Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Miel de abeja: 11 propiedades y beneficios de este alimento

¿Qué es la miel? ¿Para qué sirve? ¿Cómo se produce? Todo lo que necesitas saber sobre este alimento.

La miel ha sido recolectada y utilizada como alimento desde hace al menos 5 mil años, como atestigua una pintura rupestre en las Cuevas de la Araña, en Valencia. Pero este producto no es sólo un endulzador: también se le atribuyen múltiples propiedades curativas.

En este artículo analizaremos las propiedades beneficiosas de la miel de abeja para la piel, el cabello, la dieta y para cuidar nuestra salud en general. Con este objetivo haremos una revisión de los datos aportados por la comunidad científica.

¿Qué es la miel?

La miel es producida por las abejas y otros insectos, generalmente a partir del néctar del que se alimentan. Dichas especies animales extraen el néctar de flores como el romero, el tomillo, el trébol, el eucalipto, el brezo, el ulmo o el castaño.

La miel de flores es el tipo más conocido pero además existe el mielato, también denominado “miel de mielada”, “de bosque” o “de rocío”. El mielato es igualmente producido por las abejas pero su origen no es el néctar sino las secreciones de insectos que se alimentan de savia, como el pulgón o la cochinilla.

Los componentes principales de la miel son el agua, la glucosa y la fructosa. También contiene calcio, hierro, vitaminas B, C y D y antioxidantes, entre otros nutrientes.

¿Cómo se produce?

Los apicultores obtienen la miel de los panales de abejas. Por lo general sólo se llevan los excedentes para no perturbar a las colonias de abejas que la han producido y se alimentan de ella. Actualmente China es el mayor productor de miel de abeja, llegando a representar casi un 30% de la producción mundial.

Los grupos de abejas regurgitan repetidamente el néctar del que se alimentan, digiriéndolo de forma parcial, y lo almacenan en panales. Después baten las alas para evaporar parte del agua, evitando que se fermente. Así producen la miel, un alimento muy duradero que podrán consumir en invierno, cuando les será más difícil acceder a las flores.

¿Para qué sirve?

Además de ser un gran complemento para endulzar postres, pan, té o mostaza, la miel puede tener muchas otras propiedades beneficiosas que quizá no conozcas. Si es de buena calidad puede mejorar nuestra alimentación pero también nuestra salud. Es por esto que recientemente se ha incrementado su uso como complemento en tratamientos médicos.

Diversos productos, no sólo alimentos, que son obtenidos de plantas son llamados “miel” o de un modo similar, como la miel de agave o maguey y la melaza de azúcar.

El hidromiel o aguamiel es una bebida alcohólica que se prepara a partir de una combinación fermentada de miel y agua. Era bebido por mayas, vikingos, celtas y romanos, entre otros, y se considera que es un antecedente de la cerveza.

Propiedades y beneficios de la miel

Los efectos beneficiosos de la miel para la salud dependen en gran medida de la variedad que se coma. A continuación describimos estas propiedades positivas para nuestro organismo.

1. Para la cara y la piel

La miel de abeja es utilizada frecuentemente para tratar el acné causado por bacterias ya que tiene un efecto antimicrobiano. También ayuda en casos de piel seca o labios agrietados.

Se pueden fabricar mascarillas de miel y avena para exfoliar y limpiar la piel de la cara. No se recomienda usar la mascarilla durante más de 20 o 30 minutos ya que puede ser muy difícil de quitar una vez se ha secado.

2. Para el cabello

Frecuentemente se usa la miel de abeja para hidratar el pelo y eliminar la caspa. También se le atribuyen propiedades que reducen la caída del cabello debido a sus efectos humedecedores.

En las mascarillas para el cuero cabelludo, suele combinarse con productos como la leche, el aloe vera, la avena o el limón.

3. Ayuda a adelgazar

Incluir la miel en la dieta puede ser beneficioso para regular los lípidos corporales; esto también tendría efectos positivos en el colesterol. No obstante, el efecto adelgazante se limitaría al consumo de cantidades pequeñas, ya que a niveles elevados puede engordar.

En este sentido, suele decirse que es sano consumir un vaso de agua con media cucharadita de miel y canela en ayunas, puesto que la miel reduce el colesterol "malo" y la canela quita el hambre. También hay quien aconseja eliminar de la dieta el azúcar refinado y reemplazarlo por miel de abeja, aunque en menores cantidades.

4. Reduce el colesterol y la presión sanguínea

Hay ciertas evidencias de que la miel de abeja reduce el colesterol “malo” (LDL) y aumenta el colesterol “bueno” (HDL). También puede regular la presión sanguínea. No obstante, otros expertos afirman que los síntomas de enfermedades del corazón pueden empeorar si se come mucha miel.

