Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Nutrientes esenciales: ¿qué tipos hay y qué alimentos los contienen?

Descubre las funciones de los 6 principales tipos de nutriente y de qué alimentos puedes obtenerlos.

Los déficits nutricionales alteran el correcto funcionamiento del organismo, que sólo puede asegurarse si la dieta es variada y completa. En este sentido es muy importante procurar comer alimentos que nos proporcionen todos los nutrientes esenciales que necesitamos.

En este artículo explicaremos qué son los nutrientes esenciales, qué tipos hay y en qué alimentos encontramos cada uno de ellos. Además hablaremos de la diferencia entre los macronutrientes y los micronutrientes.

¿Qué son los nutrientes esenciales?

Los nutrientes esenciales son compuestos químicos que nuestro organismo necesita para funcionar pero que deben ser obtenidos de fuentes externas porque no los producimos en cantidades suficientes por nosotros mismos.

Estas sustancias son fundamentales para la salud y la prevención de enfermedades, así como para procesos tan importantes como el crecimiento y la reproducción.

Llevar una dieta completa y saludable es el factor que permite asegurar que nuestro cuerpo disponga de los niveles de nutrientes esenciales que necesita: distintos tipos de nutrientes se obtienen ingiriendo clases específicas de alimentos. Así, por ejemplo, las frutas y las verduras aseguran el aporte de vitaminas, pero suelen ser pobres en ácidos grasos.

Hay dos grandes grupos de nutrientes: los macronutrientes y los micronutrientes. Los primeros incluyen los carbohidratos, las grasas y las proteínas, que necesitamos en grandes cantidades.

Por contra, es suficiente con ingerir pequeñas cantidades de micronutrientes, es decir, vitaminas y minerales; en cualquier caso, todos ellos son básicos para el organismo.

Los 6 tipos de nutriente y en qué alimentos encontrarlos

Si sumamos los micronutrientes y los macronutrientes, podemos afirmar que existen 6 tipos de nutrientes esenciales: el agua, las proteínas, las vitaminas, los minerales, las grasas y los carbohidratos.

A continuación hablaremos de las propiedades y las funciones de cada uno de estos compuestos, así como de los alimentos de los que se obtienen.

1. Agua

Si tenemos en cuenta que aproximadamente el 60% del cuerpo humano está compuesto por agua, no resulta sorprendente que sea considerada un nutriente esencial. Esta sustancia líquida permite el transporte de otros nutrientes a las células a través de la sangre, la eliminación de toxinas y productos de desecho y el correcto funcionamiento del organismo en su conjunto.

Las frutas y las verduras contienen grandes cantidades de agua, por lo que comerlas hidrata el cuerpo. Los zumos y batidos naturales también son una gran opción para obtener este nutriente esencial.

2. Proteínas

Las proteínas son el nutriente que da estructura a todos los tipos de célula del organismo, lo cual permite la formación y el mantenimiento de los músculos, los huesos, la piel, el pelo o las uñas, pero también de los anticuerpos del sistema inmunitario o de las hormonas del endocrino. Por tanto, son esenciales en el crecimiento y en la salud en general.

La fuente de proteínas más habitual en la dieta tradicional son los productos cárnicos, particularmente la carne roja, el pescado azul, la leche y los huevos.

No obstante, tanto las personas veganas como las que no lo son también pueden obtener proteínas de legumbres como la soja, de los cereales integrales, de los frutos secos, de la quinoa y de otros vegetales. Se recomienda combinar estos alimentos para compensar sus déficits.

3. Vitaminas

El término “vitamina” hace referencia a un conjunto de micronutrientes que cumplen funciones variadas en el organismo de los animales y de los vegetales; de estos últimos proviene la mayoría de las vitaminas que absorbemos.

En este sentido, se recomienda incluir una gran variedad de verduras y de frutas en la dieta para obtener los 13 tipos de vitaminas esenciales.

4. Sales minerales

En la categoría de los minerales se incluyen compuestos como el hierro, implicado en la formación de glóbulos rojos y de hormonas, el calcio, fundamental para los huesos y para la transmisión nerviosa, o el zinc, que cumple roles importantes en las defensas del organismo.

Cada sal mineral se obtiene de fuentes alimentarias distintas. Así, por ejemplo, los lácteos, las legumbres y los frutos secos aportan calcio, mientras que el pescado y la sal yodada son buenas fuentes de yodo, y el fósforo se encuentra en los productos cárnicos y en las legumbres.

5. Hidratos de carbono

Los glúcidos, también llamados sacáridos, carbohidratos o hidratos de carbono, son nuestra principal fuente de energía a corto plazo. Cumplen un papel especialmente importante en el funcionamiento del sistema nervioso, y también tienen funciones estructurales e inmunitarias.

Las fuentes de hidratos de carbono más saludables son los cereales integrales, las legumbres, las verduras, las frutas y las patatas. La pasta también proporciona muchos glúcidos. Se recomienda evitar o limitar el consumo de carbohidratos refinados y con grandes cantidades de azúcar puesto que aceleran el envejecimiento de las células.

6. Grasas y ácidos grasos

Muchas personas creen que las grasas, que constituyen nuestra mayor reserva de energía a largo plazo, son perjudiciales y deben ser evitadas; sin embargo, esto no es así.

Es cierto que las grasas saturadas pueden dañar el organismo si se consumen en grandes cantidades, pero el pescado azul, los frutos secos y los aceites de oliva, girasol y soja contienen grasas saludables.

Comentarios
Vladimir
Hola
Patricia
Muy interesante la nota...gracias ...muchas gracias!!!!!