Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Semillas: 15 tipos comunes, propiedades y en qué consiste la germinación

Las semillas de chía, lino, girasol, calabaza o moringa tienen propiedades beneficiosas para la salud.

Las semillas de girasol y las de lino son dos de los tipos de semillas más comunes.

Las semillas constituyen la parte más importante de un planta, sean o no comestibles -como es el caso de las semillas de chía, las de lino, las de girasol o las de calabaza, entre otras.

Sigue leyendo este artículo para descubrir qué es una semilla, sus partes principales y los tipos más comunes de pepitas. También hablaremos sobre qué es la germinación y cómo germinar semillas de forma muy sencilla.

¿Qué es una semilla? Características y funciones

La semilla o simiente es un óvulo maduro propio de las plantas gimnosperma y angiosperma -comúnmente llamadas plantas sin y con flor- a partir del cual se desarrolla una nueva planta.

Mediante las semillas (que son conocidas como “seeds” en inglés) se da lugar a la difusión y propagación de todas las plantas, consideradas espermatofitas. Dentro de la pepita se encuentra el embrión del cual saldrá la nueva planta si se dan todas las condiciones adecuadas.

La función de la simiente es conseguir la germinación de las plantas y procurar que ésta se produzca de forma correcta.

Hasta que la semilla no encuentra las condiciones y lugar adecuados, así como el momento óptimo e indicado, no empieza a activar su germinación. No obstante, cada especie de planta lo hace de una forma diferente en función de la semilla.

Partes de la semilla

La semilla está formada por 3 partes principales: el embrión, el endospermo y el epispermo. El embrión es la planta contenida en la semilla en estado de letargo y formado por la radícula, la plúmula, el hipocotilo y el cotiledón.

El endospermo o albumen es la reserva de alimento de la semilla, que generalmente suele ser almidón.

Finalmente, el epispermo hace referencia a una capa exterior. En las gimnosperma solo hay una capa llamada “testa”; en las angiosperma, en cambio, el epispermo tiene 2 capas (la testa y el tegumen).

¿Qué es la germinación y en qué consiste?

La germinación de las semillas es el proceso por el cual la planta empieza a desarrollarse y se comienza la dispersión.

Tal y como se ha especificado antes, este proceso no se produce hasta que las condiciones no sean las propicias para que se asegure la supervivencia de la planta.

Es por ello que la semilla tiene la capacidad de mantenerse en estado de reposo hasta que empiece la germinación. Los factores determinantes para la germinación son la temperatura y la humedad. La luz en cambio, no sería algo determinante en este proceso.

Durante la germinación, la semilla empieza a salir de la radícula para luego introducirse en la tierra y empezar a desarrollarse, convirtiéndose en las raíces de la futura planta.

Posteriormente los cotiledones se abren y por debajo se empieza a desarrollar el hipocotilo, el futuro tallo de la planta. Seguidamente estos cotiledones se marchitan poco a poco y brotan del mismo tallo nuevas hojas.

Cómo germinar semillas

Existen diferentes métodos para germinar semillas. No obstante, independientemente de la manera en que se germinen, es importante escoger semillas ecológicas que pueden encontrarse en redes de semillas, tiendas online, de jardineros o de los mismos frutos que se comen.

Una forma muy sencilla y efectiva consiste en poner en remojo con agua templada las semillas durante 24 horas.

Las simientes se colocan en un recipiente opaco, que a su vez se debe ubicar en un sitio oscuro con una temperatura constante de 20 a 22 ºC. Una vez pasado el tiempo, se escurren las pepitas y se siembran en un semillero o en su lugar definitivo de cultivo.

Dependiendo del tipo de semilla, pueden tardar en germinar del todo entre 2 y 15 días. A continuación os presentamos en un vídeo otro método fácil para germinarlas:

15 tipos de semillas (y sus propiedades)

Existen diferentes tipos de semillas que pueden diferenciarse o categorizarse según muchas características, como por ejemplo si son comestibles o no.

En general se trata de alimentos ricos en grasas saludables, fibra, proteínas vegetales y otros nutrientes esenciales. A continuación mostramos algunos de los tipos más comunes.

1. Semillas de chía

Las semillas de chías son muy famosas en el mundo de la cocina y de la nutrición. Sus propiedades espesantes la hacen una alternativa a productos como el azúcar y la harina refinada, entre otros.

