Posturas de yoga en pareja: beneficios y posiciones para dos

Realizar ejercicios de yoga en pareja disminuye el estrés, aumenta las emociones positivas y mejora la confianza.
Hacer yoga en pareja es una manera de pasar tiempo juntos y conocer mejor al otro.

 

La práctica del yoga es algo muy común en la cultura occidental y cada vez está cogiendo más terreno. Asimismo el yoga en pareja permite promover todos los beneficios que aporta este ejercicio sumado a algo que podemos hacer junto a nuestra pareja.

Es por eso que en el siguiente post hablaremos sobre las propiedades comunes que puede comportar hacer yoga con otra persona, así como las 10 mejores posturas de yoga en pareja para practicar y adentrarnos en este mundo.

Los 5 beneficios del yoga en pareja

Realizado de manera individual, al yoga se le atribuyen muchas propiedades y efectos positivos sobre nuestro organismo, incluyendo la segregación de endorfinas, la mejora de la concentración y la reducción del estrés y la inflamación corporal.

Asimismo, cuando se comparte con otra persona estos beneficios se multiplican y se incluyen algunos otros como los siguientes.

1. Estimula el conocimiento propio y del otro

El yoga en pareja es una forma natural y relajada de buscar nuestro conocimiento interior y de la otra persona. Si se practica de la manera indicada este tipo de armonía puede hacerse real de forma muy rápida.

2. Mejora la confianza

La confianza es una habilidad que se va adquiriendo con la práctica y el tiempo en una pareja. El yoga para dos es un tipo de práctica que estimula este tipo de confianza tanto mental como física.

Eres consciente de que necesitas confiar al máximo en la otra persona por realizar según qué posturas, así como también a un nivel más emocional y cognitivo.

3. Mejora el equilibrio y la fuerza abdominal

Ya sea de forma individual o en pareja, este tipo de ejercicio oriental fomenta el desarrollo del equilibrio, que muchas veces se consigue con la fuerza abdominal. En pareja la dificultad aumenta y se debe controlar tanto el propio peso como el de la otra persona para lograr que las posturas y poses salgan perfectas. El aeroyoga sería un paso más dentro del yoga en parejas y requiere de mucho equilibrio y concentración para poderlo hacer.

4. Estimula la comunicación y la relajación

Ligado a los beneficios anteriores, la comunicación es un punto muy importante dentro del yoga en pareja porque es importante aprender a escuchar a la vez que expresar las sensaciones que se sienten en todo momento.

Además, este tipo de comunicación no tiene por qué ser siempre verbal y desde la relajación, así como de la práctica constante se puede ir fomentando un tipo de comunicación mucho más profunda y tántrica.

5. Reduce el estrés y mejora la respiración

Gracias al control de la respiración, durante todas las veces que se practique el yoga en pareja, se es más consciente de la posición, respiración y postura general.

El hecho de estar en pareja puede incluso ayudaros mutuamente a respirar y colocaros de la forma adecuada. La conciencia de la respiración y la capacidad pulmonar mejoran con el tiempo, cosa que ayuda poco a poco a ir reduciendo el estrés cada vez que se practica.

Hay ciertas posturas de yoga en pareja que exigen cierta flexibilidad. 

10 posturas de yoga en pareja

Practicar yoga de dos es una actividad que se debe practicar al menos una vez en la vida. Es una manera saludable de pasarlo bien y aprender juntos.

Simplemente se necesita estirar previamente, ponerse ropa cómoda y buscar un lugar tranquilo ya sea en casa o al aire libre. A continuación, os mostramos 10 de las mejores posturas para practicar yoga en pareja.

1. Respiración por detrás

Esta primera postura se recomienda para empezar cada sesión de yoga en pareja. Es sencilla y muy relajada. Simplemente los dos os tenéis que sentar en el suelo, espalda contra espalda, bien erguidos y con las piernas cruzadas.

Seguidamente debéis empezar a respirar profundamente, haciendo repeticiones hasta que consigáis coordinar la respiración y sintáis que váis a la par. Podéis empezar también a hacer estiramientos desde esta posición, empezando con los brazos, las piernas y espalda.  

2. Virabhadrasana

Esta es una posición a priori muy sencilla pero que puede ayudar a la pareja a explorar límites emocionales. En esta pose cada miembro de la pareja están mirando hacia el lado contrario mientras se sostienen con los antebrazos del otro y los tobillos de sus piernas traseras están tocándose.

A pesar de que sus brazos están unidos, cada uno mira hacia afuera y lejos de la otra persona. Es importante sentir emocionalmente la sensación de estar conectados y a la vez separados.

