Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Frutos secos: características, nutrientes, beneficios y usos

Los frutos secos son uno de los tipos de alimentos más saludables y nutritivos que existen.

 

Los frutos secos son alimentos muy necesarios para llevar una dieta sana y equilibrada. La gran variedad de frutos secos que encontramos en la naturaleza favorece que podamos consumirlos de todo tipo, textura y sabor.

En este artículo describiremos las principales características de los frutos secos, sus usos, su aporte nutricional y los beneficios que aportan a nuestro organismo cuando los consumimos de manera habitual.

Características de los frutos secos

Se denomina “fruto seco” a aquel tipo de fruto cuyo contenido en agua es menor del 50% de su capacidad. En botánica se considera fruto seco a aquellos frutos cuya pared exterior se endurece durante el proceso de madurado, quedando la semilla alojada en el interior y sin ninguna unión física a la pared que lo contiene.

Existe una gran variedad de frutos secos en la naturaleza y es importante incorporarlos a nuestra dieta habitual por la cantidad de nutrientes que nos aportan, como veremos a continuación.

Los frutos secos pueden presentar diferentes características. Encontramos, por ejemplo, algunos más carnosos, otros más duros, o bien con más o menos contenido de grasa vegetal. La característica común a todos los frutos secos es la cáscara que los recubre en estado natural. Esta cáscara, así mismo, puede ser más o menos dura y resistente.

Los frutos secos son alimentos conocidos por el hombre desde hace milenios y desde antes del nacimiento de Cristo. Ya en la América precolombina encontramos registros sobre las cualidades del cacahuete, y existen también evidencias históricas de que los antiguos romanos consumían habitualmente nueces, pistachos y varios tipos más de frutos secos.

Usos de estos alimentos

De forma tradicional, los frutos secos han sido usados sobre todo con fines gastronómicos; no obstante, en algunas culturas también se han potenciado los beneficios medicinales de estos alimentos.

Existe una amplia variedad de usos gastronómicos dados a los frutos secos en una gran cantidad de países. Por ejemplo, en la región mediterráneo occidental los frutos secos se suelen servir a mediodía a modo de aperitivo o bien al final de la cena para favorecer la digestión.

Es común en todo el mundo elaborar ensaladas saludables con todo tipo de frutos secos de acompañamiento, entre los cuales podemos encontrar las pipas, los cacahuetes, los pistachos, las almendras, las nueces o los piñones.

Entre los usos medicinales de los frutos secos podemos encontrar la elaboración de aceites elaborados con frutos secos determinados para hacer masajes y aportar beneficios tanto a los músculos como a la piel.

Algunos de estos aceites naturales son el aceite de almendra, el de pistacho, el de nuez o el de cacahuete, que también pueden servir para fines gastronómicos.

Aporte nutricional en el organismo

Los frutos secos son uno de los tipos de alimentos más nutritivos que podemos encontrar. Su gran aporte nutricional, sumado a su nulo contenido en grasas, convierte a este grupo de alimentos en una opción perfecta para incluir en nuestra dieta diaria y obtener todos los nutrientes necesarios para el organismo.

La mayoría de frutos secos son ricos en nutrientes como las proteínas, los minerales, los carbohidratos, las grasas saturadas y las monoinsaturadas, los aminoácidos esenciales y el colesterol de alta densidad (HDL o “bueno”). Además de eso, cada fruto seco tiene sus características individuales y su aporte determinado en nutrientes.

Por ejemplo, las nueces -especialmente las de Brasil- son ricas en selenio y zinc; los pistachos aportan grasas naturales en mayor cantidad; las almendras aportan proteínas y también carbohidratos y las avellanas contienen muchas vitaminas y minerales.

Es habitual la recomendación de comer los frutos secos crudos antes que tostados o cocinados de cualquier modo, ya que los primeros mantienen intactas todas sus propiedades nutricionales mientras que si los procesamos pierden nutrientes con facilidad.

Beneficios para la salud

Está científicamente demostrado que consumir regularmente frutos secos tiene grandes beneficios para la salud. En general, los frutos secos reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, respiratorias, artritis, anemia, problemas intestinales, diabetes y determinados tipos de cáncer.

Además de eso, el contenido en calcio de los frutos secos favorece la buena salud de los huesos y músculos; las grasas vegetales que contienen ayudan a mejorar la circulación de la sangre y el contenido en minerales favorece la fertilidad.

Referencias bibliográficas:

  • Alasalvar, C.; Shahidi, F. Tree Nuts: Composition, Phytochemicals, and Health Effects (Nutraceutical Science and Technology). CRC. p. 143.

  • Aune, D.; Keum, N.; Giovannucci, E.; Fadnes, L.T.; Boffetta, P.; Greenwood, D.C.; Tonstad, S.; Vatten, L.J.; Riboli, E.; Norat, T. (2016). Nut consumption and risk of cardiovascular disease, total cancer, all-cause and cause-specific mortality: a systematic review and dose-response meta-analysis of prospective studies. BMC Medicine. 14(1): 207.

  • Black, M. H.; Halmer, P. (2006). The encyclopedia of seeds: science, technology and uses. Wallingford, UK: CABI. p. 228.

  • Kris-Etherton P.M.; Yu-Poth S.; Sabaté J.; Ratcliffe H.E.; Zhao G.; Etherton T.D. (1999). Nuts and their bioactive constituents: effects on serum lipids and other factors that affect disease risk. Am J Clin Nutr. 70 (3 Suppl): 504S–511S.

Comentarios