Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Zumos para bajar de peso (juicing): eficacia y recetas

Los zumos caseros son una forma fácil de incluir más fruta en la dieta. Sin embargo, también existen algunos contras.
Los zumos es una opción muy práctica para incluir más cantidades de fruta a nuestra dieta.

Las tendencias que resaltan los beneficios y bondades de los zumos a la hora de bajar de peso han ido aumentando con los años y se las conoce con el nombre de juicing. Los zumos o jugos son una forma fácil de consumir muchos nutrientes, sin embargo sus efectos son controvertidos.

No obstante, los beneficios de los zumos caseros son innegables. En este artículo, hablaremos de la eficacia y las contraindicaciones del uso de los zumos para bajar de peso y, además, proporcionaremos 5 recetas para elaborar unos originales y deliciosos zumos caseros.

¿Pueden los zumos ayudarnos a bajar de peso?

El consumo de zumos o jugos para bajar de peso, también conocido como juicing, o con el objetivo de librar a nuestro cuerpo de toxinas (zumos detox), se ha convertido en tendencias muy extendidas en la actualidad.

La facilidad a la hora de conseguirlos o elaborarlos, hace que la mayoría de las personas decidan sustituirlos por las piezas de frutas correspondientes. El inconveniente es que no existen evidencias científicas que las dietas a base de zumos sean realmente eficaces a la hora de bajar de peso.

El objetivo del juicing o de las dietas a base de zumos es el de perder peso a base de abstenerse de los alimentos sólidos, al mismo tiempo que se ingiere una cantidad significativa de jugo para aprovechar sus nutrientes.

Por lo tanto, al ingerir tan pocas calorías es posible llegar a bajar de peso, pero las desventajas y los posibles daños de estas dietas son más altos que sus beneficios.

Si bien es cierto que son cómodos ya que no contienen piel, semillas o pulpa y que son ricos en nutrientes y antioxidantes, los zumos no son ricos en las cantidades de fibra beneficiosa necesaria y, en ocasiones contienen excesivos niveles de azúcar. Sobre todo si se trata de jugos ya elaborados.

No obstante, esto no significa que los zumos sean perjudiciales para nuestra salud. Los zumos naturales hechos a base de frutas o verduras frescas y sin azúcares añadidos pueden ser un complemento perfecto para una dieta equilibrada.

Advertencias y posibles peligros del juicing

El seguimiento de dietas a base de zumos son generalmente seguras si se realizan durante unos pocos días. Sin embargo, este tipo de alimentación puede conllevar ciertos riesgos si se realizan a largo plazo.

Para empezar, el déficit calórico severo puede ejercer un efecto destructivo en nuestro metabolismo. Estas dietas se caracterizan por una rápida pérdida de peso inicial y una ingesta proteica limitada, lo que puede conducir a una reducción de la masa muscular no deseada a un “efecto rebote” en nuestro peso.

Además, un consumo excesivo de zumo, en sustitución de la fruta y la verdura entera, puede reducir significativamente el aporte de fibra a nuestro cuerpo, lo que puede ocasionar problemas digestivos y aumentar el riesgo de enfermedades como la diabetes, la obesidad o los problemas del corazón.

Por otra parte, debido a la cantidad mínima de proteínas y las cantidades inadecuadas de algunos nutrientes importantes que se ingieren en las dietas de zumos, estas se han relacionado con efectos perjudiciales en el sistema inmune y con el aumento del riesgo de inflamación consecuente.

5 recetas para elaborar zumos caseros saludables

A pesar de los posibles riesgos de las dietas a base de zumos, la integración de zumos de frutas y verduras caseros en nuestra dieta puede resultar muy beneficioso.

La gran variedad de posibilidades a la hora de hacer un zumo en casa, puede favorecer que probemos alimentos distintos y saludables y, en el caso de los más pequeños, puede motivarlos para probar y comer frutas y verduras.

A continuación, ofrecemos 5 recetas para hacer unos sabrosos y originales zumos caseros y, lo más importante, todos ellos son azúcares añadidos.

1. Zumo de pepino

El zumo de pepino puede ser una opción muy refrescante y solamente necesitaremos lo siguientes ingredientes:

  • 1 pepino grande

  • Zumo de ½ limón

Para elaborar este verde jugo, primero pelamos el pepino, lo cortamos en dados y echamos los pedazos en una licuadora (o similar). Trituramos hasta conseguir la textura deseada y vertemos a un vaso, recomendablemente frío. A continuación, añadimos el zumo de limón y removemos bien.

2. Zumo de manzana y zanahoria tropical

El zumo de zanahoria es agradablemente dulce sin necesidad de añadir azúcar y, combinado con la acidez de la manzana y la piña da como resultado un delicioso zumo ideal para cualquier época del año.

Necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 1 manzana grande

  • Trozos de piña al gusto

  • 2 zanahorias grandes

  • 2 piezas de jengibre fresco

Lavamos la fruta y la cortamos sin quitar la piel. Agregamos todos los ingredientes al vaso batidor y mezclamos hasta que todos los ingredientes se hayan licuado y combinado bien. Servimos en un vaso frío que podemos decorar con un pequeño pedazo de piña.

3. Zumo verde a prueba de niños

Si lo que queremos es que los más pequeños se interesen por frutas y verduras generalmente poco populares como las espinacas o el kale, los zumos verdes pueden ser una opción ideal para introducir estos alimentos en su dieta.

Los ingredientes para este delicioso zumo verde son:

  • 2 naranjas peladas

  • 1 limón pelado

  • 1 manzana verde

  • 1 taza de espinacas baby

  • 1 hoja de kale

Al igual que en los zumos anteriores, lavamos y cortamos los ingredientes, mezclándolos con la licuadora o la batidora hasta conseguir la textura de zumo deseada.

4. Zumo de sandía

La sandía es una fruta con un alto contenido en agua, vitaminas y minerales. Además ser muy sabrosa y dulce. Para elaborar este zumo necesitamos:

  • 1 taza grande de sandía

  • Una pizca de sal

  • 2 hojas de menta

Tiramos los cubos o porciones de sandía a la licuadora y licuamos hasta que se convierta en zumo. Vertemos en vaso, añadimos la pizca de sal y la menta y mezclamos hasta que quede todo bien mezclado.

5. Zumo de remolacha y arándanos

Finalmente, un zumo muy popular por su divertido color y por su sabor delicioso es el zumo de remolacha y arándanos. Los ingredientes para su elaboración son:

  • 1 remolacha lavada y pelada

  • ½ pepino

  • 3-4 arándanos

  • ½ tomate

  • Un puñado de hojas de cilantro

  • Una pizca de sal

  • Una pizca de pimienta de cayena

Cortamos el pepino, la remolacha y el tomate en cubos pequeños y vertemos en la licuadora y mezclamos bien. Una vez conseguido el zumo, agregamos los arándanos, la sal y la pimienta cayena y volvemos a batir. Finalmente, agregamos la hojas de cilantro picado antes de beber.

Comentarios