Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

El tipo de leche que debes evitar tomar (y la que sí puedes beber)

Los expertos han llegado a una conclusión tan simple como cierta: cualquier momento es bueno para tomar leche.
La mejor leche según los expertos es aquella que contiene poca grasa. | Imagen de: Pixabay.

 

Una de las costumbres más comunes en España, y también en otros rincones del mundo, es tomar leche todas las mañanas, ya sea con un buen tazón de Cola cao, acompañando el café matutino o sola. Ya sabemos que existen tres tipos básicos de leche: desnatada, semidesnatada y entera, según sean nuestras necesidades dietéticas, pero recientemente las grandes marcas han puesto en el mercado otras variaciones que nos abren todo un abanico de posibilidades.

Existen muchas leyendas urbanas alrededor de este líquido blanco que surge de la ubre de la vaca y la mayoría de ellas son infundadas. Lo único cierto es que, a pesar de contener grasa, la leche es un alimento muy nutritivo que nos ayuda en nuestro día a día casi tanto como el agua. También se han hecho muchos estudios para determinar cuál es la mejor hora del día para tomar leche, pero los expertos han llegado a una conclusión tan simple como cierta: cualquier momento es bueno para tomar leche.

¿Por qué es importante tomar leche?

A continuación exponemos una serie de razones por las que es muy recomendable tomar leche cada mañana, siempre que no seas intolerante a la lactosa. Eso ya lo trataremos más adelante.

•  No olvidemos que la leche está compuesta en un 90% de agua, de modo que tomarla ayuda a conseguir nuestra necesidad diaria de hidratación.

•  También nos aporta el calcio que necesitamos. Con tres vasos es más que suficiente.

•  También contiene el 75% de la vitamina D que necesitamos.

•  Reduces el riesgo de padecer osteoporosis considerablemente.

•  Con un consumo regular puedes llegar a eliminar la intolerancia a la lactosa.

El colesterol: el gran problema de la leche

El principal inconveniente es que el 3,6% del peso de este líquido es grasa, y de esta un 65% es saturada. Numerosos estudios científicos demuestran que una dieta rica en grasa también conlleva problemas de colesterol en la sangre, aumentando el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. A consecuencia de esta información, su consumo se ha visto reducido notablemente, aunque gran parte de culpa también la tiene el desarrollo, cada vez más frecuente entre la población, de intolerancia hacia la lactosa.

¿Cuál es el tipo de leche más recomendable?

A estas alturas, quizás te estés haciendo esta pregunta. Y dado que ya hemos expuesto los grandes beneficios de consumir leche y el gran inconveniente, una pregunta bien merece una respuesta. Aunque pueda resultar sorprendente, los expertos recomiendan que nos guiemos por nuestro sentido del gusto.

La intolerancia a la lactosa es un problema muy común. | Imagen de: Pixabay.

 El sabor puede verse afectado por el contenido de grasa en el líquido, y la mayoría de personas están familiarizadas con los distintos niveles de cremosidad en la leche, por lo que es relativamente fácil identificar aquella que está menos saturada de contenido graso. Si lo crees conveniente, cata distintos tipos de leche y establece comparaciones para ver cuál te favorece más.

¿Qué pasa si soy intolerante a la lactosa?

Los intolerantes a la lactosa tienen deficiencia de una enzima llamada lactasa que se produce en nuestro intestino delgado, capaz de procesar la lactosa que se ingiere. Los síntomas más comunes de esta intolerancia suelen ser nauseas, diarrea, dolor o retortijones de estómago, acompañados de gases o hinchazón de vientre. Para solucionar este problema, las marcas han desarrollado variantes de sus productos sin lactosa que, además, tienen un sabor muy parecido o casi idéntico al de la leche convencional.

Comentarios