Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes: principales grupos y nutrientes

El Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes es un instrumento para realizar dietas personalizadas.
Las frutas y verduras constituyen el primer grupo de alimentos del SMAE.
 

El Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes es una de las herramientas que en México se han diseñado y puesto a disposición de los nutriólogos para crear dietas personalizadas.

Se trata de una de las estrategias para combatir enfermedades como la obesidad y el sobrepeso en la población mexicana, así como problemas renales, hepáticos y cardiovasculares.

En el siguiente artículo veremos en qué consiste el sistema mexicano de alimentos equivalentes, qué grupos de alimentos componen su tabla nutricional y cuáles son algunas de ventajas y desventajas de su uso.

¿Qué es el Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes?

El Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes (SMAE) es un instrumento de valoración de los aportes nutricionales de los alimentos, adaptado para la población y la dieta mexicana.

El término “alimento equivalente” hace referencia a la calidad y la cantidad de un alimento, que en conjunto son similares a las de otro alimento de su mismo grupo, con lo cual, es posible intercambiarlos.

Dicho de otro modo, un alimento equivalente es aquel que aporta los mismos nutrientes que otro. Esta equivalencia permite que un alimento pueda cambiarse por cualquier otro que resulte más benéfico en momentos determinados.

El Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes permite diseñar dietas y planes nutricionales personalizados. Es decir, pueden adaptarse a distintos organismos y favorecer la recuperación en caso de enfermedades.

Objetivos del SMAE

Entre los principales objetivos del Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes se encuentra intervenir a nivel nutricional con distintas dietas para personas con distintas enfermedades, por ejemplo, obesidad, problemas hepáticos, renales o cardiovasculares.

Así mismo tiene el objetivo de enseñar a los pacientes a planificar sus propias dietas, ya que señala qué alimentos pueden sustituir a otros por los nutrientes que comparten. A su vez, esto favorece la responsabilidad y autonomía de la persona en la toma de decisiones sobre su propia dieta.

Permite también adaptar la alimentación de una persona a sus gustos, costumbres y a la disponibilidad de los ingredientes, de manera que sus hábitos alimenticios mejoren tomando en cuenta en su contexto y su estado de salud.

Esto último a partir de evidencia científica disponible y a través de poner el SMAE a disposición de los profesionales de los distintos servicios de salud en México, incluyendo el primer, segundo y tercer nivel de atención.

Surgimiento y desarrollo

Este sistema surgió en 1988, pero fue revisado y actualizado en el año 2000, cuando un grupo de expertos en nutrición se dan a la tarea de validar el sistema de alimentos equivalentes, originalmente desarrollado por la Asociación Dietética Americana (American Dietetic Association).

Dicha asociación había creado en la década de los 50’s una escala que servía como herramienta de educación nutricional para la población estadounidense, y se había utilizado en México hasta los 70’s.

Al validarse para la población mexicana, esta herramienta ofrece información nutricional relevante para la planificación de dietas, favoreciendo así mismo el seguimiento de pacientes y el respeto por sus costumbres alimenticias.

La versión más utilizada de este sistema fue editada en 2014 por la organización civil Fomento de Nutrición y Salud y sus autoras son Ana Bertha Pérez-Lizaur, Berenice Palacios, Ana Laura Castro e Isabel Flores. Actualmente está disponible en formato impreso en distintas librerías.

En dicha publicación se incluyen extensas listas de alimentos y sus valores nutricionales, de manera que se pueden crear dietas con facilidad. Para ver una descripción breve consultar al final de este artículo la referencia de Pérez-Lizaur (2014).

Grupos de alimentos y tablas con información nutricional

El SMAE incorpora información nutricional sobre los distintos grupos de alimentos, de manera que sea posible realizar guías alimentarias siguiendo las necesidades de cada persona.

De acuerdo con Pérez-Lizaur (2014), el Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes consiste en clasificar y agrupar alimentos según su aporte nutricional, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo.

Los alimentos equivalentes se calculan con base en el peso neto de los alimentos, y el peso de los alimentos cocidos. Como referencia toman el grupo de alimentos que propone la Norma Oficial Mexicana para la promoción y educación de la salud en materia alimentaria, dividiéndose de la siguiente manera:

1.  Primer grupo de alimentos:

La lista básica de alimentos equivalentes para el primer grupo incluye frutas y verduras, cuyos principales nutrientes son hidratos de carbono, fibra, agua, vitaminas y nutrientes inorgánicos.

En promedio, el aporte nutricional de este primer grupo de alimentos es el que se ve en la siguiente tabla:

Frutas y verduras. Adaptado de Pérez-Lizaur, A.B. (2014). | Viviendo la Salud

2. Segundo grupo de alimentos:

La lista básica de alimentos equivalentes del segundo grupo incluye cereales y tubérculos. Los principales nutrientes que aportan son energía, hidratos de carbono, proteínas, fibra, vitaminas y nutrimentos inorgánicos.

A su vez, los cereales y tubérculos se subdividen en los siguientes alimentos con los siguientes valores nutricionales en promedio:

Cereales y tubérculos. Adaptado de Pérez-Lizaur, A.B. (2014). | Viviendo la Salud

3. Tercer grupo de alimentos:

El tercer grupo de alimentos corresponde a las leguminosas y alimentos de origen animal, es decir, carnes, huevo, queso y leche principalmente. En general, este grupo de alimentos aporta proteína, lípidos, vitaminas y nutrimentos inorgánicos. En esta tabla se muestran los valores nutricionales para este grupo de alimentos:

Legumbres y alimentos de origen animal. Adaptado de Pérez-Lizaur, A.B. (2014). | Viviendo la Salud

4. Lista complementaria:

La lista complementaria incluye alimentos cuyos nutrientes no necesariamente pertenecen a los otros grupos. Se trata de aceites y grasas, azúcares, alimentos libres y bebidas alcohólicas. Todos estos aportan principalmente energía, lípidos, hidratos de carbono simples y etanol.

Ventajas y desventajas del SMAE

El Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes tiene varias ventajas, entre ellas que facilita al nutriólogo el cálculo y diseño de dietas, y al mismo tiempo permite que el usuario se familiarice y continúe su proceso de manera independiente.

Además, permite que dejen de buscarse alimentos o dietas especiales, ya que las personas pueden sustituir sus alimentos por otros del mismo grupo. Y también permite que se diseñen platos completos equivalentes.

Por otro lado, algunas de sus desventajas incluyen que la persona tenga el nivel de escolarización suficiente para manejar este sistema, así como la necesidad de adaptar constantemente las listas de alimentos, ya que el mercado cambia a gran velocidad.

Referencias bibliográficas: