Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Diferencias entre yoga y pilates: ¿para qué sirve cada uno?

El yoga y el método pilates guardan similitudes, pero hay diferencias importantes entre ambas.

 

El yoga y el método pilates han experimentado un gran aumento de popularidad en las últimas décadas, en especial en Occidente. En general se considera que estas dos prácticas son parecidas y complementarias, pero lo cierto es que cada una posee características distintivas.

A continuación analizaremos cuáles son las diferencias entre el yoga y el método pilates. Para ello, empezaremos realizando una breve definición de estos dos conceptos y explicando sus características principales.

Yoga: definición y características

El yoga es un conjunto de prácticas tanto físicas como mentales y de carácter espiritual, originadas en la India un milenio antes del nacimiento de Cristo. Estas actividades están estrechamente vinculadas a las creencias religiosas y al crecimiento espiritual.

En la práctica del yoga no sólo se pretende alcanzar la armonía y la espiritualidad plenas, sino que también se tienen en cuenta las vertientes física y psicológica de la persona.

Existen muchos tipos de yoga que se relacionan con las creencias de una determinada doctrina religiosa u otra. En Occidente, desde hace varias décadas, es cada vez más común la práctica del yoga. No obstante, el yoga practicado en el mundo occidental por lo general no está ligado a creencias religiosas ni espirituales de ningún tipo.

¿Qué es el método pilates?

El método pilates es una disciplina de entrenamiento basada en un conjunto de ejercicios variados inspirados, a su vez, en distintas disciplinas clásicas del campo de la danza y la gimnasia, entre otras.

El método pilates tiene como objetivo mejorar el tono muscular y lograr una postura correcta del cuerpo; esto lo consigue basándose tanto en el desarrollo físico como el mental y en utilizar la mente para lograr un control total del cuerpo y los movimientos.

No existe una sola manera de practicar pilates, puesto que al estar inspirado en una gran variedad de disciplinas distintas puede practicarse basándose en una orientación determinada u otra, lo que le confiere una gran riqueza y un gran número de posibilidades con las que ser creativo.

4 diferencias entre yoga y pilates

Es frecuente confundir el pilates con el yoga o bien no reconocer las diferencias entre una y otra disciplina. Ambos sistemas tienen propiedades similares para el cuerpo y grupos musculares muy concretos pero también beneficios y funcionamientos distintos. A continuación destacaremos las principales diferencias entre el método pilates y el yoga.

1. Espiritualidad

La diferencia principal entre el pilates y el yoga reside en que el yoga tiene un componente espiritual del que carece el método pilates. La práctica del yoga sirve desde sus orígenes en la Antigüedad para lograr el bienestar físico, psicológico  y espiritual o religioso.

Aunque en la actualidad cada vez se practique más yoga en el mundo occidental sin un ánimo religioso o espiritual, la tradición del yoga establece que una verdadera mejora física solo se logra mediante una involucración espiritual total.

El método pilates, sin embargo, fue creado en siglo XX como una forma de fortalecer los músculos, y fue evolucionando a lo largo de los años hasta convertirse en la práctica ecléctica que conocemos en la actualidad.

2. Objetivos

Los distintos objetivos buscados tanto por el yoga como por la práctica del pilates también constituyen una diferencia relevante. Tal y como se ha indicado, el yoga tiene como objetivo principal lograr el equilibrio físico, mental y espiritual. Según la doctrina hinduista, la única forma de lograr una vida plena y realizante es satisfacer las necesidades de estos tres elementos.

Teniendo en cuenta este trasfondo espiritual, el yoga tiene como objetivo principal, en lo referente al entrenamiento físico, mejorar la destreza de los movimientos, mejorar el equilibrio corporal y aumentar el conocimiento sobre el propio cuerpo.

Por el contrario, los objetivos del pilates son fortalecer y tonificar los músculos del cuerpo, mejorar la flexibilidad y en general desarrollar un entrenamiento global sin tener necesariamente en cuenta más elementos que el rendimiento físico.

3.  Accesorios utilizados

Otra de las diferencias principales entre el yoga y el pilates es que mientras el yoga no emplea más utensilios que el propio cuerpo, el método pilates incluye en ocasiones el uso de distintos objetos o aparatos para realizar ejercicios determinados.

La práctica del yoga puede realizarse en cualquier parte, ya sea en un lugar cubierto o bien al aire libre. En el caso de la práctica del pilates también sucede lo mismo pero, en ocasiones, este método se realiza con la ayuda de determinados accesorios, como pueden ser esterillas, aros, pelotas de gimnasia o pesas, entre otros.

4. Origen e influencias

Tal y como se ha indicado, los orígenes del yoga y los del pilates son muy distintos. En este sentido es muy relevante el hecho de que el yoga es una disciplina ancestral, mientras que el método pilates es mucho más reciente.

El yoga nació en la India como práctica de realización espiritual en el contexto de la religión hindú; en cambio, el método pilates fue creado a principios de los años 20 del siglo pasado como un conjunto de ejercicios diseñados para ayudar a fortalecer la forma física de pacientes enfermos o con lesiones.

Además de eso, otra diferencia fundamental es que el método pilates ha adoptado prácticas del yoga en su camino hacia lograr un método de entrenamiento completo y multidisciplinar. De hecho, en la actualidad es muy habitual que el pilates incluya ejercicios de yoga -lo cual explica en buena parte la confusión entre las dos disciplinas, que no tienen por qué ser independientes entre ellas.

Referencias bibliográficas:

  • Ospina, M. B.; Bond, K.; Karkhaneh, M.; et al. (2008). Clinical trials of meditation practices in health care: characteristics and quality. Journal of Alternative and Complementary Medicine, 14(10): 199–213.

Comentarios