Yoga: tipos, posturas y ejercicios para principiantes

Descubre los conceptos básicos para poder empezar a practicar las principales posturas de yoga.

 

.

El yoga es una disciplina que persigue el objetivo de potenciar el bienestar físico y psicológico a través de la práctica de posturas corporales, ejercicios de respiración y otras técnicas focalizadas en el organismo.

Aunque el yoga clásico se relaciona con la meditación en el contexto de las religiones asiáticas, y en particular en el hinduismo, existen muchos tipos, ejercicios y posturas de yoga distintos en los que resulta interesante detenerse si eres un principiante.

Tipos de yoga más populares

La conceptualización del yoga ha cambiado de forma notable en las últimas décadas, sobre todo si la comparamos con la que tenía en su origen, es decir, con la vertiente más tradicionalmente religiosa y espiritual de las prácticas que lo componen, asociada al hinduismo, al budismo y al jainismo.

A continuación describiremos 4 de los tipos de yoga más conocidos: hatha, bikram, kundalini y raja. Como veremos, el yoga bikram y el kundalini provienen del hatha, muy centrado en las posturas y en lo físico, mientras que el raja yoga es una variante más cercana al yoga original.


1. Hatha yoga

Al utilizar el término “yoga” la mayor parte de personas está haciendo referencia, de forma consciente o no, al hatha yoga, la variante más conocida de este ejercicio, que se centra en su aspecto más físico. Muchas otras clases de yoga populares en la actualidad se derivan de esta.

Además de la meditación, que es el objetivo fundamental de muchos tipos de yoga, el componente nuclear del hatha yoga es la adopción de posturas corporales (“asanas”) que buscan alcanzar un estado de bienestar holístico. La respiración también tiene cobra una particular importancia en el contexto del hatha yoga.

2. Bikram yoga

A principios de la década de 1970 el instructor indio Bikram Choudhury (que se encuentra inmerso en varios procesos judiciales por haber violado a alumnas) desarrolló el conjunto de técnicas que hoy en día conocemos como “Bikram yoga” a partir de los principios del hatha yoga, que hemos descrito en el apartado anterior.

Se trata de un tipo de “hot yoga”, es decir, de “yoga caliente”; esto significa que se practica en entornos con una temperatura de unos 40ºC y una humedad de aproximadamente el 40%. Las sesiones, que legalmente sólo pueden ser dirigidas por entrenadores con un certificado específico, se componen de una sucesión predeterminada de 26 posturas.

3. Kundalini yoga

Este tipo de yoga se popularizó en Occidente en la misma época que el hatha. Además de las posturas o asanas y de los ejercicios focalizados en la respiración, la repetición de ciertos mantras y gestos es el aspecto clave del kundalini yoga.

En este caso se destaca la importancia de la base de la columna vertebral, que es concebida como una especie de fuente de energía que debe ser dirigida hacia la parte superior del cuerpo a través de las técnicas que hemos mencionado.

4. Raja yoga

El raja yoga es un caso bastante distinto del resto de tipos que hemos mencionado y que cuentan con una popularidad especialmente notable. Su nombre se puede traducir como “yoga real” o “de los reyes”, si bien en el hinduismo la palabra “yoga” se refiere al raja yoga en particular, y a su vez se identifica con el astanga yoga descrito en los textos clásicos de esta religión.

Históricamente este tipo de yoga ha sido practicado con el objetivo de controlar y “purificar” los procesos y contenidos mentales y, como el resto de los tipos que hemos comentado, emplea las posturas o las respiraciones para alcanzar tal meta.


Posturas (asanas) para principiantes: ejemplos básicos

Existe un número enorme de posturas de yoga: mientras que en el hinduismo se habla de 84 asanas clásicos, intentos recientes de recopilar todas las que existen encuentran que existen muchas más de 1000.

En este apartado nos centraremos sólo en tres de las más básicas con el objetivo de que podáis haceros una idea muy general de en qué consisten los asanas y de que empecéis a aprender a hacer yoga mediante posturas para principiantes.

1. Loto (padmasana)

.

La postura de loto o padmasana es probablemente la más representativa del yoga, y la que más asociamos al término -por ejemplo a partir de las imágenes clásicas del Buda.

Consiste en sentarse con las piernas cruzadas situando los pies sobre el muslo opuesto y las manos en una posición que resulte cómoda. Se trata de uno de los asanas más adecuados para practicar la meditación.

2. Vela (salamba sarvangasana)

.

Este asana es uno de los más característicos del hatha yoga y, según muchos instructores, resulta especialmente beneficioso para la salud física y mental, en comparación con otras posturas.

Para adoptar la postura de la vela se debe seguir una serie de pasos con el objetivo de que la columna quede totalmente vertical y la nuca y los hombros como apoyo; a su vez, los brazos ayudan a sostener la columna en esta compleja posición. Se trata de un asana que requiere paciencia y práctica para poder ser ejecutado de forma completa.

3. Postura sobre la cabeza (salamba sirsasana)

.

En este caso la cabeza, situada en el suelo, sirve como punto de apoyo del resto del cuerpo, que queda en posición vertical con los dedos de los pies (extendidos) en el extremo superior, y se usan los antebrazos y los codos como soporte adicional.

Esta postura mejora el funcionamiento de procesos fisiológicos como el riego sanguíneo (cuyo flujo se reequilibra al invertir la posición del cuerpo), la digestión o incluso la memoria.



Comentarios

envía el comentario