Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

¿Cómo jugar al pádel? Todo lo que necesitas para aprender

Este deporte sudamericano basado en el tenis ha adquirido una gran popularidad en los últimos años.

 

Salir de trabajar e ir a jugar un partido de pádel con los compañeros se ha convertido en algo muy habitual: el pádel es uno de los deportes que más fuerza han cobrado en los últimos años, llegando incluso a desbancar al tenis. En la actualidad un gran número de personas decide lanzarse a la práctica de este deporte tan entretenido y divertido.

Existen incluso empresas que fomentan la práctica de este deporte para conseguir una mayor cohesión del grupo. Pero, ¿qué pasa si no sabes jugar a pádel?

No te preocupes: en este artículo podrás encontrar las pautas y las claves necesarias sobre cómo aprender a jugar al pádel (y no hacer el ridículo en la pista).

¿Qué es el pádel?

El pádel es un deporte de pareja que se juega con una raqueta o pala y una pelota. Además se necesita de una pista específica con unas características estructurales diferentes a las de otros deportes de raqueta.

El juego, que guarda importantes similitudes con el tenis, consiste en pasar la pelota al campo contrario con ayuda de la raqueta agarrada con la mano, sin utilizar otras partes del cuerpo. De esta forma, dos personas se sitúan en un campo y otras dos en el otro, y las parejas se enfrentan entre ellas.

El pádel tiene sus orígenes en Acapulco: fue inventado por el mexicano Enrique Corcuera a finales de la década de 1960. Durante unos años se popularizó de manera exclusiva en países de América del Sur tales como Argentina o Brasil.

Fue posteriormente, allá por los años 90, cuando el pádel llegó a España para quedarse; actualmente es uno de los deportes más practicados en el país. Además en 2012 se creó el World Pádel Tour (WPT), un circuito de pádel que reúne a los mejores jugadores del mundo y que ha ganado gran fama entre los practicantes de este deporte.

¿Qué necesitas para jugar?

Antes de pasar a hacer un repaso por las normas y la técnica que el pádel requiere para su correcta práctica, es importante conocer cuáles son los materiales que se van a necesitar para jugar un partido.

La importancia de la raqueta

En primer lugar, y como elemento más importante, es necesario hacerse con una raqueta de pádel. Estas distan muchos de las típicas raquetas de tenis que todos conocemos; son algo más “especiales”.

En España, la pala de pádel debe estar homologada por la Federación Española de Pádel (FEP) y tener unas dimensiones máximas de 45,5 cm de largo, 26 cm de ancho y 38 mm de grosor.

Además, la pala cuenta con unos agujeros que permiten que el aire pase y que se pueda hacer un uso más eficaz de esta. La zona de golpeo debe ser plana y lisa y no estar dotada de imágenes o señales que distraigan a los otros jugadores.

El calzado adecuado es fundamental

Una vez escogida la pala, es importante dotarse del calzado adecuado con el fin de evitar lesiones. La característica más relevante es que sean cómodas; esta afirmación parece algo simple pero se trata de un aspecto que repercute de manera directa y fundamental en el rendimiento del juego.

El peso y la amortiguación también serán factores a tener en cuenta para elegir unas zapatillas adecuadas. El impacto que el pie ejerce contra el suelo debe estar amortiguado por una plantilla y una suela de buena calidad. También es importante que se escoja la cantidad de amortiguación necesaria en función del peso de cada uno.

Escoger el estilo de suela que más agarre tenga también será fundamental. Existen de diferentes tipos: suela de puntos, espiga o mixta. Las más utilizadas actualmente son las de espiga ya que son más duraderas que cualquier otra.

¿Cómo jugar al pádel? Las normas básicas

Una vez adquiridos el calzado y la pala adecuados, es necesario tener una serie de nociones mínimas acerca de cómo jugar al pádel.

Realmente, donde se aprenderá de manera más eficaz es en la pista, pero antes de lanzarse es conveniente tener al menos una ligera idea de las reglas del juego.

Información sobre la pista

Los primero que se ha de saber es que la pista tiene unas características peculiares. Está rodeada por paredes de metacrilato transparente que también están consideradas superficie de juego; así, si la pelota rebota en alguna de estas paredes el juego sigue siendo válido y se ha de intentar devolver al campo contrario.

Además, la pista tiene unas líneas en el suelo que sirven para diferenciar la porción de campo de la que se tiene que ocupar cada miembro de la pareja. Si bien es cierto que esta norma puede flexibilizarse, es de ayuda para llegar a todos los rincones del terreno de juego.

Sólo se cambiará de campo cuando, al finalizar un set, la suma de los juegos sea un número impar. En el caso de que la suma sea un número par los jugadores permanecerán en el campo en el que estaban. Es importante saber que la pelota solo podrá tocar la pared cuando previamente toque el suelo.

¿Cuál es el objetivo principal?

Una vez se sabe que la pelota puede rebotar en las paredes y que los jugadores se han de encargar de devolverla al campo contrario, el objetivo principal del juego es quedar el mejor de tres sets. De este modo, es necesario que una de las parejas gane como mínimo dos sets para proclamarse vencedora.

Para ganar un set se han de ganar seis juegos; esto quiere decir que la pelota no debe ser devuelta por la pareja contraria o ser devuelta de manera no válida, saliendo fuera de la pista. En estos casos se adjudica un juego (un punto). Cuando se llega a seis juegos con una diferencia de dos con respecto al otro equipo, se gana el set.

Si se empata a seis, se rompe el empate mediante el tie-break (juego decisivo), que consiste en realizar juegos hasta que una de las parejas llega a siete puntos con una diferencia de dos respecto a la otra pareja. En este caso los puntos se cuentan de uno en uno.

¿Cómo se puntúa en el pádel?

La puntuación en el pádel es muy similar a la del tenis. Cuando se consigue un juego (un punto) el marcador sube a 15; a los dos puntos sube a 30, y con tres a 40.

Cuando ambas parejas llegan a 40 puntos están en iguales. Este momento es decisivo para ganar el set ya que el siguiente punto que se gana dará ventaja, y si el equipo consigue otro más conseguirá hacerse con el set.

Es importante saber que los saques se han de ir alternando por los miembros de la pareja. La posición de los jugadores en la pista es libre, si bien es cierto que la persona que saca ha de ir alternando la porción de pista desde donde emite el saque.

La pelota no puede tocar directamente la red, sino que primero debe botar en el campo contrario. En concreto debe seguir una trayectoria diagonal con respecto a la posición desde la que se saca. Se tienen dos oportunidades de saque siempre que el primero sea fallido.

¡La técnica se practica jugando!

Una vez conocidas estas reglas básicas de juego, ya estáis preparados para dar el salto a la pista. Las nociones sobre cómo agarrar la pala, cómo hacer un buen revés o cómo darle efecto al saque se irán adquiriendo a medida que se vaya jugando.

El pádel es un deporte muy divertido, no demasiado exigente y que fomenta las relaciones sociales. Y es que, además de ayudar a desconectar de la rutina diaria, crea lazos de complicidad entre las parejas que suelen jugar siempre juntas.

Comentarios