollín son ejemplos de capullos de flores. Este tipo de alimentos se consumen hervidos, al horno, asados y pueden comerse perfectamente como plato único o como acompañamiento de otros platillos.

4. Acompañamiento de ensaladas

La albahaca, la camomila, la centáurea, la lila o el crisantemo son ejemplos de pétalos que pueden combinar perfectamente en cualquier ensalada, salsa o vinagreta. La margarita también puede utilizarse aunque al tener un sabor tan suave se utiliza normalmente más por su función decorativa.

5. Condimentos en platos

La caléndula por ejemplo es una flor con un toque picante y parecido al del azafrán que usada de forma fresca puede condimentar diferentes platos. Asimismo la centáurea, la flor de eneldo o la flor del romero son ejemplos parecidos a aderezos hechos con flores comestibles.

6. Tés e infusiones

La manzanilla, el saúco o el jazmín constituyen ejemplos perfectos de flores específicas para preparar infusiones y tés. Sus sabores fuertes y aromatizantes le proporcionan a las infusiones un toque característico.

¿Dónde comprar flores comestibles?

Aunque estas flores pueden plantar y cultivar fácilmente, estas flores pueden comprarse en cualquier herbolario o como no, por internet en páginas como las siguientes.

Ya que su uso en la cocina cada vez está más extendido y no solo por restaurantes de renombre, es importante conocer dónde pueden comprarse. Normalmente en cualquier supermercado. En Mercadona por ejemplo tienen disponibles algunas ensaladas de flores por un precio muy económico.

Existen también otro tipo de tiendas especializadas como Florestibles, Flores Frescas o Frutas Eloy que también ofrecen cualquier variedad que se te pueda ocurrir e incluso según la temporada que se escoja.

Amazon por su parte también ofrece cualquier variedad para diferentes tipos de platos así como kits de cultivos y germinación de flores comestibles. Algunos de estos productos son bastante asequibles.

En países como México también pueden encontrarse en tiendas como Flores Comestibles, donde también ofrecen incluso flores escarchadas con chile, un platillo innovador y a la vez bonito.

Comentarios