3. Ustrasana

Esta postura de yoga consiste en que ambas personas se arrodillan uno enfrente del otro y a una cierta distancia, luego se sostienen las manos y se inclinan hacia atrás. Es importante intentar sincronizar la respiración de ambos y la comunicación es necesaria para evitar hacerse daño.

Con ella se trabaja la flexibilidad lumbar pero a un nivel más bajo, así como el equilibrio y la sincronización.

4. Navasana (El barco)

Estirado bien las piernas y espalda previo a esta postura. Sentaos cara a cara, apoyado las plantas de vuestros pies en las de la otra persona y ahora, elevad las piernas en el aire lo más rectas posibles.  

Cogeos de las manos y dejaos caer hacia atrás levemente, sin forzar (como hacíamos en la número 3) manteniendo la espalda recta, evitando arquearla. Es un ejercicio útil que mejora la digestión, estira los tendones y los músculos de las piernas y alivia el dolor lumbar.

5. Postura del perro y del arco

Tiene una dificultad mayor y se necesita mucha flexibilidad por ambas partes pero sobre todo flexibilidad lumbar por la persona que hace la pose del arco.

El primer miembro se coloca con sus manos y pies en el suelo y con la espalda recta -haciendo una V al revés. Seguidamente la otra persona coloca sus piernas entre la cabeza y los brazos del que está haciendo la posición del perro y deja caer toda su espalda y cabeza hacia atrás, buscando coger los tobillos del otro miembro.

Esta posición aumenta realmente la flexibilidad de la columna y estira los pectorales. Si se realiza correctamente y por una persona con flexibilidad puede ayudar a reducir el dolor lumbar y fortalecer los músculos.

El yoga en pareja refuerza la confianza mutua. 

6. Posición del cuadrado

Su dificultad es media tirando a difícil. Para hacer esta postura de yoga en pareja, uno de los dos tiene que sentarse con las piernas estiradas hacia adelante y con el tronco recto.

La otra persona tiene que coger a la pareja por los tobillos mientras que el otro miembro le agarra de los tobillos y los levanta en el aire con firmeza.

7. Flexión Doble

Esta postura de yoga en pareja se recomienda hacerla primero de manera individual para practicar la flexibilidad. Una vez la domináis podéis trabajarla en pareja. Para hacerla simplemente debéis colocaros sentados y de espaldas y rectos.

Respirar profundamente, elevad los brazos hacia arriba e ir cayendo poco a poco buscando los pies. Una vez estéis abajo aguantad 1 minuto y volved poco a poco a la posición inicial.

8. Flexión complementaria

Otra modalidad de la flexión es la complementaria. Para hacer esta pose simplemente os debéis colocar uno en frente del otro con las piernas abiertas, tocándose los pies y cogiéndose de los brazos a la altura de los codos.

Mientras uno se echa hacia adelante, el otro se va tirando hacia atrás para tirar de él muy suavemente. Seguidamente se hace lo mismo pero con la otra persona. Es importante coordinar las respiraciones y ayudarnos de ella porque hará que la flexión sea mayor.

9. Postura del ángulo

Para esta posición de yoga en pareja se necesita cierta flexibilidad por ambas partes. A la hora de hacerla tenéis que colocaros sentados frente a frente y abrirse de piernas -todo lo que se pueda, teniendo siempre cuidado- de frente y agarrándolo los muslos mutuamente. Mejora la elasticidad de los músculos y tendones, alivia el dolor de espalda y ayuda también a fortalecerla.

10. Pose de fuerza

Esta postura ayuda a fortalecer los abdominales y las piernas por igual. Asimismo trabaja el equilibrio, la coordinación y la respiración. Para practicarla simplemente tenéis que colocaros frente a frente y cogeros de los antebrazos para luego ir hacia atrás flexionando las piernas y haciendo fuerza opuesta para no caeros.

Podéis jugar con los tiempos en esta postura. Aguantar 2 minutos, descansar y estirar, volver a hacer 2 minutos, etc. Esta posición de yoga también se utiliza para prevenir y tratar los pies planos.

A continuación mostramos un video con algunas posturas de yoga para realizar en pareja:

 

Referencias bibliográficas:

  • Ross, A. & Thomas, S. (2010). The health benefits of yoga and exercise: a review of comparison studies. The journal of alternative and complementary medicine, 16(1): 3-12.

  • Swart, A. (2011). Partner Yoga for establishing boundaries in relationship: A transpersonal somatic approach. International journal of yoga therapy, 21(1): 123-128.

Comentarios