Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Semillas de chía: 8 beneficios y propiedades saludables

Este popular alimento es rico en muchos nutrientes esenciales, incluyendo los ácidos grasos Omega-3.

En los últimos años se ha popularizado el consumo de las semillas de chía, un alimento con múltiples beneficios, versátil, con infinidad de propiedades y gran capacidad de combinación dentro de una dieta equilibrada.

¿Y a qué es debido el éxito de las semillas de chía? Pues bien, dentro de la gran cantidad de beneficios que aporta al organismo y dada la elevada proporción en proteína que contiene, se ha convertido en uno de los grandes aliados de aquellos que optan por seguir una dieta vegana o vegetariana.

¿Qué son las semillas de chía?

Las semillas de chía provienen de la Salvia hispánica, una planta que pertenece a la familia de la menta. De origen mexicano y guatemalteco, eran muy conocidas entre los aztecas, que valoraban mucho sus beneficios.  

Su alto valor nutricional y ese sabor peculiar que recuerda a la nuez lo convierte en uno de los alimentos más ricos del mundo. Contiene altos niveles de ácidos grasos Omega-3, calcio y hierro, gran cantidad de fibra y múltiples vitaminas.

Además, al no contener gluten, su consumo es apto para celíacos y personas con intolerancia. A continuación vamos a comentar cuáles son los principales beneficios y propiedades de este alimento mágico.

Los 8 beneficios principales de la chía

La chía ayuda a bajar de peso, controla el apetito, mantiene unos huesos fuertes y fortalece nuestro sistema inmunitario; estos son solo algunos de los beneficios que nos aporta este “superalimento”. A continuación detallamos sus principales propiedades saludables.

1. Alto contenido en ácidos grasos Omega-3

Las semillas de chía contienen un 34% de aceites, dentro de los cuales más de la mitad son ácidos grasos Omega-3. Estos son grupo de ácidos grasos poliinsaturados que juegan un papel relevante dentro del funcionamiento normal del organismo humano.

Además de protegernos de accidentes cardiovasculares, los ácidos grasos Omega-3 tienen una gran cantidad de efectos beneficiosos sobre el cerebro, el sistema nervioso central y otras estructuras del cuerpo.

2. Aporta grandes dosis de energía

En el lenguaje de los mayas “chía” significa fuerza, y es que un buen desayuno que incorpore semillas de chía nos va a asegurar una mañana llena de energía y vitalidad.

Contienen azúcares de liberación lenta y una gran cantidad de fibra, por lo que vamos a aguantar la jornada laboral o las horas de clase de manera agradable sin esa horrible sensación de vacío en el estómago.

3. Ayudan a adelgazar

Dos cucharadas soperas de semillas (28 gramos) contienen aproximadamente 100 calorías. Teniendo en cuenta que absorben entre el 10 y el 12 % de su peso en agua, son un alimento ideal para dietas bajas en calorías.

Su bajo contenido calórico y las múltiples propiedades y beneficios que nos aportan lo convierten en uno de los alimentos estrella para los nutricionistas, estando presente en muchas de las dietas más populares.

4. Increíble capacidad saciante

Su gran contenido en fibra hacen de la chía un alimento perfecto para controlar ese mal hábito de picar entre comidas. Al absorber grandes cantidades de agua, la chía se expande y sentimos el estómago “lleno” durante más horas, aumentando la sensación de saciedad.

5. El doble de proteína que cualquier otra semilla

La chía tiene un rico valor nutricional; dado el auge reciente de las dietas veganas y vegetarianas, que necesitan suplir las proteínas animales por otras de mayor calidad, estas semillas se han convertido en un alimento perfecto en muchos sentidos.

Contienen el doble de proteínas que el resto de semillas. En concreto, un 14% de su peso se compone de estas. Las proteínas son esenciales para la construcción de nuestras células, para regenerar y reparar tejidos así como proteger al organismo de posibles enfermedades.

Pasan así a ser uno de los alimentos vegetales más beneficiosos y más utilizados entre las personas que optan por un estilo de alimentación en el cual el consumo de animales no está permitido.

6. Ricas en antioxidantes

Las semillas de chía contienen gran cantidad de antioxidantes que las protegen de agentes externos y evitan que se oxiden y envejezcan.

Esta propiedad se extrapola al organismo humano: el consumo de antioxidantes lo hace más resistente y fuerte contra la producción de radicales libres, causantes del envejecimiento de las células, por lo que reducirlos será clave para evitar o protegernos en cierta medida de enfermedades tales como el cáncer.

7. Contienen mucho calcio

Su alto contenido en calcio (600 mg por cada 100 gramos), así como en magnesio y fósforo, hacen que las semillas de chía sean muy beneficiosas para mantener unos huesos densos y fuertes, evitando fracturas y contribuyendo a mejorar la movilidad de los más mayores.

Dos cucharadas soperas de semillas nos aportan ya el 18% del consumo diario recomendado de calcio. Esta propiedad convierte a la chía en uno de los alimentos que más calcio aportan, teniendo en cuenta que un vaso de leche de vaca contiene aproximadamente el mismo porcentaje.

Así, las semillas de chía son ideales para todas aquellas personas que optan por no consumir alimentos lácteos, sea por intolerancia a estos productos o por cualquier otro motivo.

8. Fortalecen el sistema inmunológico

Dado que el sistema inmunitario requiere proteínas para estar fuerte y activo, y que la chía aporta una buena cantidad de estas, el consumo de semillas contribuye al mantenimiento y a la protección de nuestra barrera contra enfermedades.

Tener un fuerte sistema inmunológico es esencial para no caer en catarros y gripes que con la llegada del frío tanto acontecen, así que protejámonos y aprovechemos los beneficios de la chía para añadirla a nuestra dieta.

¿Cómo tomarlas? Modo de consumición

Una vez conocidos todos los beneficios y las propiedades que la chía nos aporta, es importante conocer cómo tomarla. Si bien es un alimento muy versátil y fácil de introducir en la dieta, también es fácil de cocinar.

Es tan sencillo como añadir un par de cucharadas de semillas de chía a una taza de agua caliente, dejarlo reposar de 10 a 15 minutos y ¡listo!

Queda una especie de gel que podemos añadir a ensaladas, sopas, salsas, a todo tipo de alimentos salados y también dulces, así como a postres, yogures o mezclarlo con frutas.

Comentarios
Ana María Escapa
Me gusta mucho usar alimentos naturales como la Chia y saber de ellos.