Acné: cómo controlarlo, prevenirlo y quitar marcas

El acné es una lesión de la piel muy frecuente, tanto en hombres como mujeres, y no en exclusividad en adolescentes como muchos creen.

Si bien no genera problemas de salud, (solo en casos muy excepcionales), si afecta la autoestima de las personas que lo padecen.

Las causas que originan los brotes de acné son variadas, podemos mencionar:

  • Genética
  • Trastornos hormonales
  • Algunos cosméticos
  • Cremas con cortisona
  • Ciertos medicamentos
  • Agentes externos (alquitranes, aceites minerales, hidrocarburos…)
  • Fricción constante
  • Rosácea
  • Dieta desequilibrada excesiva en grasas y azúcares
  • Estrés

El tratamiento del acné

Ante todo se debe comenzar por la identificación de las causas del brote acneico, y evitarlas o bien tratar de minimizar su impacto mediante otras herramientas.

En el caso de la herencia genética es bastante dificultoso controlar la aparición de las pústulas, pero no imposible. La limpieza adecuada, una dieta balanceada, uso de productos indicados para acné y el tratamiento en el gabinete de estética son fundamentales.

La regularización de la secreción sebácea es un paso esencial. Un exceso de sebo causa que los poros se tapen y por ende comience la génesis del acné a través de una bacteria.

El controlar la cantidad de sebo que secreta la piel y mantenerlo a raya ayuda a evitar nuevos brotes acneicos. Esto se consigue con diversas herramientas de cosmiatria en el gabinete de estética corporal.

El desobstruir el canal pilosebáceo es fundamental para evitar la aparición de pústulas. Las limpiezas profundas en el gabinete de estética ayudan  a quitar el sebo y desechos acumulados en los comedones cerrados y abiertos, minimizando la aparición de granos inflamados y llenos de pus.

Por último no hay que olvidar el aseo diario de la piel. Dos veces al día (mañana y noche) es necesario limpiar el cutis con productos específicos para el acné, ya que son los únicos que pueden reducir la cantidad de sebo y minimizar las colonias de bacterias responsables de los brotes. 

Aparatología estética disponible para quitar las marcas del acné

Una vez que el brote acneico ha sido controlado y no existen pústulas presentes en la piel, se puede proceder a los tratamientos con aparatología que ayudan a suavizar o disminuir las marcas causadas por los granos.

Luz pulsada intensa:

Es un tratamiento que hace uso de energía lumínica para eliminar las manchas que han quedado como secuela de los brotes.

Se debe realizar en invierno y ya que fotosensibiliza la piel.

Microdermoabrasión con puntas de diamantes:

Es un tratamiento tanto de estética corporal como facial, que ayuda a afinar las capas superficiales de la piel y eliminar comedones abiertos y cerrados.

Ayuda a suavizar e incluso eliminar las marcas causadas por los brotes, pero es importante que no haya pústulas purulentas en la zona a tratar.

Terapia bifotónica

Muy efectiva en el tratamiento de las secuelas del acné. Emplea la conversión de luz para estimular los mecanismos de reparación de la piel a nivel celular.

Elimina bacterias y estimula la producción de colágeno, lo que favorece la apariencia de la piel que ha sufrido lesiones post acneicas y realiza un rejuvenecimiento facial general.

En el caso de la eliminación de marcas, se emplea como complemento de otras técnicas de aparatología.

Láser de CO2 Fraccionado

Ayuda a eliminar marcas, cicatrices y estrías. También es efectivo para el rejuvenecimiento de pieles fotoenvejecidas.

Trabaja con dióxido de carbono y una fuente de calor (láser diodo o radiofrecuencia) para vaporizar la capa superficial de la piel y estimular el proceso de regeneración natural que da origen a una piel nueva y sin marcas.

El calor emitido por el láser de CO2 estimula las capas más profundas de tejido, lo que genera el reordenamiento de las fibras colágenas existentes como la creación de otras nuevas.

Mesoroller

Es un rodillo dotado de microagujas de titanio o de acero quirúrgico de diferente calibre. Se utiliza en la eliminación de arrugas, estrías, marcas, cicatrices, celulitis, pérdida de cabello y manchas.

Las agujas del rodillo abren de forma temporal los poros y liberan factores de crecimiento, estimulan el colágeno y elastina, y la regeneración celular.

Existen muchos más tratamientos que eliminan las marcas causadas por el acné, la lista es bastante larga, y la elección de uno u otro depende del estado de la piel, el tipo de lesión y las características personales.

De igual modo es crucial mantener a raya los brotes acneicos y ser rigurosos en el cuidado diario de la piel con el fin de preservar los resultados obtenidos con los tratamientos estéticos.

"Enfermedades profesionales: definición y 6 ejemplos comunes" "Peste negra o bubónica: síntomas, causas y la pandemia en Europa"