Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Astigmatismo: qué es, causas y cómo corregirlo

Es muy habitual que junto con el astigmatismo aparezcan otras condiciones como miopía e hipermetropía.
Conocemos qué es el astigmatismo y cómo se puede corregir. 

 

Los problemas de visión son una de las condiciones clínicas más habituales entre la población general. La mayoría de las personas padece alguna dificultad visual o se estima que la padecerá a lo largo de su vida.

Entre ellas el astigmatismo es uno de los más representativos. Esta condición visual es uno de los motivos de consulta más frecuentes en las citas con el optometrista. En este artículo hablaremos acerca de qué es astigmatismo, sus causas y posibles tratamientos, y las principales diferencias con la miopía y la hipermetropía.

¿Qué es el astigmatismo?

El astigmatismo es uno de los problemas oculares más comunes en el mundo. Esta condición clínica de la visión provoca que en la persona una visión borrosa causada por una forma irregular de la córnea o, en ocasiones a debido a la curvatura de la lente dentro del ojo.

La córnea hace referencia a la cubierta frontal transparente del ojo. una córnea o lente con formas irregulares imposibilita que la luz se enfoque en la retina de manera correcta, lo que provoca que la visión se vuelva borrosa a cualquier distancia a la que intente enfocar una persona con esta condición.

Otra de las características de esta condición de la vista es que, muy frecuentemente, el astigmatismo aparece acompañado de otras dificultades de la visión como miopía e hipermetropía. En el conjunto de estas condiciones de la vista se conocen como errores de refracción ya que afectan a la manera en la que los ojos se “doblan” para refractar la luz.

Por el momento, se desconocen las causas de esta condición. No obstante, se sabe que este puede ser heredado y que suele estar presente desde el nacimiento, por lo que se hipotetiza una posible base genética. Además, su gravedad o intensidad puede tanto aumentar como disminuir a lo largo del tiempo.

Mediante un examen optométrico integral el optometrista podrá calcular con exactitud la gravedad del astigmatismo y ofrecer al paciente alternativas de tratamiento. Entre estas alternativas se encuentran las gafas o lentes de contacto que corrigen el problema mientras la persona las lleva puestas, así como la corrección mediante ortoqueratología o con cirugía láser.

Se calcula que el astigmatismo afecta a entre un 30 y un 60% de los adultos en Europa y Asia; pudiendo afectar a personas de cualquier edad y sexo. Asimismo, se hipotetiza que una gran mayoría de la población lo posee en algún grado pero que los casos más leves no llegan a afectar a la visión y no requieren de tratamiento.

Astigmatismo vs. miopía e hipermetropía

Como decíamos, es muy habitual que junto con el astigmatismo aparezcan otras condiciones como miopía e hipermetropía. Sin embargo, existen algunas diferencias entre estos problemas de visión.

Mientras que en el astigmatismo existe una irregularidad en la superfície de la córnea e imposibilita una visión clara a cualquier distancia; en la miopía el ojo no se dobla o refracta la luz de manera adecuada cuando la persona enfoca un objeto que se encuentra distante, por lo que resulta muy complicado ver con claridad.

Por otra parte, en la la hipermetropía la imagen de un objeto cercano se forma detrás de la retina, en lugar de sobre esta, por lo que la persona con hipermetropía percibe de forma borrosa objetos que se encuentran cerca de los ojos.

Cualquiera de estos trastornos de la vista puede acarrear en la persona migrañas, dolores de cabeza y fatiga ocular, por lo que es muy importante visitar al un profesional en optometría en cuanto la persona perciba los primeros síntomas de estos.

Se desconocen las causas del astigmatismo, pero se ha determinado un patrón hereditario de esta condición. 

¿Cuáles son las causas?

En un ojo sin alteraciones, la curvatura de la córnea y la lente dobla la luz que entra a través de ojo para posibilitar el enfoque con precisión en la retina. Sin embargo, en el astigmatismo la superficie de esta presenta una curvatura irregular y algo diferente.

Como consecuencia, el ojo no es capaz de enfocar los rayos de luz solo punto, por lo que la visión se vuelve borrosa y poco definida a cualquier distancia.

Asimismo, en el astigmatismo la curvatura de la córnea puede variar a lo largo del tiempo; lo que puede aumentar o disminuir la gravedad de esta condición. Habitualmente, estos cambios se dan durante la edad adulta y puede preceder al desarrollo de cataratas naturales.

Tal y como se menciona en el primer punto, todavía no se conocen con exactitud las causas del astigmatismo. No obstante, se ha determinado un patrón hereditario de este trastorno de la visión por lo que se hipotetiza una posible base genética. Además, también puede ser provocado por una lesión ocular o una cirugía ocular.

Finalmente, en algunos casos, puede ser provocado por una extraña afección llamada queratocono. En esta enfermedad la córnea se vuelve cada vez más y más delgada y adopta una ligera forma de cono; lo que da como resultado una condición bastante más grave que no puede corregirse solamente con la utilización de gafas.

¿Cómo se puede corregir?

Las personas que padecen astigmatismo tienen a su disposición diversas opciones para corregir sus problemas de visión. Estos tratamientos son:

1. Utilización de gafas

Las gafas son la opción más escogida por las personas con astigmatismo. Tras una evaluación optométrica, el profesional determina la cantidad de dioptrías que posee la persona. A continuación, se fabrican unos cristales ajustados a estas dioptrías y con ellos se consigue compensar los problemas de visión de la persona.

Aunque habitualmente se recomienda la utilización de lentes de focal única que proporcione una visión clara a cualquier distancia, con la edad, aquellos pacientes con presbicia pueden necesitar una lente de adición bifocal o lentes progresivas.

2. Lentillas

En cambio, algunas otras personas con astigmatismo prefieren la utilización de lentillas o lentes de contacto a las gafas. A diferencia de las gafas, las lentillas pueden proporcionar una visión bastante más clara y un campo de visión más amplio.

Las gafas son la opción más escogida por las personas para corregir su astigmatismo. 

3. Ortoqueratología

Otra de las opciones para corregir el astigmatismo es la ortoqueratología (orto-k). Este procedimiento implica la utilización de unas lentillas rígidas que remodelan la forma de la superficie de la córnea. El paciente debe de utilizar estas lentillas especiales durante períodos limitados, habitualmente durante la noche, y después las retira durante el resto de día.

Las personas con astigmatismo de leve a moderado pueden obtener una visión clara el resto del día sin la utilización de las lentillas. No obstante, es necesario especificar que la ortoqueratología no corrige el problema de manera permanente, por lo que si el paciente deja de utilizar las lentillas la condición volverá a su estado inicial.

4. Láser o cirugía refractiva

Finalmente, el astigmatismo también puede corregirse mediante la remodelación de la córnea. Esto puede corregirse a través de los siguientes procedimientos:

  • LASIK (queratomileusis in situ con láser): con la utilización de un láser se elimina el tejido únicamente de la capa interna de la córnea.

  • PRK (queratectomía fotorrefractiva): esta cirugía consiste en la eliminación del tejido de las capas superficiales e internas e internas de la córnea.

Referencias bibliográficas

  • Bumstead, J. F. (1863). A Few Remarks on Astigmatism. Boston Medical Surgery Journal, 69: 280–284.

  • Harvey, E. M. (2009). Development and treatment of astigmatism-related amblyopia. Optometry and vision science: official publication of the American Academy of Optometry, 86(6): 634–639.

Comentarios