Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Té verde: propiedades, beneficios y para qué sirve

El té verde es uno de los tipos de té con más aroma y sabor, por lo que es popular en todo el mundo.

 

El té verde es una infusión elaborada con las hojas y los brotes de la planta del mismo nombre. Este tipo de té se diferencia del té negro o del oolong, o té azul, por el hecho de no haber sido oxidado en su elaboración -es decir, las hojas se recolectan y, sin ningún tratamiento posterior, se someten directamente al secado.

A continuación vamos a describir las propiedades y los beneficios del té verde y para qué sirve esta bebida tan popular en todo el mundo y saludable.

Té verde: características, preparación y cómo tomar

El té verde es originario de China, país donde existen distintas formas de prepararlo, aunque su producción se ha extendido por distintos países del continente asiático. En China además ha sido un producto muy consumido desde hace siglos por sus propiedades medicinales y beneficios para el cuerpo, un conocimiento que se tiene de esta planta desde hace milenios.

El té verde es la bebida más consumida en Asia y principalmente en los países del Lejano Oriente. Su principal característica es que las hojas de la planta, de color verde, ovaladas y alargadas, no sufren un proceso de oxidación una vez recogidas.

El proceso llevado a cabo con las hojas se basa en el secado y el fragmentado de las mismas al ser recogidas. En la producción industrial las hojas se depositan en grandes contenedores y se les aplican altas temperaturas para detener la oxidación de las mismas.

El consumo de esta infusión es un elemento clave de la cultura de países asiáticos como China, Japón o Corea, y desde las últimas décadas tomar té se está convirtiendo también en un hábito frecuente en Occidente. La bebida resultante de esta infusión resulta más aromática y agradable que otros tipos de té.

La infusión de las hojas habitualmente se lleva a cabo con agua por debajo de los 80 o 90 grados centígrados. Cuanto más largo es el tiempo de infusión, más amargo será el sabor resultante; el tiempo óptimo no supera el minuto de ebullición. Los tés chinos más conocidos son el Longjing, el ZhÅ« chá y el Sencha, entre otros.

Cultivo y producción de esta infusión

Como se ha indicado, China es el mayor productor de té verde del mundo y fue además el país donde se descubrió la infusión, varios milenios antes del nacimiento de Cristo.

Otros productores importantes son Japón y Vietnam, donde el consumo de este té también es un hábito muy arraigado culturalmente.

La producción del té verde constituye entre en un 20% y un 25% de la producción total de té en todo el mundo.

Propiedades, beneficios y para qué sirve

Las propiedades medicinales del té se conocen en China y en la zona de extremo oriente desde hace aproximadamente 5000 años. Una de las primeras referencias a esta bebida la encontramos hace más de 2000 años antes de Cristo.

En China, el consumo de esta bebida fue evolucionando desde ser un producto reservado para las clases altas al principio hasta convertirse en una bebida accesible a todo el mundo durante la Edad Media. En el siglo XV era una bebida tomada frecuentemente por los marineros durante sus expediciones por el mundo, lo que les prevenía de contraer escorbuto gracias a los niveles de vitamina C que contiene el té verde.

El té verde es rico en L-teanina, un aminoácido que facilita los procesos cognitivos -principalmente mejorando la atención, la memoria y la concentración entre otros.

Esta infusión tiene además propiedades antioxidantes que ayudan a reducir el estrés y favorece el aumento de las ondas alfa, relacionadas con la relajación.

Estudios recientes han demostrado además que el consumo de té puede estar relacionado con la reducción de la probabilidad de contraer ciertas enfermedades cardiovasculares, degenerativas, ciertos tipos de cáncer, artritis, esclerosis múltiple y otros tipos de enfermedades neurodegenerativas.

Además de eso el consumo de té verde puede regular el apetito, favoreciendo la pérdida de peso y reduciendo el colesterol.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Al ser una bebida excitante (puesto que contiene teína), su ingesta no está recomendada para personas que padecen insomnio, enfermedades digestivas, hipertensión o glaucoma, ni tampoco para mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Existe una larga lista de efectos secundarios ocasionados por esta bebida. Los más habituales incluyen el insomnio, la irritabilidad, el nerviosismo, las alteraciones del sueño, el dolor de cabeza, el latido irregular, los vómitos, los temblores, los mareos, la confusión, el aumento de la tensión arterial, la acidez y los gases.

El té verde además tiene una acción diurética en el organismo, por lo que puede ocasionar un aumento en la producción de orina, lo que puede traducirse finalmente en un cierto grado de deshidratación.

La ingesta de té verde en ayunas puede ocasionar también diarrea, vómitos o irritación de la mucosa del estómago, por lo que se recomienda consumirlo junto con algún alimento sólido.

Referencias bibliográficas:

  • Dattner, C. & Boussaba, S. (2003). The Book of Green Tea. Universe Books.

  • Khan, N. & Mukhtar, H. (2013). Tea and health: studies in humans. Current pharmaceutical design. Literature Review, 19(34).

Comentarios