Las semillas de chía tienen propiedades nutricionales interesantes y son muy ricas en fibra, así como en proteínas vegetales.

2. Semillas de lino o linaza

Las semillas de lino o linaza son un tipo de pepitas comestibles y muy utilizadas normalmente.

De la misma manera que la chía, el lino se utiliza como gelificante natural en diferentes productos. Son una fuente rica de lignanos, componentes con una función antioxidante y con efectos cardioprotectores.

Las semillas de lino también son conocidas como linaza.

3. Semillas de girasol

Las pipas de girasol son una opción muy saludable como snack al ser ricas en proteínas vegetales y ácidos grasos esenciales.

También presentan otros minerales y nutrientes como el magnesio, el potasio o las vitaminas E y del complejo B.

4. Semillas de calabaza

Las pipas de calabaza representan una opción vegetal ideal para las dietas veganas o vegetarianas porque son uno de los tipos de semillas con mayor cantidad de proteínas vegetales que existen.

Se les atribuyen beneficios y propiedades antioxidantes, así como anticancerígenas. También constituyen un tentempié muy saludable que puede sustituir otras opciones industriales.

5. Semillas de moringa

Las semillas de moringa también son comestibles, así como las raíces de esta planta. Se les atribuyen beneficios nutricionales debido a que son una buena fuente de vitaminas y minerales esenciales para el cuerpo.

6. Semillas de sésamo

El sésamo o ajonjolí son muy comunes y se suelen ver en los panes y bollos. Destacan por ser ricas en calcio y proteínas, entre otros nutrientes.

De la misma manera, se le atribuyen propiedades antioxidantes por sus compuestos fenólicos.

7. Semillas de amapola

Las semillas de amapola tienen un tamaño muy pequeño y son de color negro. Se añaden normalmente a productos de pastelería, así como en desayunos y meriendas saludables.

Se trata de uno de los tipos de semillas con más calcio que hay. También son ricas en ácidos grasos esenciales, proteínas y fibra.

8. Semillas de hinojo

Las semillas de hinojo tienen un gran contenido en calcio y son una fuente de hierro, fibra, potasio y magnesio. Es comestible y puede incluirse como condimentos en diferentes platos o también puede agregarse a panes.

9. Semillas de papaya

Este tipo de pepitas son totalmente comestibles y se pueden degustar enteras, trituradas o junto con agua. Se les asocian propiedades beneficiosas para prevenir la insuficiencia renal o la acidez estomacal, entre otras.

10. Semillas de hemp o de cáñamo

La semilla de hemp proviene del cáñamo. Sus pepitas se suelen comer enteras y se incluyen en recetas como yogures o batidos. Son ricas en fibra, fósforo, potasio y vitaminas A, E y C.

A las semillas de cánamo (hemp) se les atribuyen propiedades medicinales.

11. Semillas de fenogreco

El fenogreco es considerado una planta medicinal. Sus semillas son una fuente importante de minerales como el hierro o el calcio, así como de vitaminas A, C y algunas del complejo B.

12. Semillas de cilantro

Aunque la parte del cilantro que se suele utilizar son las hojas o el tallo, las semillas de perejil chino también se pueden usar perfectamente como conservante, sobre todo en gastronomías árabes y asiáticas en condimentos como el curry.

Las semillas de cilantro molidas son muy aromatizantes y se utilizan en bebidas como el café o el chocolate caliente.

13. Semillas de manzana

Las pepitas de manzana tienen grandes propiedades positivas y saludables para nuestro organismo.

Curiosamente, también contienen un tipo de vitamina llamada amigdalina o B17 que al ser triturada o masticada se convierte en cianuro de hidrógeno. En grandes cantidades -aproximadamente unos 20 Kg- este compuesto puede llegar a resultar un veneno.

14. Semillas de marihuana

Las semillas de marihuana suelen recetarse para uso medicinal por sus efectos analgésicos y antiinflamatorios.

Existen diferentes tipos disponibles y la forma de tomarlas debe ser indicada por un profesional.

15. Semillas de mostaza

Las semillas de mostaza son conocidas sobre todo como un condimento con unas propiedades aromatizantes especiales.

Las semillas de mostaza también tienen otros usos aparte de los culinarios. Se les atribuyen propiedades medicinales contra el estreñimiento por su capacidad laxante, por ejemplo.

Referencias bibliográficas:

Comentarios