Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Caries dental: qué es, síntomas, causas y tratamiento

La caries dental es una afección que se da con especial frecuencia en niños pequeños y en ancianos.

 

La caries es una de las patologías dentales más comunes, sobre todo en personas ancianas y en niños de hasta 4 o 5 años. Ésta suele comportar síntomas tales como el conocido dolor de muelas, fiebre e infección, entre otros. Asimismo, en los casos más graves puede provocar la pérdida y descomposición de las piezas dentales.

En este artículo en concreto, hablaremos sobre qué es una caries, qué síntomas causa y qué tratamientos se aplican para paliarlos. También revisaremos el concepto de caries infantil (o de biberón) y explicaremos brevemente cómo podemos prevenir esta enfermedad.

¿Qué es la caries dental? Causas principales

La caries es definida como una afección bucodental que consiste en la destrucción de la superficie externa –o esmalte– de las piezas dentales, que puede llegar a ocasionar la pérdida de los dientes. Es considerada un problema de salud común que afecta sobre todo a niños y a personas mayores. Otros grupos de riesgo pueden ser aquellas personas que comen con asiduidad alimentos azucarados.

En el caso de los ancianos, éstos son más propensos a desarrollar esta afección ya que la mayoría de ellos han perdido parte del tejido gingival que protege a las raíces de los dientes, exponiéndolas al crecimiento de la placa y posteriormente a la caries. Asimismo muchos también toman medicamentos que reducen la saliva, que es lo que protege de forma natural a los dientes de la caries.

Esta patología constituye el resultado de la acción de las bacterias que residen en la placa -una especie de capa blanquecina formada por una proteína de la saliva y restos de comida. Las bacterias de la placa que se adhieren al esmalte dental utilizan el azúcar y el almidón de las partículas de alimentos acumuladas en la boca para producir ácido.

La caries dental requiere la presencia simultánea de tres factores claves para su aparición: las bacterias de la placa, presencia frecuente de azúcares en los dientes y una superficie dental vulnerable. Asimismo, aunque existen varios microorganismos que pueden causar la caries, el agente primario de esta afección es el Streptococcus mutans.

La caries en niños (caries infantil o del biberón)

La caries dental que se produce en niños, también llamada caries infantil o caries del biberón, es un problema que afecta a la salud oral de los niños, y en especial a los que están en periodo de lactancia.

Se desarrolla en bebés que consumen con frecuencia biberones con líquidos dulces o azucarados tales como:

  • Leche materna

  • Leche de fórmula

  • Zumos o jugos de frutas

  • Mezclas de bebidas azucaradas

  • Agua con azúcar

Asimismo, dar a los bebés chupetes mojados en sustancias azucaradas como la miel también contribuye a la formación de la caries infantil.

Este tipo de caries infantil afecta sobre todo a aquellos bebés que suelen dormirse con el biberón en la boca. En estos casos, los dientes y las encías del niño pasan más tiempo sin limpiarse. Debido a eso, la caries puede actuar de forma más rápida ya que las bacterias tienen mucho más tiempo para actuar sobre las piezas dentales.

Síntomas de esta afección

Los azúcares simples utilizados por las bacterias de la boca son la glucosa, la sacarosa y la lactosa. Estos azúcares se convierten principalmente en ácido láctico, que cuando se acumula en la superficie dental disuelve los minerales que hay en el esmalte, creando agujeros y puntos sensibles.

A medida que la caries se extiende hacia adentro en la capa media (la dentina), el diente se vuelve más sensible a la temperatura y al tacto. Cuando la descomposición alcanza el centro del diente (la pulpa), la inflamación resultante (pulpitis) produce el dolor de muelas. Esta patología dental también puede causar dolor de mandíbula, hinchazón en la mejilla y fiebre alta.

  

Tratamiento y manejo

Para tratar la mayoría de los casos de caries, el dentista elimina toda la estructura dental cariada, da forma a los lados de la cavidad y la llena con un material específico que restaura y protege el diente.

En el caso de que la descomposición haya afectado también a la pulpa del diente, el dentista o endodoncista puede realizar un puente y luego cubrir la pieza con una corona y/o recetar antibióticos para tratar la infección producida.

En general, con un diagnóstico y un tratamiento oportunos, la progresión de la caries dental puede detenerse de manera relativamente fácil. Sin embargo, cuanto más tiempo pase sin tratamiento más destructiva será la patología y más largo e intensivo será el tratamiento una vez se lleve a cabo.

Mejor prevenir que curar

Finalmente, es importante remarcar que es mucho más fácil y menos costoso prevenir esta patología dental que tratarla. Ocurre lo mismo en aquellas personas que ya han sufrido alguna vez de caries.

Las estrategias principales para evitar sufrir caries son mantener una buena higiene oral, ir al dentista a menudo y prestar atención a los alimentos que se consumen en las comidas.

Los alimentos con un alto contenido en azúcar y almidón –especialmente si se consumen entre comidas- aumentan de forma notable el riesgo de sufrir caries.

Referencias bibliográficas:

  • Davidson, T. (2006). Tooth Decay. In K. Krapp & J. Wilson (Eds.), The Gale Encyclopedia of Children's Health: Infancy through Adolescence (Vol. 4, pp. 1849-1852). Detroit: Gale.

  • Hilton, L. (2002). Dental Caries. In K. Krapp (Ed.), The Gale Encyclopedia of Nursing and Allied Health (Vol. 2, pp. 673-677). Detroit: Gale.

  • Thivierge, B. (2002). Tooth Decay. In D. S. Blanchfield & J. L. Longe (Eds.), The Gale Encyclopedia of Medicine (2nd ed., Vol. 5, pp. 3329-3332). Detroit: Gale.

Comentarios