5. Alivia problemas intestinales y estreñimiento

El té con miel y canela o el zumo de limón con miel son beneficiosos en casos de indigestión, gastroenteritis, diarrea y dispepsia, un trastorno que ocasiona gases, ardor, náuseas y pesadez en la mitad superior del estómago después de las comidas.

Además la miel puede aliviar el estreñimiento ya que entre sus propiedades saludables se encuentra un leve efecto laxante.

6. Podría prevenir el cáncer

Algunos estudios sugieren que la miel de Tualang y la de Manuka pueden ayudar a prevenir el cáncer de mama, próstata, piel o vejiga. Tal efecto se debería a sus propiedades angiogénicas; esto quiere decir que estimula la producción de vasos sanguíneos, contribuyendo a la regeneración de tejidos.

Asimismo se ha propuesto que la miel de abeja es útil para aliviar los efectos secundarios de la quimioterapia y de la radioterapia, como las llagas bucales o la esofagitis (inflamación de la mucosa del esófago provocada por reflujo del líquido estomacal).

Por otra parte, la Sociedad Americana contra el Cáncer afirmó que no se ha demostrado de forma concluyente que los productos derivados de las abejas sean beneficiosos para prevenir o tratar el cáncer.

7. Cura heridas y quemaduras

Debido a sus propiedades antimicrobianas, en el mundo antiguo ya se utilizaba la miel de abeja para tratar quemaduras en la piel y enfermedades y heridas intestinales como las úlceras. Algunos estudios con pocos sujetos afirman que si se aplica en la piel ayuda a cerrar heridas y tiene un efecto antiséptico.

La miel de las especies sin aguijón parece tener un mayor efecto antibiótico. Entre los distintos tipos destacan las propiedades regenerativas de la miel de Manuka y la de Tualang.

8. Podría sustituir el azúcar en casos de diabetes

Se ha planteado que las personas con diabetes pueden utilizar un poco de miel como sustituto del azúcar debido a que su equilibrio entre glucosa y fructosa regula el azúcar en sangre. Otras fuentes señalan que sólo se recomienda a las personas diabéticas que tomen miel para resolver episodios de hipoglucemia.

En cualquier caso, una dieta con cantidades elevadas de miel de abeja no sería saludable para diabéticos puesto que dispararía sus niveles de azúcar en sangre debido a su alta concentración de fructosa.

9. Antiinflamatoria

Según investigaciones científicas algunos tipos de miel, como la de Manuka y la que se obtiene de la abeja brasileña Melipona marginata, tienen propiedades antiinflamatorias. Esto significa que son buenas para reducir la hinchazón y por tanto el dolor.

10. Antioxidante

La miel de abeja tiene propiedades antioxidantes, especialmente la de Tualang y la de la abeja Tetragonula carbonaria, nativa de Australia.

En cualquier caso, si bien las personas necesitamos un mínimo de antioxidantes como la vitamina C de la miel para estar sanas, muchos investigadores dudan de que niveles altos tengan realmente efectos beneficiosos para el organismo.

11. Alivia problemas oculares

La miel puede ser beneficiosa para tratar enfermedades del ojo como el glaucoma y las cataratas. En ocasiones se administran colirios con gotas de miel para curar estos problemas.

Entre los tipos de miel que parecen tener estar propiedades en mayor medida encontramos la de la Melipona favosa favosa y la de las abejas Tetragonisca.

Precauciones y contraindicaciones

Las propiedades beneficiosas disminuyen si se ingiere a más de 60°C, ya que se evaporan las vitaminas y los antioxidantes que contiene.

El consumo de miel u otros azúcares en grandes cantidades incrementa la presión arterial, el colesterol y la grasa en el cuerpo. Asimismo la ingesta excesiva puede provocar a los niños y los bebés ansiedad e insomnio pasajeros.

Según la Clínica Mayo de Minnesota, por el momento la ciencia no ha podido aportar pruebas concluyentes respecto a los beneficios de la miel para la salud, pero tampoco se ha demostrado que no se produzcan.

Comentarios
Mariano García Mancilla
AGRADEZCO POR LA BUENA INFORMACIÓN DE, HISTORIA, CONCEPTO DE LA MIEL, Y SUS PROPIEDADES QUISIERA SER INFORMADO SOBRE LAS CANTIDADES DE CONSUMO POR PERSONAS COMO ALIMENTO, (TABLAS) PERSONAS CON PROBLEMAS DE SALUD(DIABETES, OPERADOS, EDAD, ETC.) Muchas Gracias.