Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Los 10 tipos de alimento (y los nutrientes que aportan)

Llevar una dieta completa y variada es importante para obtener todos los nutrientes que necesitamos.

 

Los alimentos son la principal fuente de nutrientes del cuerpo de los animales. A través de ellos obtenemos las proteínas que dan estructura a nuestras moléculas, las vitaminas que permiten la catalización de los procesos fisiológicos o las grasas y los carbohidratos que necesitamos para obtener energía.

En este artículo analizaremos los principales tipos de alimento y los nutrientes que aporta cada uno de ellos. Los categorizaremos en 10 grupos: las frutas y las verduras; los cereales; las legumbres; los tubérculos; los frutos secos; los productos cárnicos y los huevos; los lácteos; los derivados del aceite y las grasas; los alimentos ricos en azúcar, sal o grasa, y por último las bebidas nutritivas.

Tipos de alimentos y sus nutrientes principales

A continuación hablaremos de las 10 principales categorías de alimentos. Aunque esta clasificación no es la única posible, hemos decidido guiarnos por los nutrientes más importantes de cada uno de estos productos y por sus efectos en la salud del organismo.

1. Frutas y verduras

Estos alimentos de origen vegetal son la principal fuente de vitaminas y de minerales en la dieta de muchas personas. Además las verduras y las frutas son bajas en calorías y ricas en fibras saludables que favorecen la digestión y previenen el aumento de peso al provocar una sensación de saciedad.

Los expertos recomiendan el consumo diario de estos tipos de alimento. Es preferible incluir una amplia variedad de frutas y verduras en la rutina nutricional puesto que esto aumenta el rango de nutrientes obtenidos; así, por ejemplo, los cítricos contienen grandes cantidades de vitamina C, mientras que los vegetales de hoja verde destacan por su riqueza en vitamina A.

2. Cereales, panes, pasta y otros derivados

Dentro de esta categoría se engloban todos los alimentos derivados de cereales como el trigo, el maíz, la avena, el arroz, la quinoa, la cebada, el centeno, el mijo o el sorgo; por tanto, clasificamos aquí el pan y otros productos de repostería, la pasta, las gachas, los copos de cereal o el cuscús, entre otros.

Los alimentos de este tipo aportan muchos hidratos de carbono, también llamados “glúcidos” y “carbohidratos”, que son utilizados por el organismo como fuente de energía a corto plazo. Los cereales que conservan el germen y el salvado son por lo general más nutritivos que los refinados.

3. Legumbres (o leguminosas)

Entre las legumbres encontramos las lentejas, los garbanzos, la soja, las judías o frijoles, los guisantes o chícharos, las habas y los cacahuetes. Estos alimentos contienen nutrientes similares a los de los cereales y los tubérculos, aunque su proporción de proteínas y de hierro es mayor. Son ideales para complementar dietas basadas en cereales.

4. Tubérculos

Los tubérculos son gruesos tallos subterráneos que contienen la mayor parte de los nutrientes de una planta. Los más populares son la patata y el boniato, conocidas respectivamente como “papa” y “batata” en Latinoamérica. Este tipo de alimento es rico en almidón, vitaminas y minerales, aunque su aporte de proteínas es relativamente bajo.

5. Frutos secos

Las nueces, las almendras, las avellanas, las uvas pasas, los higos secos, los piñones, los pistachos, los dátiles, las castañas, los anacardos o las semillas de girasol contienen muchas proteínas y grasas saludables. Por lo general es suficiente con comer unos pocos ya que aportan una cantidad elevada de calorías y de hidratos de carbono.

6. Carne, pescado y huevos

Los alimentos de este tipo contienen una proporción muy elevada de proteínas y de hierro, así como una cantidad variable de grasas. Dentro de este grupo cabe destacar los pescados azules como el salmón y el atún, que son ricos en ácidos grasos omega-3, más saludables que los que encontramos en otros productos cárnicos.

7. Leche y productos lácteos

La leche, el queso, el yogur y otros productos lácteos son conocidos por su alto contenido en calcio, que resulta fundamental para el crecimiento de los huesos. También contienen niveles significativos de proteínas animales, fósforo, ácidos grasos y carbohidratos, entre los que destaca la lactosa.

8. Aceites, grasas y mantequillas

La mantequilla y los aceites vegetales, entre otros, son alimentos muy calóricos y por tanto proporcionan una gran cantidad de energía; no obstante, pueden ser perjudiciales si se consumen en exceso, por lo que es importante limitar su uso. El aceite de oliva es el más saludable de todos estos tipos de alimento, mientras que el aceite de palma tiene un valor nutritivo escaso.

9. Alimentos ricos en grasa, azúcar y sal

Los expertos recomiendan limitar el consumo de los alimentos de este tipo: dado su alto contenido en azúcares, sales y grasas saturadas, contribuyen mucho al aumento de peso y favorecen la aparición de trastornos físicos como la obesidad, la diabetes tipo 2, las alteraciones cardiovasculares e incluso algunos tipos de cáncer.

10. Bebidas

Además del agua, un líquido absolutamente necesario para el correcto funcionamiento del organismo y que está contenido en todos los alimentos, también es relevante mencionar las bebidas estimulantes como el café, el té y las bebidas azucaradas, que pueden ser perjudiciales para la salud, como hemos mencionado en el apartado anterior.

Comentarios
cami'18
bueno no entendi mucho porque en el 10 no explica lo que aportan igual esta muy bueno le doy 5 stars
Amparo
Gracias