Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Seitán: qué es, propiedades, cómo hacerlo y recetas típicas

¿Qué es el seitán? ¿Cómo hacerlo? ¿Qué propiedades y beneficios tiene? ¿En qué recetas se utiliza?

 

Ante la industrialización y la comercialización desmedida de lo que comemos, así como en respuesta a la explotación del medio ambiente, la desaparición de ecosistemas, y la agresión constante hacia otras especies, nuestras dietas se han transformado y, con ello, se han ampliado los alimentos que el mercado nos ofrece.

En este artículo hablaremos sobre uno de los sustitutos de la carne más populares. Explicaremos qué es el seitán, cuáles son sus propiedades y beneficios y qué recetas son las más comunes.

¿Qué es el seitán?

El seitán es una proteína vegetal texturizada comúnmente llamada ´”carne vegetal” que se prepara a base de gluten de trigo. Contiene una gran cantidad de proteínas y minerales y su sabor y su textura son muy similares a las de carne.

Es por esto que el seitán, junto con el tofu, es uno de los dos sustitutos de la carne más comunes en las dietas veganas y vegetarianas.

El seitán puede comprarse en algunos supermercados pero también puede prepararse en casa. Es habitual encontrarlo en la forma de un bistec, de un solomillo o de una hamburguesa, tal como se presenta la carne animal. Puede preparase con una variedad de condimentos y complementos tan extensa como la de las dietas carnívoras.

Propiedades y beneficios

Es cada vez más frecuente sustituir dietas a base de carne por ingredientes vegetales que tienen prácticamente las mismas propiedades y que, además, aportan beneficios individuales y sociales: no solo contribuyen a mantener un estilo de vida saludable sino que también ayudan a producir alimentos de una forma socialmente responsable.

En cuanto a los beneficios en la dieta individual, el seitán es famoso porque, en contraste con la carne, es un alimento bajo en grasas, aporta calcio y proteína suficiente, es de fácil digestión y tiene bajo contenido calórico.

1. Bajo en grasas

Es recomendable que las personas con niveles altos de colesterol consuman seitán ya que su bajo contenido en grasa, unido a su alto contenido en minerales, aporta los pros de una dieta carnívora sin sus contras.

Así mismo, es un ingrediente recomendable para las dietas de deportistas porque aporta los beneficios de la proteína sin elevar los niveles de grasa en el cuerpo.

2. Rico en calcio y proteínas

Por su alto contenido en minerales y proteínas y sus bajos niveles de sodio, el seitán es recomendado en casos de hipernatremia, un desequilibrio electrolítico provocado por tener un nivel excesivamente alto de sodio en la sangre.

El consumo habitual de seitán, a diferencia del consumo habitual de la carne animal, no aumenta el riesgo de padecer hipertensión arterial, problemas cardiovasculares, gástricos o renales asociados con la ingesta elevada de sodio.

También se recomienda para deportistas de alto rendimiento porque el alto contenido de proteína ayuda a fortalecer la musculatura.

3. Fácil digestión

Normalmente las personas que son intolerantes a la lactosa también tienen dificultades para digerir la carne. El seitán es una opción muy liviana que permite una digestión mucho más rápida que la de las carnes de origen animal.

Especialmente, uno de los ingredientes con los que se prepara el seitán, el alga Kombu, facilita la digestión y además aporta grandes cantidades de proteína. Por si fuera poco, el seitán no contiene antibióticos ni hormonas, sustancias comunes en la carne animal por la alimentación del ganado.

4. Bajo contenido calórico

El contenido calórico del seitán es muy bajo y, aun así, aporta casi toda la proteína diaria que necesita una dieta balanceada. Por lo tanto, es también un alimento que se recomienda dentro de las dietas para perder peso o para mantenerlo.

No obstante, aun con todos estos beneficios, es importante que las personas que son intolerantes o alérgicas al gluten no lo consuman periódicamente.

Cómo hacer seitán

Comúnmente los supermercados veganos o vegetarianos ofrecen una gran variedad de marcas de seitán; no obstante, ya puedes encontrarlo en algunas cadenas más grandes a precios similares al de la carne animal. Una de las marcas más populares en la actualidad es el Seitán Alla Piastra.

Además, está la opción de preparar un seitán casero. Para hacer seitán necesitas harina de trigo, agua y condimentos como salsa de soja, ajo, jengibre y alga kombu. Lo primero es amasar la harina (como si quisieras hacer pan) y cuando esté un poco chiclosa dejarla reposar en un recipiente con agua durante aproximadamente 45 minutos.

Después es necesario lavar esa masa, incluso dentro del mismo recipiente, para retirar el almidón. Cuando el agua tome un color blanco, hay que retirar la masa y ponerla en otro recipiente con agua limpia. Luego debes seguir lavando hasta que el agua quede completamente transparente.

El resultado debe ser una bola de masa con un color más oscuro que la inicial. Ahora habrá que darle un poco de sabor. Entonces hay que hervir aproximadamente 1 litro de agua con los condimentos y poner la bola de masa a hervir, a fuego lento, entre 20 y 40 minutos; esto ayuda a que se ablande. Finalmente hay que dejarlo enfriar fuera del agua.

Recetas con este alimento

Otro de los beneficios del seitán, en contraste con la carne animal, es que los tiempos de cocción no son tan largos. Según qué preparación elijas el sabor del seitán puede incluso confundirse con el sabor de la carne.

Tal como la carne animal, el seitán de los supermercados puedes encontrarlo fresco, ahumado, marinado o natural, en trozos o en filetes, y luego puedes freírlo, hervirlo, rebozarlo o empanizarlo.

Algunas de las recetas más comunes son las hamburguesas o los tacos, y también puedes prepararlo en estofado o con salsas, por ejemplo en barbacoa o a la mediterránea. La variedad de recetas depende de la creatividad de cada quien, de los condimentos y el tipo de cocción que prefieras.

Comentarios