Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Los 10 beneficios de practicar natación

Nadar no sólo es muy beneficioso para los músculos y los huesos, sino también para la salud mental.

 

La natación es considerada una de las actividades físicas más completas que podemos realizar; es por ello que la natación es el deporte estrella entre las personas que no gozan de mucho tiempo libre pero quieren estar en forma. Cualquier hora es buena para nadar y para lucrarse de los múltiples beneficios para la salud de esta actividad física.

A continuación os exponemos los 10 beneficios principales de la práctica de natación, tales como la reducción de riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o la tonificación de más de dos tercios de los músculos del cuerpo.

Unos rápidos consejos para practicar natación

Antes de decidir practicar natación es importante saber que es un tipo de deporte acuático en el que se requiere del aprendizaje de una secuencia de movimientos necesarios para evitar el hundimiento y moverse dentro del agua. Existen diferentes estilos de natación en función del tipo de movimiento que se lleve a cabo.

En relación a quienes están empezando a nadar o han aprendido hace relativamente poco, lo más probable es que dominen mejor la técnica del crol, que es el estilo básico y el más sencillo de aprender. Con la práctica es positivo arriesgar con otros estilos como el de espalda, el de pecho o el de mariposa con el objetivo de tonificar otros músculos y convertir esta actividad en algo ameno y nada rutinario.

El uso de gafas de agua, un gorro y un bañador o un bikini son elementos básicos y necesarios para practicar natación de una manera cómoda e higiénica. Las gafas de agua son prescindibles, pero su uso favorece la visibilidad y protege los ojos; es importante recordar que el agua de las piscinas contiene altas cantidades de cloro que puede producir irritación tanto en la piel como en los globos oculares.

Los 10 beneficios de nadar para la salud

La práctica regular de natación aporta múltiples beneficios a la salud, tanto la física como la psicológica. Dedicar unos 30 minutos al día, tres días a la semana es más que suficiente para percibir y beneficiarse de las mejoras en el organismo que proporciona este deporte.

1. Fortalece más de dos tercios de los músculos del cuerpo

La natación permite una sensación de semi ingravidez que posibilita la movilidad de gran parte de los músculos del cuerpo.

En concreto es ideal para aquellas personas que no tienen tiempo para llevar a cabo un entrenamiento por áreas musculares, ya que en una sola sesión de natación se tonifican dos terceras partes de los músculos del cuerpo.

2. Estimula la circulación sanguínea y la movilidad

Gracias a la disminución de la gravedad que proporciona el medio acuático nuestro organismo debe asumir menos peso corporal, reduciéndose así la presión que se ejerce en las piernas y en articulaciones como los tobillos, que en ocasiones acumulan líquidos debido a la mala circulación.

Es por ello que la natación es el deporte perfecto para las personas con dificultades en la movilidad y por ende en la circulación sanguínea.

3. Favorece el desarrollo y el funcionamiento psicomotor

Para nadar, el cerebro debe crear nuevas redes neuronales que posibiliten la automatización de los movimientos coordinados necesarios para avanzar en el agua y no hundirnos.

Es necesario coordinar los movimientos de las piernas y de los brazos, junto con los de cabeza y los encargados de la inspiración y la espiración de aire. Debido a esto, la práctica de natación es muy popular entre los más pequeños, además de muy positiva para su desarrollo.

4. Contribuye a una buena postura corporal

Practicar natación requiere de una postura corporal correcta en la que la espalda y las extremidades superiores y las inferiores se encuentren alineadas y rígidas.

Esta necesidad de mantener una postura concreta para poder nadar de manera exitosa permite, además de tonificar los músculos, evitar el encorvamiento y las malas posturas asociadas a otros deportes.

5. Ayuda a aliviar los dolores de espalda

En la gran mayoría de ocasiones, los dolores de espalda vienen dados por la adquisición de malas posturas durante las largas jornadas laboral, ya sea por estar sentado o de pie.

Estos dolores de espalda pueden ser remediados con la práctica de natación ya que fomenta el fortalecimiento de músculos como las lumbares o las cervicales, encargadas de soportar gran parte del peso del tronco o de la cabeza.

6. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Los deportes aeróbicos en los que interviene de forma directa el consumo de oxígeno fomentan el funcionamiento del corazón y de los órganos implicados en el sistema respiratorio, como los pulmones o el diafragma.

Por ello, la práctica de actividades aeróbicas como la natación reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares ya que tonifica y favorece el óptimo funcionamiento del corazón.

7. Ayuda a perder peso

Como es bien sabido, la práctica de ejercicio físico es el complemento perfecto, junto con una dieta equilibrada, para fomentar la pérdida de peso.

Lo mismo sucede con la natación: es ideal para todas las personas que quieran perder peso de manera agradable sin tener que realizar deportes de impacto (como el “running”) que pueden ser inaccesibles para quienes tienen problemas de obesidad.

9. Mejora la respiración y la capacidad pulmonar

Debido al control exhaustivo y coordinado de la respiración que se debe llevar en el medio acuático dada la falta de oxígeno bajo la superficie del agua, el organismo aprende a respirar de una manera más eficaz y pausada, aprovechando al máximo cada inspiración y aumentando la capacidad pulmonar en cada sesión de natación, lo que resulta de gran ayuda para quienes sufren problemas respiratorios.

10. Es relajante y mejora el estado de ánimo

La práctica de ejercicio físico permite la liberación de unas hormonas llamadas endorfinas, que proporcionan de manera directa una sensación de bienestar en el organismo. Las endorfinas favorecen los estados de ánimo positivos y reducen la sensación de estrés acumulado durante los largos días de trabajo.

Además, la sensación de ingravidez en el agua y la ausencia de sonido permiten desconectar y liberar tensiones, lo que resulta muy relajante.

Comentarios